Norwegian Joy, el gigante del Pacífico

Norwegian Joy, el gigante del Pacífico

Un recorrido por el océano Pacífico a bordo de un espectacular barco de Norwegian Cruise Line.

Crucero Norwegian Joy

El Norwegian Joy partirá de Seattle (Washington) y llegará hasta Alaska en septiembre.

Foto:

Cortesía Norwegian Joy

Por: Natalia Noguera
25 de julio 2019 , 06:00 a.m.

Esta esquina de Vancouver (Canadá) se dibuja junto al Pacífico como una ilusión. Los tulipanes de colores florecidos a lo largo del Stanley Park anuncian la primavera y son objeto de las fotos de los turistas que pasan por ahí. Recorro apenas una parte de las 404,9 hectáreas que tiene esta zona verde urbana, reconocida como la más grande del país. El paseo por el popular bosque de coníferas poblado por casi medio millón de árboles tendrá que esperar para mi próxima visita porque ahora debo recoger el equipaje para embarcarme en la aventura que me trajo a este rincón del planeta.

Estaré en uno de los viajes inaugurales del Norwegian Joy, el renovado barco de Norwegian Cruise Line que, en esta oportunidad, zarpa por el Pacífico hacia Los Ángeles, para ofrecer una muestra del recorrido que originalmente termina en Alaska.
Agentes de viajes, periodistas, empresarios y otros invitados estamos en el prolijo puerto de Vancouver para el proceso de inmigración.

Embarcamos un buque de 167.725 toneladas con capacidad para 3.883 huéspedes y una tripulación de 1.700 personas, que navegó por Asia, pero que tras una inversión de 50 millones de dólares encontró nuevo puerto en este continente.

Partirá de Seattle (Washington) y llegará hasta Alaska en septiembre. Luego se irá a conquistar la Riviera mexicana, Mazatlán, Puerto Vallarta, los Cabos y el canal de Panamá.

Se crea un ambiente de complicidad entre los cruceristas. Nos preparamos para gozar cada esquina de esta ciudad flotante y para decir adiós a los hermosos picos nevados de Vancouver.

Crucero Norwegian Joy

El Norwegian Joy  es de 167.725 toneladas con capacidad para 3.883 huéspedes y una tripulación de 1.700 personas.

Foto:

Cortesía Norwegian Joy

Crucero Norwegian Joy

En esta oportunidad el crucero zarpó por el Pacífico hacia Los Ángeles.

Foto:

Natalia Noguera

Crucero Norwegian Joy

Vista desde Vancouver (Canadá).

Foto:

Natalia Noguera

***

Joy es una apuesta por el lujo, la comodidad, la alta gastronomía y entretenimiento de altura. Lo compruebo cuando entro al camarote. Cama doble, televisor, sofá cama, baño, balcón con dos sillas y una mesa. Abro la puerta para sentir la brisa fría del ambiente.

En el piso 16 están las piscinas y es ahí donde se celebra la fiesta de partida a las 5 de la tarde. Música a todo volumen y el horizonte de la ciudad canadiense queda atrás. El barco navega mar adentro y los huéspedes ya hemos entrado en calor: en la zona de piscinas está el bar The Waves, con tragos de todos los tipos, sabores y colores. Algunos bailan en el centro, otros están acostados en las sillas y muchos están en fila para los karts. Porque así es: este barco tiene una pista de carreras en el piso 19.

No sé manejar un carro en la vida real ni siquiera en videojuegos. Mi falta de habilidades queda al descubierto y me estrello una y otra vez con otros; incluso, el carro se estanca en una curva. Me dan un empujón y logro terminar la carrera en la peor de las posiciones.

Con la adrenalina que me inyectó este viaje, quiero seguir con el laser tag (hobbie de Barney Stinson, el personaje mujeriego de Cómo conocí a tu madre). Esta actividad está en una zona sin techo, separada por paredes y consiste en el enfrentamiento entre dos equipos con pistolas de láser. Todos o casi todos los jugadores son desconocidos y es ahí cuando nacen líderes. Una mujer de unos 50 años se pone al frente de uno de los grupos, les da órdenes y, según alcanzo a escuchar desde la otra orilla, algunas estrategias de juego. Decido mirar en vez de jugar, tal vez luego.

En mi recorrido por el barco encuentro un bar que será mi preferido: The District Brew House. Una colega y yo nos sentamos en una de las mesas y tenemos uno de esos extraños momentos de intimidad que a veces surgen entre extraños, hablamos del amor, del trabajo y vemos el lindo paisaje marino que aparece en los ventanales de piso a techo. Nos animamos a elegir entre una de las más de 50 cervezas en botella que ofrece el lugar.

Llega la hora de la cena. Hay ocho restaurantes de especialidad para los que es necesario hacer reserva y, de hecho, es mejor hacerla desde el primer momento. En Tepayanki hay camarones voladores, volcanes de cebolla y hasta cuchillos por el aire. Los comensales pueden sentarse en una mesa compartida y ver cómo el chef pica, corta y asa frutos de mar, carnes y pollo en una plancha de acero. Escojo, sin embargo, The Local, abierto 24 horas; ofrece platos como pastel de pollo, pescado frito y papas hasta comidas especiales como costilla de primera.

Con la barriga llena, muy llena, termina el primer día.

Crucero Norwegian Joy

La pista de carreras con karts está ubicada en el piso 19.

Foto:

Cortesía Norwegian Joy

Crucero Norwegian Joy

El crucero tiene ocho restaurantes de especialidad, entre ellos, Tempayanki.

Foto:

Natalia Noguera

Crucero Norwegian Joy

El restaurante The Local está abierto 24 horas y ofrece platos como pastel de pollo, pescado frito y papas hasta comidas especiales como costilla de primera.

Foto:

Natalia Noguera

Crucero Norwegian Joy

Crucero Norwegian Joy

Foto:

Natalia Noguera

***

Temprano en la mañana hago un recorrido por The Haven, la zona más exclusiva del barco. Está en la parte superior y tiene camarotes más lujosos, más grandes y mejor equipados. Los huéspedes tienen acceso a todo lo que ofrece el crucero, pero, además, servicio personal de conserjería y mayordomo las 24 horas. Tal vez lo más llamativo es el solárium, una zona con tina de hidromasajes en donde los huéspedes pueden tomar el sol en privado. También, tienen prioridad de embarque y desembarque, en los entretenimientos a bordo y en los horarios de la cena.

Termino el tour y voy al que será mi lugar preferido del barco: el salón mirador. Es un espacio muy tranquilo, con vista panorámica de 180 grados. Me siento en un sofá y tomo un té. Vale la pena leer un libro, contestar algunos mensajes, revisar redes… quedarse en contemplación.

En un cambio radical de escena llego al Gallaxy Pavillion. Este salón ofrece juegos 3D y simuladores virtuales, así que los huéspedes pueden disfrutar de carreras de Grand Prix, simuladores de vuelo y montañas rusas virtuales. Un recomendado es Jurassic Scape, en el que se persiguen dinosaurios. Sin duda, un lugar, con vista al mar, para los fanáticos de la realidad virtual.

Pero lo más interesante del día está hacia el final, en el teatro. Tengo la suerte de asistir al estreno de Footloose, un musical que, por primera vez, se presenta a bordo de un barco. Está basado en la historia que fue protagonizada por Kevin Bacon en los 80 y cuenta la historia de un joven de Chicago que se muda a una pequeña ciudad en la que está prohibido bailar. Aunque él, un fanático de la danza, está en desacuerdo, él y sus amigos convencen a los líderes locales para levantar la prohibición. No solo es el despliegue de talento que cruza sobre las tablas. Es también la puesta en escena, con colores de neón que se mueven al son de la música y las actuaciones de lujo.

Además de este espectáculo, está Elements, una apuesta más internacional en tanto no tiene diálogos. Este show combina actos de magia con acrobacias y baile. Una opción también recomendada es el espectáculo de la banda que hace homenaje a The Beatles en The Cavern club, que hace referencia al legendario club de Liverpool en donde se presentó la agrupación.

Crucero Norwegian Joy

En el teatro, por primera vez se presenta el musical Footloose a bordo de un barco.

Foto:

Natalia Noguera

Crucero Norwegian Joy

Salón mirador con vista panorámica de 180 grados.

Foto:

Natalia Noguera

Crucero Norwegian Joy

El salón Gallaxy Pavillion ofrece juegos 3D y simuladores virtuales, así que los huéspedes pueden disfrutar de carreras de Grand Prix.

Foto:

Natalia Noguera

***

A los latinos nos gusta esta experiencia: ver la naturaleza, conocer los animales. Alaska es un ambiente distinto al que estamos acostumbrados, muy inspirador, abre emociones

“A los latinos nos gusta esta experiencia: ver la naturaleza, conocer los animales. Alaska es un ambiente distinto al que estamos acostumbrados, muy inspirador, abre emociones. En nuestro mercado latino las familias son la razón principal de un viaje. Alaska, entonces es un destino ideal”, me explica Frank Medina, vicepresidente de América Latina para Norwegian Cruise Line.

En este viaje no hacemos ninguna excursión en tierra, pero lo cierto es que este barco ofrece varias opciones para las familias que estén tras el paisaje congelado. Sin embargo, quienes prefieren playa, brisa y mar pueden optar por el otro itinerario del Joy, de 16 días, por el canal de Panamá. La salida está programada para octubre, partiendo de Los Ángeles y terminando en Miami.

Son muchísimas las experiencias que aún me hacen falta: ir al bar de mojitos Sugarcane para tomar los mejores cocteles y bailar salsa; probar alguno de los tratamientos que ofrece el spa; pasarme por el gimnasio para hacer alguna rutina; hacer mis apuestas en algún casino o enfrentarme al campo minigolf de 5 hoyos. Se acaba el tiempo y, aun así, no he parado de gozarme el crucero.

Para cerrar la última noche, salgo un rato de fiesta en el Social Comedy and Night Club, que se llena poco a poco con grupos que se mueven al son de canciones muy conocidas. Mis pies no dan más. Debo dormir y prepararme para decir adiós a esta experiencia, que termina en el puerto de Los Ángeles y que, como siempre, espero repetir. Y si no, se quedará por siempre en el recuerdo.

Crucero Norwegian Joy

Primer y segundo piso del Norwegian Joy.

Foto:

Natalia Noguera

Crucero Norwegian Joy

Gimnasio.

Foto:

Natalia Noguera

Crucero Norwegian Joy

El crucero cuenta con campo de minigolf de 5 hoyos.

Foto:

Natalia Noguera

Si usted va
  1. Descubra la magia de este crucero con Mundial de Cruceros, representante de Norwegian Cruise Line en Colombia. Tel. 620 6210. Celular 315 696 7618. www.mundialdecruceros.com. Es importante que, si se decide por el itinerario hacia Alaska, tramite la visa canadiense. Hay paradas que son en ese territorio. Además, necesita visa para entrar a Estados Unidos.
  2. El crucero de 7 noches por Alaska parte desde Seattle. Precios desde $ 739 por persona, en acomodación doble. Salidas 2019: Del 18 de mayo hasta el 14 de septiembre.
  3. Crucero de 16 noches por el canal de Panamá sale desde Miami y termina en Los Angeles. Salida: 8 de nov. 2019. Su primera vista a Cartagena será el 12 de noviembre.

Natalia Noguera
@natanogueraa
*Invitación de Mundial de Cruceros

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.