Un viaje a Medellín, pero de España

Un viaje a Medellín, pero de España

Este recorrido hacia la tierra del conquistador Hernán Cortés no sucede en México ni en Colombia.

Medellín España

Estatua de Hernán Cortés.

Foto:

Andrés Hurtado García

Por: Andrés Hurtado García
27 de marzo 2019 , 10:07 p.m.

“Seguramente usted es mexicano y de apellido Cortés y viene al pueblo a buscar sus ancestros”, me dijo una señora tan pronto me bajé del bus que me llevó de Mérida a Medellín, en Extremadura (España). Ni mexicano, ni Cortés ni buscador de ancestros, pero cuando le dije que mi padre sí había nacido en Medellín (Colombia), la señora se mostró muy amable y dispuesta a colaborarme. Así empezó mi visita a Medellín, la tierra de Hernán Cortés, el conquistador de México.

El pueblo, pequeño y hermoso y dueño de un rico patrimonio arqueológico, tiene 3.000 habitantes. Algunos recuerdan que su alcalde fue invitado por su homólogo de Medellín (Colombia) a visitar la capital paisa con motivo de un aniversario de su fundación, y un anciano que había trabajado en el Excelentísimo Ayuntamiento de Medellín, Extremadura, recordaba a un colombiano que les llevó una biblioteca que mandaba el alcalde de Medellín (Colombia), como regalo. Le dije al buen anciano que ese colombiano era yo, que cuando estudiaba en Madrid fui enviado por el entonces embajador Belisario Betancur a llevar el regalo que se mandaba desde Colombia.

El buen hombre se emocionó mucho y me invitó a almorzar a su casa y citó a varios vecinos para contarles la historia. Recuerdo muy bien que entre los regalos que me dieron los extremeños, luego de que en un acto especial en la alcaldía yo entregara los libros, estaba una caja con 12 botellas del vino del pueblo.

Medellín España

El Castillo domina la llanura.

Foto:

Andrés Hurtado García

Medellín España

El teatro romano visto desde el castillo.

Foto:

Andrés Hurtado García

Medellín fue fundado por el cónsul romano Quintus Caecilius Metellus el año 79 antes de Cristo. De Metellus viene Medellín. Los sonidos que tienen el mismo punto de producción se cambian al paso del tiempo. El sonido de la T y el de la D son dentales, y por ello se confunden. Teo, teus es dios en griego y pasa al latín como deus. Antropos es hombre en griego y pasa al castellano como andros: androsterona, andrógino. De igual manera, Metellus se convierte en Medellus, y de allí la palabra deriva a Medellín.

Lo primero que visito es la plaza donde estuvo la casa natal de Hernán Cortés. Una estatua y una inscripción recuerdan el sitio. Subo luego hacia el castillo y me encuentro con la iglesia donde el conquistador fue bautizado.

La historia habla de 280 metellinenses (este es el gentilicio) que oyeron el llamado de América y vinieron durante la conquista y la colonia. Entre ellos Alonso Bernáldez de Quirós, que participó en la fundación de Caracas y fue gobernador de Venezuela. Uno de estos extremeños pisó tierras colombianas y fue don Juan de la Torre y Díaz Chacón, hijo de un metellinense; este don Juan fue uno de los Trece de la Fama que con Francisco Pizarro marcharon a la conquista del Perú y estuvieron en la Isla del Gallo, cerca de Tumaco, donde Pizarro trazó la famosa raya en el suelo.

Como resultado de esta aventura metellinense en América tenemos ciudades homónimas en nuestro continente:
Medellín en Colombia, Medellín en el estado de Veracruz (México) y dos ciudades con el mismo nombre en Argentina.

Medellín España

Río Guadiana.

Foto:

Andrés Hurtado García

Medellín España

Imponente vista del teatro y el castillo.

Foto:

Andrés Hurtado García

Medellín España

El castillo desde el puente.

Foto:

Andrés Hurtado García

Metellum fue villa importante durante la época romana como gran centro agrícola, y por eso se fundaron muchas villas romanas en la cuenca del Guadiana, el río que pasa por el pueblo, y un soberbio puente romano restaurado luego de algunas avalanchas del río es uno de los tesoros de Medellín.

Subí lenta y amorosamente, como si ‘saboreara’ las piedras del camino a la colina en la que se levanta el formidable castillo que domina el pueblo y toda la planicie circundante. Se trata de un castillo medieval. No niego que estaba emocionado. La estampa del castillo es imponente. Recorrí todo el perímetro de sus pasadizos bajo un cielo totalmente azul, imaginando todas las vicisitudes y guerras que el pueblo sufrió a lo largo de la historia hasta la Guerra Civil española. Primero, las legiones romanas; en el 768 llegaron los sarracenos, que lucharon contra los cristianos y fueron expulsados por un rey castellano, pero volvieron, hasta que Fernando III los derrotó definitivamente el año 1234. En la guerra de independencia contra los franceses de Napoleón y su hermano Pepe Botella, el pueblo opuso feroz resistencia pero fue arrasado, y esta victoria, ensalzada y exagerada por los franceses, hace que el nombre de Medellín figure en el Arco de Triunfo de París. Nuevamente debió Medellín soportar horrores en la Guerra Civil española (1936-1939). En un bombardeo sobre el pueblo participó André Malraux y resultó herido cuando su avión fue alcanzado por balas enemigas.

A los pies del castillo existe el teatro romano, magníficamente conservado. Me senté en las graderías y largamente medité en los destinos de los imperios, que como los seres vivos, nacen, crecen, se reproducen en otros imperios y tiranos y también mueren, no sin dejar algunos recuerdos imperecederos en mármoles y piedras.

Allá por los años de oro de la literatura española, Medellín era un condado de Extremadura. Beatriz de Pacheco encerró a su hijo en el castillo pues temía que la destronara. Dicen que de esta historia tomó Pedro Calderón de la Barca el argumento para su drama sobre el príncipe Segismundo en La vida es sueño.

Esta breve visita a Metellum fue para mí coronar un sueño. Yo quería regresar 44 años después al pueblo que me recibió con todos los honores como embajador de Medellín (Colombia) sin nombramiento ni sueldo.

ANDRÉS HURTADO GARCÍA
ESPECIAL PARA EL TIEMPO@ViajarET

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.