Bled, un trozo del paraíso en Eslovenia

Bled, un trozo del paraíso en Eslovenia

Esta localidad fue elegida por los usuarios de Instagram como el pueblo más hermoso de este verano.

ESLOVENIA

Una panorámica que muestra la enorme belleza de este rincón esloveno.

Foto:

Slovenian Tourist Board

18 de agosto 2018 , 10:41 p.m.

Con su isla, donde hay una antigua iglesia y una histórica campana a la que se atribuyen ‘poderes mágicos’, sus impactantes entornos naturales, sus vistas a las montañas, las verdeazuladas aguas de su lago y su castillo enclavado en una gigantesca roca, el pueblo esloveno de Bled parece salido de un cuento de hadas, y su belleza está cobrando fama en todo el mundo gracias a las redes sociales.

De hecho, Instagram acaba de proclamar a Bled como el pueblo más bonito de este verano.

“Estamos muy contentos y honrados de que Instagram considere a Bled la ciudad más hermosa de este verano, pero no estamos sorprendidos”, dijo a Efe el equipo de la Oficina de Turismo de Eslovenia (OTE), desde Liubliana, capital de este pequeño país situado en el corazón de Europa. Y “no nos sorprende –explicaron– porque creemos que Bled es un pequeño pedazo de paraíso en la Tierra, no solo en el verano, sino durante todo el año”.

De hecho, hoy son pocos los viajeros que visitan la capital de este país que se resisten a recorrer los 50 kilómetros que los separan de este enclave de ensueño, donde viven cerca de 5.000 personas.

Eslovenia, ubicada entre los Alpes, el mar Mediterráneo, la meseta del Carso con sus más de 11.000 cuevas cársticas y la región de Panonia, rica en fuentes de agua saludable, es el primer país declarado destino verde según los criterios de la organización Green Destinations. Y Liubliana, que está a solo 93 kilómetros de distancia de Trieste (Italia) fue galardonada con el título Capital Verde Europea en el 2016.

Y Bled es como un resumen de toda esa belleza natural, y, aparte de que se encuentra ubicada entre los centros turísticos alpinos más espectaculares del mundo, es un lugar famoso por su clima templado y por las aguas de sus fuentes termales, que abastecen las piscinas de hoteles como el Grand Hotel Toplice, el Park y el Golf.

El esplendor de las montañas reflejado en el lago, el sol, la serenidad y el aire fresco despiertan agradables sensaciones en los visitantes a lo largo de todo el año, garantizando una base ideal, un descanso relajante o unas vacaciones llenas de actividades.

Deslizarse por la superficie verde azulada del lago que circunda Bled, visitar su isla cubierta de exuberante vegetación, pasear por el desfiladero del salvaje río Radovna, descender a una misteriosa cueva cárstica, subir a las colinas y mesetas circundantes o disfrutar de la naturaleza del Parque Nacional de Triglav son algunos de los planes por realizar.

En este lago alpino se halla la única isla eslovena, la cual puede visitarse en una embarcación tradicional de madera llamada pletna. En la isla se destaca la iglesia de la Asunción de la Virgen, cuya campana del siglo XVI, según afirma la leyenda local, si es tocada por el visitante y este pide un deseo, se le cumplirá.

Bled, un trozo del paraíso en Eslovenia

La famosa iglesia en medio del lago.

Foto:

AFP

El castillo, visita obligada

Otra de las visitas obligadas es la del castillo situado sobre un acantilado de 130 metros de altura y desde el cual se domina todo el lago. Un lugar muy solicitado para bodas y fiestas de buen nivel y, sin duda, el mejor punto para capturar unas panorámicas de ensueño.

“El Castillo de Bled con su toque de magia, la arquitectura e historia, así como los monumentos, iglesias y galerías con artículos de exposición y venta, ayudan al viajero a familiarizarse con la otra cara de esta ciudad, la de la gente, su trabajo y sus creaciones, las personas que hicieron la Bled que conocemos hoy en día”, destaca la gente de la OTE.

Además de sorprenderse con las vistas naturales, la arquitectura, su artesanía o los paseos en carruaje por el borde del lago, otro de los atractivos de esta localidad son sus dulces, especialmente la kremna rezina, un pastel de crema y hojaldre típico de la zona.

Bled, un trozo del paraíso en Eslovenia

Vista desde un embarcadero del castillo que domina todo el lugar.

Foto:

123rf

Un plan bien trazado

“Queremos posicionar a Eslovenia como un destino boutique y verde para el visitante exigente, aquel que busca experiencias de cinco estrellas”, remarca Maja Pak, directora de la Oficina de Turismo de Eslovenia.

Y para lograrlo están trabajando en un plan de promoción muy ligado a las redes sociales y especialmente a Instagram, la de más rápido crecimiento, y ya cuenta con más de 700 millones de usuarios.

Según publicó hace poco el diario británico The Independent,
basado en un estudio de la aseguradora Schofields, el 40,1 por ciento de los millennials (adultos de entre 18 y 33 años de edad) eligen su destino de viaje en función de si vale o no la pena publicar en Instagram una foto de ese sitio que sea merecedora de likes (me gusta).

Así que a lo largo del año, la OTE suele invitar a conocer Eslovenia -una nación que en 1991 se separó de la hoy extinta Yugoslavia- a grupos de influenciadores cuidadosamente seleccionados y “muy vinculados con temas como el turismo sostenible y al aire libre, la cocina y el turismo cultural”, agrega Pak.

Lo que se completa con una campaña en redes titulada #ifeelsLOVEnia,
que anima a los visitantes a compartir su experiencia en las redes sociales.

RICARDO SEGURA
EFE REPORTAJES

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.