Una aventura en Marte, pero con los pies en la Tierra

Una aventura en Marte, pero con los pies en la Tierra

Un proyecto ofrece una estancia de tres días en una cueva que simula una misión al planeta rojo.

Astroland

Dos participantes en la aventura de Astroland, con su casa ‘marciana’; detrás, el único lugar donde pueden quitarse los trajes espaciales.

Foto:

Astroland - Tripadvisor

Por: Daniel Galilea - EFE Reportajes
07 de septiembre 2019 , 10:00 p.m.

“Somos la primera agencia interplanetaria nacida en España (...) probamos nuevas tecnologías y desarrollamos habilidades para vivir en el ambiente hostil del planeta rojo en 2035 (cuando se calcula que esto podría ocurrir). Los elegidos para participar en este desafío (porque hay un proceso de selección) bien podrían cambiar su propia vida y el rumbo de la humanidad”.

Así se anuncia Astroland, la organización que propone a un reducido número de personas, los denominados ‘astrolanders’, vivir la experiencia de pasar unos días en Marte, sin abandonar la Tierra. ¿Cómo lo hacen? En una cueva del norte de España, bautizada como Ares Station y que emula el hábitat marciano.

“¿Quieres ser pionero en la llegada de la especie humana a otros planetas? Esta experiencia ofrece una prueba exigente, llena de recompensas de valor incalculable”, propone por su parte la web de viajes Trip-Advisor, que provee las entradas a esta “increíble expedición para buscadores de emociones”.

“El primer paso para establecer una colonia humana en Marte es replicar las condiciones de vida del planeta rojo. Con este objetivo hemos creado una estación espacial científica en las cuevas de Cantabria”, señalan los impulsores de este proyecto que reúne ciencia y aventura. Y no se trata de una experiencia meramente recreativa: el proyecto tiene también como objetivo probar tecnologías y, sobre todo, habilidades para sobrevivir en ambientes extremos, dicen sus promotores. Porque en un futuro no muy lejano, la opción de emigrar del planeta será una necesidad.

El proceso

La expedición ‘espacial’ tiene un costo de 6.700 dólares (unos 22 millones de pesos) e incluye tres días y tres noches en los confines de Ares Station, una cueva de 60 metros de alto y 1,5 kilómetros de longitud, ubicada en lo más profundo de las montañas de Cantabria (norte de España).

Los candidatos deben aprobar exámenes físicos y psicológicos antes de ser aceptados en la misión, durante la cual no se permite el contacto con el mundo exterior. Y su objetivo es aprender más sobre el impacto físico y social que tendría vivir en una colonia humana en Marte.

El programa completo dura treinta días e incluye una primera etapa de entrenamiento ‘en línea’ de tres semanas, diseñado por psicólogos, dietistas, entrenadores personales y especialistas en entrenamiento de astronautas, e impartido por un mentor asignado a cada ‘astrolander’.

Si aprueban su capacitación a distancia, los participantes viajan al Centro Espacial Astroland en el Parque Científico y Tecnológico de Cantabria, PCTCAN en Santander, a fin de cumplir otros tres días de preparación física y psicológica, antes de ingresar a la estación de Ares, para experimentar la vida en Marte durante tres días y noches.

Astroland

Durante los tres días, con sus noches, que pasan en el planeta rojo (dentro de la cueva), deben realizar reconocimientos y recoger muestras.

Foto:

Astroland - Tripadvisor

Hay tareas

En el PCTCAN, los futuros integrantes de la misión aprenden a realizar caminatas espaciales, se entrenan en espeleología, arqueología y escalada, realizan pruebas de flotabilidad natural que simulan los estados de ingravidez, además de capacitarse en planes de emergencia para actuar en circunstancias adversas.

Dependiendo de qué rol se les haya asignado, cada ‘astrolander’ recibe un entrenamiento específico para operar determinados dispositivos y equipos de laboratorio.

Tras esta segunda etapa, la tripulación ingresa a la cueva, en cuyo interior tendrán lo esencial para la supervivencia y experimentar cómo sería la vida humana en Marte.

Se considera que esta cueva, aislada del contacto humano, enmarcada en un entorno idílico y equipada con todo lo necesario para probar las tecnologías y capacidades de rendimiento humano necesarias para sobrevivir en Marte, reproduce con bastante precisión las condiciones marcianas.

El primer paso para establecer una colonia humana en Marte es replicar las condiciones de vida. Con este objetivo hemos creado una estación espacial científica en las cuevas de Cantabria

Con todos los juguetes

Dentro de la cueva, los ‘astrolanders’ usan un moderno traje espacial, excepto cuando están en la vivienda o domo, que consta de un área para dormir (con literas individuales) y otra de bienestar (inodoro al vacío) y kits de higiene (esponjas y toallitas antibacterianas, toallas, higiene bucal) sin ducha.

Los participantes de esta aventura, diez como máximo en cada ‘misión’, se adentran en una réplica cercana a cómo sería vivir en una primera colonia experimental en el planeta rojo, mediante métodos científicamente probados y siguiendo la metodología de las agencias espaciales.

Además de vestimenta técnica, la experiencia incluye el uso de impresora en 3D, alimentos liofilizados, kits de supervivencia y herramientas que facilitan la vida a los ‘astrolanders’.

Las instalaciones de la Ares Station incluyen laboratorios de investigación y para el cultivo de plantas en condiciones imposibles mediante hidroponía (en agua con nutrientes, sin tierra), sistemas automatizados de energía, agua, ventilación e hidratación, y dispositivos de comunicaciones y radio.

La primera misión estuvo formada por cinco ‘astrolanders’ que se sometieron a una preparación larga e intensiva, y ahora, la agencia tiene programadas cinco expediciones que se celebrarán los próximos meses, informa David Ceballos, director ejecutivo (CEO) de Astroland.

Ceballos destaca a Efe los lazos que hicieron los primeros integrantes de la misión durante la fase de entrenamiento y durante la experiencia en la Ares Station, que fue muy enriquecedora y en la cual llegaron a sentirse como un equipo a pesar de no conocerse previamente.

Añade que los aprendizajes no solo se ciñen al mundo científico, sino que también provienen de “un potente programa de entrenamiento mental, del cual se pueden extraer recursos para utilizar en el día a día”.

“Por ejemplo, aprender a mantener a raya el estrés prolongado, a resolver conflictos complicados, a controlar e identificar las emociones, a manejar el poder del área inconsciente del cerebro o cómo autosugestionarte en situaciones difíciles son herramientas emocionales que proporcionan una nueva manera de ver las cosas”, destaca.

En síntesis, y como definen desde Astroland estas ‘misiones’, una “experiencia de otro mundo”.

DANIEL GALILEA
EFE Reportajes

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.