Secciones
Síguenos en:
Las ballenas bailan de nuevo ante los turistas en la Patagonia argentina
Avistamiento de ballenas en la Patagonia argentina

Un grupo de turistas observan de cerca a una ballena en la provincia de Chubut (Argentina). 

Foto:

EFE

Las ballenas bailan de nuevo ante los turistas en la Patagonia argentina

Un grupo de turistas observan de cerca a una ballena en la provincia de Chubut (Argentina). 

FOTO:

EFE

Esta zona recibe de nuevo a visitantes ansiosos de apreciar a estos fabulosos animales.

Cada año, de junio a diciembre, cientos de ballenas hacen de las costas de la península Valdés, en la Patagonia argentina, su hogar: allí se aparean, dan a luz, socializan y hacen de sus saltos un show único de la naturaleza.

(Le puede interesar: Una travesía por la historia y la naturaleza del Camino del Quindío).

Ahora, tras el paro turístico de 2020, estas indiscutibles 'estrellas' brillan de nuevo ante un público que no puede evitar quedar con la boca abierta. Con Puerto Pirámides –única localidad en la península– como punto de partida, en el Golfo Nuevo, varias empresas realizan excursiones en barco para avistar de cerca las ballenas francas australes, enormes, curiosas y dóciles, que eligen esta zona de la provincia de Chubut como su principal área de reproducción y cría.

“Mucha gente nos pregunta: ¿por qué vienen las ballenas acá a tener las crías y copular, por qué es tan especial esta área? Yo llegué a la conclusión personal de que la península Valdés, como es un istmo muy angosto, termina siendo prácticamente una isla, y la gran presencia de pingüinos, elefantes y lobos marinos, ballenas y defines forma parte de lo mismo que existe en islas que son difíciles de acceder”, cuenta Ricardo Daniel Orri, conocido como Pinino.

Este “capitán ballenero”, perito naval en salvamento y buceo, fue uno de los pioneros, en la década de 1970, de estos avistamientos turísticos en Argentina, cuando un grupo de personas –llegadas de grandes ciudades y sin esencia marinera, recuerda Orri– hicieron del mar su vida, se enamoraron de las ballenas y empezaron a llevar, en pequeñas lanchas, a reducidos grupos de visitantes para admirarlas.

(Además: Panamá empezó a vacunar gratis a turistas contra el covid-19).

Más de cuatro décadas después, la actividad se ha reglamentado y fiscalizado, con estrictos cuidados ambientales y avances en la investigación científica. Y los turistas son miles: “Después de tantos años de trabajo respetuoso para con los animales, hoy toda la fauna salvaje de esta área toma la presencia de las personas y embarcaciones como algo que forma parte de la naturaleza”, asevera Pinino.

“Esta experiencia es tan, pero tan fuerte, que de alguna manera transforma, (...) nos sensibiliza y permite entender mucho mejor la importancia de cuidar nuestros recursos, nuestro ambiente, las especies”, señala.

Una oportunidad única de interactuar con las ballenas

Tras embarcar en Puerto Pirámides –a unos 90 kilómetros de Puerto Madryn–, los turistas, que previamente deben reservar la visita, inician una excursión de alrededor de hora y media con un guía que les ayuda a interpretar lo que ven.

"A los pocos minutos ya tenemos los primeros avistamientos a simple vista, con un alto porcentaje de interacción con las ballenas”, detalla el también capitán y guía Miguel Bottazzi, hijo de Tito Bottazzi (1952-2013), otro de los pioneros.

Cada año, de junio a diciembre, cientos de estos cetáceos visitan las costas de la península Valdés.

Foto:

EFE

Y más allá de poder sacar fotos de una cola de ballena o de un salto, se logra una conexión única con unos animales con gran inteligencia emocional: “Por ahí pasa ese animal enorme por debajo de la embarcación, te mira o saca la cabeza por fuera del agua y está a un metro de la gente”, dice. “Se ven los grupos de apareamiento, bebés recién nacidos, grupos de cópula, que es un show increíble: una hembra y varios machos en cortejo... y hablamos de a veces más de 10 machos y una hembra. O sea, que hacen un show de aletas, colas; el cortejo dura horas”, dice.

(También: Proteger la Antártida para proteger el futuro de la Tierra, un reto vigente).

Tras un 2020 sin turistas, por la pandemia del coronavirus, esta temporada ha “superado ampliamente” las expectativas, según Pinino, por la gran afluencia de turismo nacional, y la perspectiva es “muy promisoria” para los próximos meses.
Con los viajes dentro de Argentina ya rehabilitados, las fronteras empezarán a reabrirse tras año y medio cerradas al turismo extranjero.

Una normalización que llega en “un año pico de población” de ballenas, afirma Bottazzi. Según el último censo que hace el Laboratorio de Mamíferos Marinos del Centro para el Estudio de Sistemas Marinos, a principios de septiembre se contabilizaron 1.138 en las costas de península Valdés, declarada patrimonio de la humanidad en 1999.

Con información de EFE

Encuentre también en Viajar:

Recuperación del sector de viajes y turismo en América Latina ha sido lenta

Arte rupestre, una ventana al pasado para conocer a Colombia

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.