Secciones
Síguenos en:
Seis experiencias que no se debe perder en su viaje a Canadá
Oso polar en Manitoba

Ver osos polares en estado salvaje es una experiencia que se vive en Churchill, Manitoba.

Foto:

Travel Manitoba

Seis experiencias que no se debe perder en su viaje a Canadá

Ver osos polares en estado salvaje es una experiencia que se vive en Churchill, Manitoba.

Más allá de sus interesantes ciudades, el lado salvaje de este país tiene muchas sorpresas.

Cuando la gente piensa en Canadá y en la vida salvaje, viene a su memoria un animal en particular: el castor. Ese pequeño leñador peludo dientón e ícono de esa nación. Pero, la vida salvaje de ese país se extiende mucho más allá. Canadá tiene las más extremas y singulares experiencias de vida salvaje del mundo.

Aquí les contamos seis vivencias que le dejarán recuerdos para siempre:

(Le puede interesar: Siete finalistas al premio Capital Europea del Turismo Inteligente 2022)

Visita a los osos Kermode, en la Columbia Británica

La Isla Princesa Real, en el bosque tropical Great Bear de la Columbia Británica, es el hogar del raro oso Kermode (Spirit), una subespecie del oso negro que se localiza sólo en esta parte del mundo y que es el mamífero oficial de la Columbia Británica.

(Le puede interesar: Cuba reabrirá al turismo en noviembre con más vuelos y sin cuarentena)

Cerca de un 10 por ciento de los osos negros nacidos en esta área portan un gen recesivo que les da un abrigo naturalmente blanco. Apodado moskgm'ol por las Naciones originarias locales Kitasoo/Xai’xais, los escurridizos osos han inspirado mitos aborígenes por generaciones.

Se puede hacer un tour por tierra o agua por ese bosque tropical para conocer al oso en su hábitat, con su enorme abrigo blanco moviéndose entre las hojas.

Una aventura junto a las belugas en Nunavut

La beluga pertenece a los odontoceli, un suborden de los cetáceos que tiene dientes, como la ballena orca.

Foto:

123rf

Cada año, juguetonas ballenas beluga se reúnen en colonias que chapotean en las bocas de varios ríos en Nunavut, durante cinco semanas del verano. Ver a las ballenas blancas aparecer entre las azules aguas del Ártico es algo que sólo se puede gozar a plenitud en esa región.

(Le puede interesar: Este año se abrirán cerca de 3.900 habitaciones hoteleras en el país).

Guías locales de las comunidades Arviat, Chesterfield Inlet, Rankin Inlet y Whale Cove lo llevarán a ver a las belugas por tierra o por mar. Pero si quiere la mejor experiencia de avistamiento , visita Arctic Watch, un campamento en la remota ensenada de Cunningham, donde unas 2,000 ballenas beluga juegan, cambian de piel, se aparean y atienden a sus crías justo a un lado de la costa.

En ningún otro lugar del mundo se juntan tantas ballenas y de manera tan constante. Se puede caminar, literalmente, quince minutos, sacar la cámara y tomar fotos de cientos y cientos de ballenas, o subirse a una torre especial y fotografiarlas desde arriba. No hay forma de que encuentre algo mejor en lo que se refiere a observación de belugas.

A cruzar el camino de 150,000 caribús, en Yukón

Lago Kluane, el más grande de la región canadiense Yukon. 

Foto:

Jim Best/University of Illinois

Cada año, más de 150,000 caribús de Grant pasan con estruendo a través del parque nacional Vuntut de Yukón, representando una de las migraciones en masa más grandes de la tierra. En el verano, las hembras preñadas se dirigen hacia Alaska, para tratar de llegar hasta allá antes de que nazca la cría. Luego, en el verano, los mosquitos hacen que se regresen de nuevo tierra adentro, hacia Yukón.

(Además: Transporte aéreo de pasajeros en el país se recuperó 63 % de enero a agosto).

Durante esta migración masiva, el caribú pasa bastante cerca del pueblo Old Crow. Aunque hay muchos lugareños que ofrecen tours para admirar la vida salvaje y van casi hasta donde está la acción, realmente no necesita unirse a un tour para observar esta increíble migración. Sólo tiene que hacer el recorrido hasta esta remota área, sin olvidar tus binoculares, la cámara y un gran sentido de aventura.

Una mirada a los osos polares en Manitoba

Oso polar en en Churchill, Manitoba.

Foto:

Travel Manitoba

Cuando se trata de animales del norte, hay uno que siempre sobresale entre los demás: el oso polar. Ver a una de estas legendarias y poderosas criaturas en estado salvaje es una experiencia imposible de olvidar, y la mejor oportunidad se puede tener en Churchill, Manitoba.

(También: Panamá empezó a vacunar gratis a turistas contra el covid-19).

Llamado “La capital mundial del oso polar”, Churchill se encuentra en la ruta migratoria de estos increíbles animales, donde el bosque boreal se encuentra con la tundra y con la bahía Hudson, y ofrece excelentes posibilidades de observación de osos polares durante buena parte del año.

Ya sea que quiera fotografiar a los osos polares a la distancia, mientras ellos retozan entre las flores, o encontrarse con ellos cara a cara en la seguridad y comodidad de un Tundra Buggy o quiera verlos en reposo y ya listos para el invierno, hay un tour para cada gusto.

A consentir focas bebé, en Quebec

Las peludas focas, de un color gris perla, son muy amigables.

Foto:

Tomado de Instagram: johan_siggesson_photo

Las Magdalen Islands de Quebec son más que un destino de playa. Esta colección de ocho islas atrae a cientos de miles de focas pía durante dos o tres semanas cada invierno. Las peludas focas, de un color gris perla, son muy amigables e insoportablemente ¡lindas!

(También: Estos son los ganadores de los World Travel Awards, en Suramérica)

Viaje en barco o helicóptero justo hasta el hábitat de las focas, hasta que esté codo a codo con los nuevos “peluches”. Ver una enorme colonia de focas pía sobre los témpanos de hielo es una experiencia extraordinaria, pero nada se compara con ver directo a los grandes ojos negros de una cría. No podrás contenerte y dirás ”¡Ay, qué ternura!”

Comparte las aguas con las ballenas en el Atlántico

Más de 20 especies de ballenas viajan a lo largo de la costa Este de Canadá, convirtiéndola en uno de los mejores lugares del mundo para estar cerca de estos fabulosos mamíferos marinos. Todas las ballenas, desde la azul, la jorobada y hasta las orcas, pueden verse en sus hábitats de verano a lo largo de la costa del Atlántico.

Hay muchas diferentes formas de compartir las aguas con las ballenas. Puede subirse a una balsa inflable muy rápida, una antigua fragata escuela o una moderna lancha, y desde cualquiera de ellas disfrutar increíbles oportunidades fotográficas.


Con información de https://mx-keepexploring.canada.travel/

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.