Secciones
Síguenos en:
5 rutas por Cundinamarca para los amantes de la bici
Bicicleta hacia Patios

Patios (vía a La Calera) es uno de los lugares que más biciusuarios reciben a diario en el departamento. FOTO: CÉSAR MELGAREJO. CEET

Foto:

César Melgarejo

5 rutas por Cundinamarca para los amantes de la bici

Ejercitarse, conocer lugares nuevos y disfrutar la naturaleza son algunas ventajas de la 'bici'.

Andar en bici es una tendencia que ha venido creciendo a medida que los viajeros buscan tener más contacto con la naturaleza y los espacios abiertos, a la par de ejercitarse y conocer lugares cercanos a la ciudad que ofrezcan experiencias gastronómicas, culturales y un escape de la cotidianidad, el ruido y la contaminación.

Le sugerimos: El Parque Tayrona reabrirá sus puertas

Por ello, VIAJAR realizó una selección de destinos para visitar en Cundinamarca y que han sido además, por años, lugares predilectos para ciclistas experimentados y aficionados, que han rodado en sus ‘caballos de acero’ por estos parajes.

1. Una parada en el Alto del Vino

El alto del Vino ha sido una de las tradicionales rutas utilizadas por los ciclistas durante décadas para practicar el deporte.

El tramo puede recorrerse saliendo desde Bogotá por la calle 80, pasando el puente de guadua en un recorrido de 17 kilómetros hasta el puente de Siberia, para luego encontrarse con una estación de gasolina en una variante para subir al Vino.

Además: Los países que podrá visitar si ya se vacunó contra el covid-19

El recorrido completo puede ser de aproximadamente una hora y media. Quienes se decidan por esta ruta pueden darse cuenta de que la subida culmina en un cerro llamado El Tablazo, que parece una montaña a la que un ‘gigante’ le hubiese pegado con una tabla hasta dejarlo plano.

Luego se pueden degustar diferentes postres y panes en los distintos restaurantes, así como visitar La Vega y disfrutar de la naturaleza.

2. Una travesía por Tenjo

Esta es una de las rutas predilectas por los ciclistas del departamento de Cundinamarca y que implica recorrer una distancia de alrededor de 38,86 kilómetros siguiendo un ritmo moderado, saliendo desde Bogotá por la calle 80.

Las personas podrán disfrutar de un trayecto en principio plano y pavimentado, para luego pasar a una carretera destapada en la cual se puede apreciar gran variedad de aves y hacer paradas estratégicas en lugares como el parque Monarca (vía la Valvanera), donde los ciclistas podrán parquear y disfrutar de un delicioso pan de chocolate con jugo, apreciar animales de granja y luego continuar su travesía para llegar ala ciudad de Tenjo.

"Parque Monarca es un parque para toda la familia, donde puedes realizar eventos especiales mientras disfrutas de la tranquilidad de un ambiente sano. Aquí, podrás observar diferentes animales de granja, aves silvestres y diferentes insectos, como son las mariposas, debido a su localización y la gran variedad de arboles nativos que encontraras al rededor del parque. Además, podrás refrescarte con nuestros deliciosos jugos naturales, y disfrutar de nuestros platos", dijo  EL TIEMPO Daniela Dueñas Santafe.

Durante el recorrido se pueden encontrar diferentes lugares para arreglar la bicicleta en caso de algún pinchazo o avería.

Ya en Tenjo, el ciclista puede decidir si recorrer la zona, llena de artesanías, cultura, historia y gastronomía, para emprender luego el camino de regreso.

Parque Monarca en Tenjo

El parque Monarca es una de las paradas para ciclistas en la vía a Tenjo. Se puede ver variedad de mariposas. FOTO: PARQUE MONARCA

Foto:

Parque Monarca en Tenjo

3. Patios, una ruta exigente

Una de las rutas más exigentes para los amantes de las bicicletas es la subida al peaje de Patios, hasta el kilómetro 6,8 de la vía Bogotá-La Calera, saliendo desde la avenida Circunvalar. El trayecto es todo de subida, pero el paisaje de montaña, combinado con la panorámica de la ciudad, vale la pena el esfuerzo por superar los 3.000 metros de altura.

Lo mejor de este trayecto es que a la llegada los ciclistas podrán encontrarse con una deliciosa porción de queso con bocadillo, jugos y una ensalada de frutas.

También: Estos son los destinos más buscados por los colombianos en vacaciones

Otra opción es seguir adelante hacia el embalse de San Rafael, que hace parte del sistema del Parque Nacional Natural Chingaza, el cual provee el agua que toman los pobladores de Bogotá, Sopó y Guasca, y donde se puede disfrutar de su mirador y avistar las 371 hectáreas.

Es un lugar perfecto para observar los cerros orientales y vivir unos instantes de tranquilidad y relajación en medio de la naturaleza, así como un punto de partida para otros lugares como el Alto de las Arepas.

4. La Viga, un tramo lleno de verde

El camino que parte desde el centro de Bogotá hacia la variante Choachí y Ubaqué es uno de los más codiciados a la hora de salir en bicicleta por Cundinamarca. No solo porque en su ruta se pueden apreciar los miradores de Guadalupe y Monserrate, los cuales están ubicados a 3.150 y 3.250 metros sobre el nivel del mar, sino porque en el trayecto se puede apreciar variedad de paisajes y especies de flora características de la región.

Muchos incluso optan por hacer una parada en la vereda El Verjón para tomarse una caliente aguadepanela con arepa y queso y obtener la energía para iniciar el ascenso por el páramo de Cruz Verde, el cual se encuentra ubicado entre los 3.300 y los 3.700
m.s.n.m., en una carretera destapada.

Además: El Llano, cuna de atardeceres para amar y recorrer

Allí se puede encontrar el Parque Ecológico Matarredonda, donde nacen varias fuentes de agua que sustentan a Bogotá y otros municipios de Cundinamarca, así como la formación de quebradas y ríos como el Teusacá. La altura máxima del recorrido llega a los 3.659 metros y se extiende por 38 kilómetros, lo que en tiempo puede ser de alrededor de cuatro horas.

5. Represa del Sisga, en Chocontá

Aire puro, tranquilidad y naturaleza son la mejor descripción de este destino, al cual se llega desde Bogotá saliendo por el norte, tomando la vía que va hacia Tunja y en un recorrido de alrededor de 55 kilómetros.

Los amantes de la bicicleta podrán hacer un recorrido alrededor de la represa, que es de más o menos 26 kilómetros en una carretera destapada compuesta por varias subidas y bajadas que, además, ofrece la espectacular vista de la represa.

De interés: Lanzan ‘Guías de buenas prácticas en sostenibilidad’

En el lugar se encuentra el conocido restaurante El Refugio del Sisga, donde se sirven platos típicos de la región y se puede degustar de una tradicional arepa con queso y aguadepanela.

Luego de disfrutar este paraje se puede continuar al municipio de Chocontá, en un trayecto de más o menos 20 minutos. Allí, territorio conocido por el cultivo de fresas, se pueden degustar estas frutas en varias tiendas del lugar, y en variadas presentaciones que van desde jugos hasta postres. Otro plan en el lugar es el de bañarse en las aguas termales de Volcanes el Boquerón y de Nápoles.

María del Mar Quintana
Redacción Viajar
@ViajarET

La ciudad en Estados Unidos que paga a turistas para que la visiten

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.