Algunos planes en Huila: tomar un baño de cerveza y ver estrellas

Algunos planes en Huila: tomar un baño de cerveza y ver estrellas

Imperdibles de esta tierra de cuevas y desiertos. Planes en Yaguará, Villavieja y Campoalegre.

Huila

El desierto de la Tatacoa es, de hecho, bosque seco tropical. Está a 6 kilómetros de Villavieja.

Foto:

Daniela Pinto

Por: Daniela Pinto*
14 de agosto 2019 , 11:24 p.m.

Huila es el primer departamento por donde pasa el río Magdalena. Por eso, no es raro que con los años hayan surgido historias y leyendas relacionadas con su cauce, como el Mohán, un personaje mitológico de larga cabellera y ojos brillantes que era hechicero y se convirtió en el protector del río.

Dice la leyenda que embrujaba a las lavanderas y las convertía en sus trofeos. Hoy existe un monumento alusivo, La Torre El Mohán, que es el primer lugar que visitamos de Neiva. La torre fue construida en el 2002 y, aunque deteriorada, ofrece una gran vista a las cordilleras y el río.

Desde diversos puntos de esta ciudad se ve correr el Magdalena. Un punto estratégico es el monumento a la cacica La Gaitana, una estructura inaugurada en 1974, de 30 metros de alto y 12 de ancho, que representa la fortaleza de la mujer opita protectora de su tierra. Ella vengó la muerte de su hijo a mano de los españoles y lideró la resistencia indígena de la región.

En esta metrópoli es clave visitar el Centro de Convenciones y su Museo Arqueológico Regional de Huila, con una muestra de la riqueza arqueológica de la región y hacer una breve parada en la plaza cívica Los Libertadores. Antes allí quedaba la plaza del mercado y ahora hay un monumento a los pescadores, bailadores de bambuco, indígenas y agricultores. Allí se compran bizcochos de achiras o jugo de cholupa, ambos con sellos denominación de origen.

La propuesta ahora es tomar una lancha autorizada para hacer un recorrido por el río. Luego de unos 40 minutos de disfrutar el paisaje y ver la cueva de El Mohán llegamos al corregimiento de Fortalecillas. En sus calles no hay mucho tráfico y la mayoría de las casas tienen afuera un puesto de venta de achiras, como el parador Auxiliadora, con el que Mari, dueña del lugar, logró la educación de sus hijos y hoy incluso hace eventos allí.

Huila

Para recorrer el río Magdalena, prefiera un prestador de servicios autorizado.

Foto:

Daniela Pinto

Para mirar las estrellas

La siguiente parada es el municipio de Villavieja. Cuatro lugares que deben visitarse son: el Museo Paleontológico donde se exponen 950 piezas originales de restos fósiles de gigantescas tortugas, osos perezosos, cangrejos y peces que datan de casi hace 15 millones de años; la casa Museo del Totumo, donde el artesano Gabriel Rodríguez presenta obras como bisutería, productos de uso doméstico y decorativo como lámparas, jarrones o centros de mesa; el desierto de la Tatacoa, y la recomendación allí es mantenerse hidratado, usar calzado cómodo y protector solar.

Hay caminos marcados para turistas y una piscina de aguas mineralizadas construida por los lugareños. Son 330 kilómetros cuadrados de bosque seco tropical en donde se ven tepuyes o mesetas de gran altura con una superficie plana, formaciones verticales causadas por la erosión, coloraciones rojizas en el suelo y cactus.

El sol se esconde y las estrellas se hacen visibles. El cuarto lugar es el Observatorio Astronómico de la Tatacoa. Allí se ven constelaciones del hemisferio norte y el sur por la poca contaminación lumínica. A las 7 de la noche comienza la función, piden no alumbrar con los celulares ni usarlos para adaptar los ojos a la oscuridad. Aproximadamente 50 personas reunidas miran el cielo y sus miles de estrellas que brillan con intensidad. Con el telescopio se ve Júpiter y Saturno, y sin él, la estrella Antares y las constelaciones Corazón de Orión y Escorpión, entre otras.

Huila

Nada se compara con una noche estrellada vista desde el desierto de la Tatacoa.

Foto:

Daniela Pinto

Para ver los ‘ojos del tigre’

El municipio de Yaguará es reconocido por su quesillo. La primera parada es la fábrica Doña Florinda, en la que Florinda Fierro durante 45 años ha mantenido esta tradición en la creación del queso semiblando, que se hace de manera artesanal por un proceso de cuajado y salado; luego se calienta en una paila hasta estirarlo con una cuchara de palo. El proceso no es sencillo y solo Florinda y su ayudante hacen la técnica. Luego lo envasan para que se enfríe y se acompaña con cocadas o bocadillo.

A unos minutos llegamos al embalse de Betania, donde está la represa del mismo nombre que provee energía al país. Tomamos una lancha para recorrer las casi 7.000 hectáreas de este espejo de agua, así como ver diversas aves. A diferencia de un paseo tradicional en río, la distancia entre las orillas es mayor. En la calle cercana, al inicio del embalse, una opción para almorzar es mojarra típica del lugar en el restaurante Doña Anita.

Para los amantes del espeleo turismo está la cueva del Tigre en la vereda Upar. Está completamente oscuro y nos mantenemos agachados para no dañar las estalactitas del techo. Luego de unos minutos encontramos impregnado en las rocas la figura de un caracol. Antes de irnos nos piden que apaguemos las linternas para ver los ojos del tigre, y lo hacemos. Luego de unos minutos mientras los ojos se adaptan al cambio de luz es posible ver cómo por dos orificios entra luz a la cueva simulando los ojos de un animal. El clima es caluroso dentro de la cueva, la opción es caminar hasta el charco El Bejuco para un baño natural.

Huila

Mujeres cabeza de familia trabajan en el Patio de la Cerámica.

Foto:

Daniela Pinto

Baño relajante de cerveza

En el municipio de Campoalegre está el spa de cerveza, en Casa Bohemia, un hotel campestre que produce vino y cerveza artesanal. El spa ofrece masajes y zona de relajación, sus olores no son los tradicionales a rosas sino más herbales y amaderados. Se destaca el baño de cerveza, en el que se combina el lúpulo y la malta para dar una experiencia de relajación con cerveza ilimitada durante una hora.

El checo Martín Prevratsky y la campoalegruna Lina Cortés, propietarios del lugar, decidieron sembrar hectárea y media de uvas como syrah, merlot y tempranillo,el que, luego del proceso de fermentación, es guardado en barricas de roble francés y colombiano para mejorar cada sabor y textura. Martín, al ser maestro cervecero, decidió incluir la cerveza artesanal como la San Juanera, una mezcla de cerveza belga con mora.

Otros dos lugares son la Casa Museo del Arroz, una hacienda hotel cerca de la residencia del expresidente José Hilario López. Allí le rinden tributo al arroz con máquinas antiguas en su entrada y elementos de recolección en las paredes. Y el Patio de la Cerámica, iniciativa con mujeres cabeza de familia que a través de cerámica realizan baldosas o adoquines, floreros, vajillas y centros de mesa. Ellas han resaltado las tradiciones huilenses y se han inspirado en el arte precolombino para sus diseños.

DANIELA PINTO
ENVIADA DE EL TIEMPO
* Invitación de Asociación Hotelera y Turística de Colombia (Cotelco)

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.