Más allá de Las Vegas están los cañones de Nevada

Más allá de Las Vegas están los cañones de Nevada

Escenarios naturales para recorrer en bicicleta, balsa motorizada, helicóptero o en un 4 × 4 ligero.

Los cañones de Nevada

En estos 4 x 4 todoterreno, que alcanzan hasta los 130 kilómetros por hora, se hacen recorridos por los caminos polvorientos del desierto Mojave.

Foto:

Natalia Díaz Brochet. EL TIEMPO

Por: Natalia Díaz Brochet *
30 de mayo 2019 , 11:07 a.m.

Si el sonido de las ruletas, los dados y las tragamonedas le alborotan la adrenalina, así como los conciertos y espectáculos de Las Vegas, arriésguese a subir más esos niveles con otras emociones. Salga de la ciudad del entretenimiento y de esos hoteles fantásticos ubicados en el Strip, la larga calle en la que se recrean los más emocionantes destinos del planeta y, a solo 50 kilómetros al sur, encontrará escenarios naturales que se encargarán de hacerlo vibrar.

Ya sea en bicicleta, en una balsa motorizada, en helicóptero o en un todoterreno 4 × 4 pueden descubrirse los cañones de Nevada, interesantes parajes de este estado en cuyas tierras desérticas habitaron los indios.

Las Vegas puede servir como base de esta travesía, pero lo ideal y recomendable para sumergirse en la nueva aventura es quedarse en Boulder City, un pueblo a 32 kilómetros. Es tan tranquilo que a las 5:30 de la tarde el comercio –siete anticuarios como atractivo principal– cierra sus puertas, con excepción de algunos restaurantes, entre ellos The Dillinger (donde debe probar la clásica hamburguesa americana) o el Boulder Dam Brewing (para degustar cervezas artesanales).

Los cañones de Nevada

La represa Hoover, una de las obras de ingeniería más importantes de Estados Unidos en el siglo XX, sirve a los estados de Nevada, Arizona y el sur de California.

Foto:

Natalia Díaz Brochet. EL TIEMPO

La historia de la ciudad está atada a la de la represa Hoover, una de las obras de ingeniería más importantes de Estados Unidos en el siglo XX. Las dos se empiezan a construir en 1931, en plena época de la recesión: Boulder, como alojamiento para los trabajadores que iban a trabajar en la presa bautizada con apellido de presidente, incluido el icónico Boulder Dam Hotel; y la presa, con el fin de acabar con las inundaciones provocadas por los desbordamientos del río Colorado, almacenar aguas para el regadío de cultivos y dar de beber a ciudades como Los Ángeles y Las Vegas.

De su construcción surgió el lago Mead y una de las hidroeléctricas más grandes de ese país, que sirve a los estados de Nevada, Arizona y el sur de California. Para levantar esta mole de 220 metros de altura y un ancho de 200 metros en su base se utilizaron materiales y técnicas nunca antes usadas, lo que hizo que el lugar se convirtiera en un atractivo, que recibe un millón de visitantes al año. También, en un escenario cinematográfico, pues allí se han filmado películas como Superman y Transformers.

En balsa por el cañón Negro

El cañón Negro (Black Canyon) fue el sitio elegido para levantar la enorme pared que bloquea el río Colorado y construir la presa Hoover.

Muy cerca de esta mole de hormigón comienza un entretenido recorrido en balsa motorizada a lo largo del cañón. Las paredes naturales son tan altas que es imposible no sentirse muy pequeño ante esta monumental obra de la naturaleza.

Los cañones de Nevada

El recorrido por el Black Canyon, de 19 kilómetros por el río Colorado, es variado, y el guía se encarga de hacerlo muy interesante con sus historias.

Foto:

Natalia Díaz Brochet. EL TIEMPO

Casi sobre la estructura de hormigón se tiende el puente Memorial Mike O’Callaghan-Pat Tillman, que conecta Arizona y Nevada a 274 metros sobre el río. La montaña a lado y lado se encarga de sostener todo el conjunto.

El recorrido de 19 kilómetros por el río es variado, y el guía se encarga de hacerlo muy interesante con historias que relatan cómo construyeron varios túneles para desviar el río y las dos turbinas para generar electricidad. Dice que en esta parte de la pared de roca se ven un hombre y una mujer, que esta cueva se formó hace dos millones de años...

También muestra animales característicos de la región: los patos (“el colorido es la hembra”, dice) con sus paticos nadando en fila, y la garza azulada, “que está con su pareja, qué regalo nos ha dado la naturaleza, porque casi nunca vuelan juntos”, agrega emocionado. Nos muestra cascadas, habla de la geología del lugar, de su antigüedad...

Los cañones de Nevada

A lo largo del río hay una playas donde la gente acampa o los que van en kayak paran para descansar un poco y comer algo.

Foto:

Natalia Díaz Brochet. EL TIEMPO

En medio del recorrido, una parada para un sándwich y para refrescar los pies en el agua, que es helada. “Es que el río se alimenta de aguas subterráneas a 100 metros de profundidad. A los cinco minutos de tener los pies metidos en el agua, ya no sientes nada”, dice el guía.

Junto a nosotros pasan  de tanto en tanto personas en kayaks, que llevan su carpa, bolsa de dormir y una nevera con alimentos amarrados en cada extremo. “La gente viene al Black Canyon a pasear por el río, a escalar, a pescar, a acampar... Acá siempre hay mucho para hacer”, concluye.

Por el desierto Mojave
Los cañones de Nevada

El Pioneer Saloon es uno de los bares más antiguos de Nevada. Ha salido en varias películas y guarda muchas historias en su interior.

Foto:

Natalia Díaz Brochet. EL TIEMPO

“Vamos a salir de este bar para llegar a otro, y volver a este”. Así presentó uno de los guías, un hombre mayor de 60 años, barba y cola de caballo larga y canosa, el recorrido que íbamos a hacer por el desierto Mojave en los todoterreno 4x4 ligeros de Las Vegas Off Road Tours. Esto sonó bien, así fuera temprano para beber: 9:30 a. m.

El atractivo de los bares, además del whisky local y la cerveza, es que están detenidos en el tiempo, como salidos de una película: música country de emisora, clientes en la barra ocultos en el humo del cigarrillo, mesa de billar, rockola...

El Pioneer Saloon, el bar de partida, es uno de los más antiguos de Nevada, con más de 100 años, y ha salido en varias películas. Allí estaban los carros y muchas decisiones para tomar: de dos puestos o de cuatro, manejar o no, ir adelante o atrás...

Los cañones de Nevada

En el desierto Mojave, donde habitaron los indios Shoshona y Paiute, hay caballos salvajes, conejos, ardillas y no faltan las serpientes.

Foto:

Natalia Díaz Brochet. EL TIEMPO

Recomendación: manejen. Si no, vayan adelante. No importa el polvo que se levanta en el camino, las gafas y la pañoleta (estilo vaquero), son suficiente protección.

El recorrido es emocionante: subidas, bajadas, piedras, saltos...
 Y el paisaje: cactus, arbustos, rocas gigantes y a lo lejos, caballos. “Hay unos 250 y son salvajes. También hay ardillas, conejos, ovejas y no faltan las serpientes. Estamos en el corazón del desierto Mojave, acá vivieron los indios Shoshona y Paiute”, dice Craig Vanostrand, otro de los guías.

Después de casi dos horas de recorrido, nos merecemos una cerveza en el bar Idle Spurs, en medio de la nada, para regresar al Pioneer. Allí está Mel Stotts, también de barba larga e ‘ideólogo’ de este paseo: “Nos gusta que te vayas de acá habiendo tenido una buena experiencia y una sonrisa en la cara”. Así fue.

En bici por los caminos de Bootleg Canyon

La señal de tránsito amarilla en la vía es clara: Roug road (camino duro), pero la inclinación se veía suave. Pedaleando a buen ritmo no habría problema, pensamos todos. Pero no, aunque colombiana, eso de escalar montañas en bicicleta no lo llevo en la sangre, ¡admiro a nuestros ciclistas, son unos tesos!

Los cañones de Nevada

El Bootleg Canyon Mountain Bike Park es reconocido internacionalmente por su red de senderos para practicar ciclomontañismo.

Foto:

Natalia Díaz Brochet. EL TIEMPO

Así que tocó hacer la ruta por tramos: unos pedaleando y otros empujando la bici por un camino rodeado de colinas en las que el verde trata de ponerle color a la aridez. El esfuerzo para llegar a la cima tiene su recompensa: una linda vista del lago Mead.

El Bootleg Canyon Mountain Bike Park es conocido por su red de senderos de distintos estilos para practicar el ciclomontañismo.

Nuestra primera prueba era practicar downhill: subir ‘cómodamente’ para bajar a toda, en lo posible, por un camino con obstáculos naturales: barrancos, piedras, raíces, curvas, altos y bajos... Imposible no aceptar el reto, aunque también hubo momentos para empujar la bici por la estrechez del camino: qué susto resbalarse y llegar a la meta rodado, pero no en la bicicleta

Nuestros guías de Bike Blast Las Vegas, quienes llegaron en una camioneta con todas las bicicletas a un punto en medio de la nada, prometieron que el segundo sendero sería más divertido, y sí. No paré ni un segundo y, en esta ocasión, no pensé en Nairo Quintana, sino en Mariana Pajón: era subir y bajar, subir y bajar colinas por un camino sin ‘abismos’.

Una vista del Gran Cañón, en helicóptero

El helicóptero rojo de Papillion Tours es como un mosquito en medio de la inmensidad que es el Gran Cañón del Colorado, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, en 1979.

Partimos del helipuerto privado de la empresa, en Boulder City, muy temprano. La nave tiene vidrios panorámicos que dejan ver el paisaje en todo su esplendor: el lago Mead, que funge como el telón que da paso a los farallones terracotas del Gran Cañón, una enciclopedia que guarda 2.000 millones de años de la historia de la Tierra, y que solo los geólogos y otros expertos saben leer. A nosotros no nos queda más que admirar el trabajo de la naturaleza.

Los cañones de Nevada

El Cañón fue creado por el río Colorado, cuyo cauce socavó el terreno durante millones de años.

Foto:

Natalia Díaz Brochet. EL TIEMPO

El Cañón fue creado por el río Colorado, cuyo cauce socavó el terreno durante millones de años. Tiene unos 446 kilómetros de longitud, 40 con cordilleras de entre 6 y 29 kilómetros de anchura, y alcanza profundidades de más de 1.600 metros. A veces da vértigo asomarse a ellas.

NATALIA DÍAZ BROCHET
Editora de Tendencias
* Invitación de Travel Nevada

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.