Secciones
Síguenos en:
El encanto de Guanapalo, un lugar para sentir el Casanare
AUTOPLAY
El Encanto de Guanapalo | Esta es mi historiaEl Encanto de Guanapalo | Esta es mi historia
El encanto de Guanapalo

Juan Pablo Rueda - CEET

El encanto de Guanapalo, un lugar para sentir el Casanare

Las reservas naturales, los hatos y sus labores conquistan a aventureros y amantes de los animales.

Casanare es uno de los departamentos más grandes del país y con menos habitantes. Este territorio, que en el pasado fue petrolero y afectado por la violencia, cambió su economía cuando llegó la paz, y ahora se basa en el ecoturismo, gracias al potencial en flora y fauna que tiene la región.

La biodiversidad de esta cálida tierra es ofrecida con mucha responsabilidad por agencias de viajes, reservas naturales y hatos, que están cambiando el petróleo, los cultivos de arroz y la ganadería extensiva para darle prioridad al turismo.

Le puede interesar: Entre joropos y mamonas, por las rutas de los Llanos

Encanto de Guanapalo

A tan solo 400 kilómetros de Bogotá, se encuentra la Reserva Natural El Encanto de Guanapalo, atractivo.

Foto:

Juan Pablo Rueda - CEET

Su cercanía con la capital del país (350 km) hace que este destino sea ideal, especialmente para los aventureros, los amantes de los animales y para quienes buscan ‘desconectarse’ de la realidad y recargar energías.

Allí, en la sabana, sobre un caballo, sobresale la imagen de Seudiel Gualqueros Ríos, quien desde niño aprendió a ser un llanero en San Luis de Palenque, uno de los 19 municipios del Casanare.

Él, quien nunca ha utilizado zapatos, como un buen llanero, se crio en la reserva natural El Encanto de Guanapalo, compuesta por tres hatos (Mata de Palma, Altamira y Montana) con cerca de 9.000 hectáreas, y se dedica a diario al trabajo de llanura y es guía turístico.

En las sabanas del Casanare se realizan en el año dos grandes faenas ganaderas en las que se marcan los animales con el hierro, los vacunan y revisan si están enfermos luego de llevarlos al corral.

En cada hato laboran entre 20 y 30 llaneros, dependiendo de qué tan brioso sea el ganado. Estas labores son en la sabana y pueden tardar días en reunir hasta más de mil reses, pues deben atravesar ríos y cabalgar cientos de hectáreas.

Esta experiencia diaria fue aprovechada y surgió el llamativo Safari Llanero, en el que los visitantes viven la rutina de los trabajadores y recorren a caballo o en tractores la llanura, encontrándose en su camino con todo lo que ofrece este maravilloso lugar de Colombia.

Los turistas pueden encontrarse durante el recorrido una anaconda, un jaguar, pumas, venados, osos palmeros y grandes babillas, lo que lo hace una experiencia única e impensada para los visitantes, pero que era común entre los habitantes del lugar, por lo que día a día valoran más lo que ofrecen y son unos excelentes anfitriones.
“No hemos tenido un turista que se haya ido descontento, la cara de felicidad y de emoción de ellos es muy gratificante”, afirma Gualqueros, quien se volvió un guardián del territorio.

La pandemia de covid-19 frenó el turismo cuando estaban en auge; sin embargo, ese tiempo fue aprovechado para mejorar lo que habían construido, y ya con la vía libre del Gobierno para los viajes por tierra y aire están preparados, con todos los protocolos de bioseguridad, para enseñar que el Casanare es un paraíso en la Tierra.


elencantodeguanapalo.com
Celular 311 8763814

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.