Choquequirao, la ‘hermana sagrada de Machu Picchu’

Choquequirao, la ‘hermana sagrada de Machu Picchu’

El Gobierno de Perú invertirá 60 millones de dólares para promover el turismo hacia ese sitio.

Choquequirao, Machu Picchu

Se cree que la ciudad de Choquequirao fue uno de los principales centros religiosos y políticos de los Incas.

Foto:

Prensa Palacio / AFP

17 de diciembre 2017 , 12:00 a.m.

Machu Picchu, la emblemática ciudadela inca del siglo XV, atrae a más de un millón de visitantes. Pero muy cerca de allí se alza otro refugio inca que, aunque podría ser igual de relevante, solo es visitado por una decena de visitantes diariamente. Se trata de Choquequirao, mejor conocida como ‘la hermana sagrada de Machu Picchu’.

Cuna de oro

Los incas construyeron Choquequirao (que en quechua quiere decir cuna de oro) a principios del siglo XVI, antes de retirarse a la selva, para escapar de los conquistadores españoles. Las ruinas de la ciudad están a 169 kilómetros de Machu Picchu, entre las estribaciones del nevado de Salcantay, en el departamento de Cuzco, en el sur del Perú.

Tiene una gran semejanza estructural, arqueológica y arquitectónica con Machu Picchu. Fue uno de los principales centros culturales y religiosos para los incas. Historiadores afirman que fue usada como un fuerte para asegurar el acceso al valle de Vilcabamba, que conectaba la selva con centros culturales como Písac y Machu Picchu. También sirvió como corredor entre la Amazonia y la ciudad imperial de Cusco y es considerada uno de los últimos refugios de los incas, desde donde resistieron el embate de los españoles hasta la captura y ejecución de Túpac Amaru I, en 1572.

Está conformada por las típicas terrazas, un templo, canales de regadío y edificaciones de dos pisos construidas con piedras canteadas con morteros de barro y talladas con figuras conocidas como ‘llamas de sol’. Allí se han encontrado pinturas y cementerios que confirman que estuvo habitada por autoridades religiosas.

Choquequirao está ordenado en nueve zonas, construidas como aldeas alrededor de una gran plaza donde convergen las rutas que llevan a cada sector. Además de la plaza superior (Hanan), hay una plaza principal (Huaqaypata), una plaza inferior (Hurin), una plataforma ceremonial (Ushno), un sistema de depósitos (Qulqa) y un sistema de andenes de cultivos (Chaqra). Su organización e imponencia evidencian que la hermana sagrada de Machu Picchu sirvió como enclave comercial y cultural entre la costa, la sierra y la selva.

Incentivos al turismo

Según Roger Valencia, viceministro de Turismo de Perú, el Gobierno de ese país planea incentivar el turismo hacia el sitio con carreteras que lo comuniquen con Machu Picchu y un teleférico que permita a los visitantes llegar con facilidad.

Hoy, la excursión consiste en recorrer, ida y vuelta, un trayecto de 60 kilómetros a pie. Para llegar al destino, los visitantes deben atravesar un cañón y cruzar el caudaloso río Apurímac. “La caminata se realiza entre paisajes de belleza excepcional, pero es difícil”, dijo Valencia, quien ha hecho la travesía más de 20 veces.

El pasado 31 de agosto, el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, sobrevoló la ciudad y prometió una inversión de más de 60 millones de dólares para desarrollar infraestructura de acceso. Las obras se pondrán en marcha el próximo año.

El senderismo hacia la cuna de oro es mágico

Según el portal denomandes.com, es el senderismo hacia la Choquequirao lo que hace de este un recorrido alucinante. Es, dice el portal, un circuito difícil, tres veces más exigente que el clásico Camino del Inca. Pero el esfuerzo es recompensado con los impactantes paisajes que ofrece. Se arranca desde el pueblo de Cachora hacia Choquequirao. Desde allí son 10 horas de trayecto. De Cachora se puede avanzar 8 kilómetros en carro hasta el mirador del centro poblado Capuliyoc. El camino avanza por quebradas hasta la playa Rosalina, al lado izquierdo del río Apurímac. Allí se instala un campamento para pernoctar. Luego hay un puente para cruzar el río Apurímac y pasar al margen derecho. Allí se inicia la caminata hacia Choquequirao. Luego de tres horas se llega al poblado Santa Rosa y, dos horas más tarde, al caserío Marampata. Se avanza de oriente a occidente, bordeando la montaña. Una hora después se llega a Choquequirao.

JOHN QUIGLEY - BLOOMBERG
Lima
En Twitter: @Bloomberg

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.