Las batallas del parque Tayrona, más allá de la concesión

Las batallas del parque Tayrona, más allá de la concesión

Los problemas medioambientales y de tenencia de tierras que tienen en jaque a este espacio natural.

Parque Tayrona

Tayrona tiene alrededor de 15.000 hectáreas. El área de la concesión es 1 por ciento.

Foto:

Guillermo Ossa / El Tiempo

Por: Natalia Noguera Álvarez
30 de agosto 2019 , 12:29 p.m.

Contaminación ambiental y mal estado de los caminos, disputas por la propiedad de las tierras e ingresos descontrolados de turistas son los tres problemas más graves que enfrenta desde hace varios años el parque Tayrona, y que Parques Nacionales Naturales de Colombia (PNN) a la fecha no logra solucionar.

En medio de este intrincado panorama, esta entidad presentó esta semana el prepliego de condiciones para la licitación de la concesión del contrato de servicios ecoturísticos en esta área protegida y en la Vía Parque Isla de Salamanca. Las observaciones al proyecto de pliego se pueden hacer hasta el 5 de septiembre.

Esta labor, realizada por el grupo empresarial Aviatur durante los últimos 15 años, se abrirá a licitación pública del 9 de septiembre al 31 de octubre. En este periodo, los interesados podrán presentar los documentos necesarios.

Será un proceso rodeado de polémicas, que van desde una opinión pública desinformada hasta una millonaria demanda contra el concesionario por presunto daño ambiental.

Jean Claude Bessudo, presidente de Aviatur, dice que no participaría de nuevo en la licitación, y la razón es que “Parques no resuelve el gran problema de su operación y la gente confunde el terreno de la concesión (que son entre 10 y 15 hectáreas) con la totalidad del área del parque Tayrona (que son 15.000 hectáreas)”.

“Nosotros nos hemos certificado anualmente con un impecable manejo ambiental –asegura Bessudo–. Sin embargo, los viajeros encuentran papeles en los senderos, suciedad en el parque, caminos manchados por los caballos, basura en las playas... y le achacan la culpa a la concesión”.

Parques Nacionales Naturales de Colombia, en cabeza de Julia Miranda, hizo una consulta previa con las comunidades indígenas para la elaboración del prepliego de condiciones que trabajarán con el próximo concesionario durante 23 años y juntos, sumados a la población local, enfrentarán los problemas resumidos a continuación.

Vías y suciedad

La carretera de la Palangana –ubicada en el kilómetro 5 de la carretera troncal del Caribe, que se conecta con Neguanje, Gayraca y Playa del Muerto– está en pésimo estado, con enormes grietas y “tiende a empeorar”, dice el guía certificado Álex Martínez. Y en octubre, cuando empieza el invierno en Santa Marta, “se empantana”, agrega.

Hasta la fecha, este tramo no hace parte de la concesión. El presidente de Aviatur dice: “Diez veces hablé con viceministros, gobernadores; todos me han prometido que es una carretera departamental y que la manejarán con plata de las regalías”. Y, sin embargo, el empresario asegura que han sido años de descuido en la zona y la responsabilidad se le achaca al actor incorrecto.

Por otra parte, está el excremento de caballos en la entrada a las playas del parque; problema que tampoco corresponde al concesionario, sino a Parques Nacionales y la comunidad y cooperativas que prestan el servicio. Los caballos son un medio de transporte para turistas, equipajes, mercancías o alimentos y tienen un camino exclusivo. El lío se presenta cuando se juntan el sendero de turistas y el de los caballos. “En ese camino se encuentran todo el tiempo excremento de caballo”, dice Martínez.

Javier Gómez, presidente de la Federación de Ecoparques, Ecoturismo y Turismo de Aventura, explica que el servicio es ofrecido por personas de la región: “Son cooperativas comunitarias que empezaron a trabajar allí hace años. La alternativa que hemos propuesto es que deberían ir por un sendero adecuado, que no sea el mismo de los turistas”.

A esto se suma la basura en playas, senderos y caminos, así como la contaminación auditiva (música reproducida a altos decibeles), lo que responde a varios actores, siendo los turistas uno principal: “Hay canecas y la gente tira las botellas de plástico, pero se llenan y se siguen poniendo más botellas. Unas terminan en los abismos y otras en los senderos”, reclama Martínez. Una solución –no definitiva– sería prohibir llevar plásticos al parque.

Parte de la responsabilidad recae en Parque Nacionales. La directora reconoce que son los encargados del manejo de basuras, pero explica que hay territorios en donde se complica el control.

¿Qué es de quién?

A pesar del trabajo que ha hecho PNN desde hace casi dos décadas, que incluyó enfrentarse a las amenazas de guerrilla y paramilitares, aún hay dificultades de gobernabilidad: “Hay un problema muy grave de tenencia de la tierra –asegura Miranda–. Hay predios que se sabe claramente de quién son; hay otros que tiene Parques y son del Estado, pero hay otros que han sido ocupados y no se tiene certeza sobre la propiedad”.

Desde hace años, PNN ha trabajado con el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac) y la Agencia Nacional de Tierras para identificar quiénes no son propietarios y están ejerciendo turismo ilegal o mal manejado. “Este es un trabajo largo, pero nos ha llevado a la recuperación de dos predios. Las personas hacían turismo mal manejado, baños y habitaciones en mal estado, y no eran propietarios. Ahora esos predios están en proceso de restauración”, dice Miranda.

Los retos son grandes, pues hay puntos que siguen en pleito, como el predio Cabo San Juan. “Queremos identificar si tiene un propietario o no tiene”, explica Miranda.

Hay personas que tienen restaurantes en el parque y están en pleito, pero según dice el guía de la zona, Martínez, están ahí desde antes de que el parque fue declarado área natural. Además, hay quienes alquilan el terreno para camping. Y esta es la causa principal del siguiente gran inconveniente del parque.

PNN controla la capacidad de carga del Tayrona en las entradas oficiales. Para el caso de Cabo San Juan, es de 1.850 personas diarias. Sin embargo, esta capacidad se viola cuando los turistas entran en bote por Bahía Concha, Playa Cristal y Cabo San Juan.

“Eso te exime de pagar la entrada al parque, porque no hay cómo cobrar”, señala Martínez. Y, como en Cabo San Juan está la zona de camping, quienes entran por mar pueden quedarse sin problemas.

(Le puede interesar: Parques naturales, el panorama de un país en posconflicto)

Julia Miranda está al tanto del problema: “Hay que controlar la gente que entra por el mar. Hoy no tenemos ese cobro, y debemos regularlo”.

El exceso de gente hace que los problemas tomen una forma cíclica y que se convierte en un círculo vicioso inmanejable: el parque tiene más carga de la que puede soportar, más basura de que la que puede hacerse cargo y más ruido del que está en capacidad de controlar.

Así las cosas, el futuro de los servicios ecoturísticos en el parque durante los próximos 23 años (tiempo determinado para la siguiente concesión) se definirá en pocos meses. Todo esto ha llevado a que el Tayrona, la joya de los parques, que recibió a 446.299 visitantes en 2018, esté en una encrucijada.

Tres preguntas a Julián Guerrero, viceministro de turismo

¿Cómo deben trabajar comunidades, PNN y el concesionario por la sostenibilidad?

El Viceministerio de Turismo tiene una agenda de trabajo con PNN para posicionar estos destinos bajo un criterio de sostenibilidad, y los concesionarios son un aliado fundamental. Promovemos alianzas productivas de beneficio mutuo y colectivo para generar un negocio inclusivo, con modelos de desarrollo para un turismo sostenible, responsable y de calidad con comunidades.

¿Cómo resolver el tema de contaminación?

Concierne directamente al seguimiento que realiza PNN en el área protegida. Aun así, el Viceministerio aporta asistencia técnica en buenas prácticas de turismo y está abierto a construir con PNN y los prestadores de servicios mecanismos para implementar prácticas sostenibles.

¿Hay soluciones para la Palangana?

La vía Palangana–Neguaje es de competencia de la Gobernación del Magdalena. El Viceministerio de Turismo está dispuesto a dar conocimiento técnico respecto a desarrollo turístico de los destinos, incluyendo la conectividad de las regiones, para una oferta turística de calidad.

NATALIA NOGUERA ÁLVAREZ
Redacción Vida
Twitter: @natanogueraa

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.