Campesinos en el Guaviare cambian la coca por el turismo

Campesinos en el Guaviare cambian la coca por el turismo

Quienes cultivaron coca, transformaron sus espacios y ahora se dedican al turismo sostenible.

Guaviare finca

Edilson Pinto y su esposa Yolima, los dueños de la finca El Chontaduro.

Foto:

Juan Alcaraz / EL TIEMPO

Por: Juan Alcaraz
17 de octubre 2019 , 03:45 p.m.

La finca El chontaduro está escondida entre las montañas del Guaviare. Son 25 hectáreas de naturaleza en el sector Cerro Azul. Es una casa gigante de madera donde hay perros y gallinas y loros y chigüiros y guacamayas. También hay un Tapir: mamífero, pelo corto y oscuro, cabeza y cuello grande, franjas claras. Es una versión miniatura de un zoológico rodeada de árboles y flores.

Edilson Pinto y su esposa Yolima, los dueños de la finca, ya no cultivan coca y le apuestan al turismo sostenible. Ahora se dedicaron a criar animales, a sembrar frutas y a recibir a los turistas que los visitan.

“Les ofrecemos un desayuno natural hecho con productos cultivados en la finca, les contamos la historia de los animalitos y luego una charla sobre el cultivo de la coca para concientizar a la gente de los químicos que le inyectábamos”, cuenta Pinto.

Los laboratorios donde él procesó la coca siguen ahí. Están para que los turistas vean de cerca las consecuencias de la producción de esa droga. “Queremos que la gente no llegue al punto de consumir porque hay unos que lo ignoran”, dice.

En la entrada a la finca Yolima acaricia el cuerpo del Tapir como si fuera un bebé. Al otro lado, un perro duerme profundo sobre el piso de tierra. Ella sonríe cuando los observa y no esconde el apego que les tiene a esos animales que recuperó de la selva.

“Ellos son libres y el que se quiera ir para su hábitat lo puede hacer sin ningún problema”, manifiesta, mientras le acaricia la barriga al Tapir.

Algunos campesinos del Guaviare prefirieron alejarse de los problemas que les traía la droga, como Edilson y Yolima, quienes a diario les abren las puertas de su acogedora finca a los visitantes que buscan un respiro de aire puro.

Esta familia es ejemplo de un volver a empezar. Y hacerlo mejor, algo que era casi imposible en medio del conflicto.

Finca El Chontaduro Guaviare

Finca El Chontaduro.

Foto:

Juan Alcaraz / EL TIEMPO

Finca El Chontaduro Guaviare

Finca El Chontaduro.

Foto:

Juan Alcaraz / EL TIEMPO

Finca El Chontaduro Guaviare

Finca El Chontaduro.

Foto:

Juan Alcaraz / EL TIEMPO

Finca El Chontaduro Guaviare

Finca El Chontaduro.

Foto:

Juan Alcaraz / EL TIEMPO

Finca El Chontaduro Guaviare

Finca El Chontaduro.

Foto:

Juan Alcaraz / EL TIEMPO

Finca El Chontaduro Guaviare

Finca El Chontaduro.

Foto:

Juan Alcaraz / EL TIEMPO

Finca El Chontaduro Guaviare

Finca El Chontaduro.

Foto:

Juan Alcaraz / EL TIEMPO

Finca El Chontaduro Guaviare

Finca El Chontaduro.

Foto:

Juan Alcaraz / EL TIEMPO

JUAN ALCARAZ
EL TIEMPO
Con invitación de 'Booking'. 

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.