El arte de observar aves de ciudad, según un 'pajarero' urbano

El arte de observar aves de ciudad, según un 'pajarero' urbano

David Lindo es presidente honorario de Colombia BirdFair 2020. Estará en Cali el 15 de febrero.

David Lindo

El 'pajarero' urbano David Lindo nació en Londres y se ha dedicado a observar, principalmente, aves en la ciudad.

Foto:

Cortesía David Lindo (Juliette Mills)

Por: Natalia Noguera Álvarez
07 de febrero 2020 , 09:01 a.m.

La intuición vino primero. David Lindo –avistador de aves, naturalista y embajador de Colombia BirdFair desde 2017– recuerda la ventana de su cuarto y el jardín de su casa. Tenía 5 años y vivía al norte de Londres. En el libro Tales from concrete jungles (2015) cuenta que miraba hacia afuera y esperaba la llegada de estorninos y de mirlos; de gorriones y de cuervos. Con 8 años aprendió que la mejor hora para ver aves en su jardín era muy temprano en la mañana, “antes de que la señora Smith, de la casa del lado, saliera a cortar el césped”.

Los libros llegaron después. Con 13 años, leyó Birds of town and suburbs, de Eric Simms, y aprendió tres lecciones: siempre observar a todas las aves, saber que se pueden encontrar en cualquier lugar (incluso en las grandes ciudades) y la importancia de detenerse a observar un solo lugar. A los 15 años, David Lindo ya era un ‘pajarero’ urbano, una vocación que marcó el resto de su vida.

Observar el cielo para encontrar aves en medio de edificios y fábricas se convirtió en la pasión y trabajo de tiempo completo de Lindo, quien además de viajar por el mundo para entregar un mensaje de cuidado y preservación, organiza salidas con ‘pajareros’ en áreas urbanas. Entre los destinos escogidos para estas actividades, por lo menos para este 2020, están España, Lituania, Perú y Estonia. Para cada salida hay una lista de aves esperadas, un cupo determinado de avistadores y un cronograma con este único fin. Este y pasarlo bien, algo que Lindo considera fundamental a la hora de ver aves.

Lindo estará en Cali el 15 de febrero, durante la Feria Colombia BirdFair 2020, para hablar de las maravillas de la migración, en el zoológico de la capital valluna. Este año, la sexta versión de este evento se realizará entre el 13 y 16 de febrero, y el tema central será 'Aves Migratorias, Viajeras sin Fronteras'.

Según explicó a EL TIEMPO vía mail, en su charla examinará “las migraciones de ciertas especies de cisnes y gansos en el hemisferio norte, en mi calidad de vicepresidente de Wildfowl and Wetlands Trust (una organización sin ánimo de lucro). Luego hablaré sobre la migración de aves en de áreas urbanas”.

¿Qué es lo que más disfruta al observar aves en las ciudades?

Realmente amo explorar mi entorno urbano. Es genial descubrir pájaros en un parque que nunca he visitado antes o incluso en una zona concurrida del centro. Me siento como un explorador que está descubriendo poblaciones de aves que nunca antes habían sido encontradas. Y las descubro, no en medio de la nada, sino en medio de un lugar.

El otro placer que obtengo de la observación de aves urbanas es encontrar especies que la gente no espera que existan en la ciudad. Podría ser una especie que, aunque sea común en zonas rurales, no se reporta con frecuencia en la ciudad. Un buen ejemplo podrían ser los zorzales dorsicanelos que vi en el corazón de la Ciudad de México. Mi guía de campo dice que estas aves no se veían allí en lo absoluto. También, avistamientos raros de especies que nunca esperarías en un área urbana como las aves marinas como Atlantic Puffins en Londres o un pingüino de Humboldt en Lima.

Cualquiera pensaría que los cielos de las ciudades no están atravesados por muchas aves. ¿Qué encuentran los pajareros en Londres o Bogotá?

La gente a menudo piensa que las aves evitan deliberadamente las ciudades e incluso llegan a no sobrevolarlas. La verdad es que, para nuestra sorpresa, pocas especies se mantienen alejadas de la población humana. La falta de hábitat, de alimentación y las alteraciones son las principales razones por las que se mantienen alejadas. Algunas aves han seguido las mismas rutas de migración durante eones y el hecho de que ahora hay ciudades debajo de sus rutas de vuelo no les impide atravesar las luces de la ciudad. Sin embargo, aquí es donde comienzan los problemas porque en algunas ciudades hay múltiples choques de aves cuando los migrantes golpean las ventanas de edificios altos.

Los observadores de aves pueden encontrar muchas especies emocionantes en ciudades como Cali, Bogotá e, incluso, Londres. La lista siempre está creciendo. Es por eso que el mantra de un observador de aves urbano es: ¡cualquier cosa puede aparecer en cualquier lugar y en cualquier momento!

¿Cuáles son los lugares que visita para ver aves en una ciudad?

Cada vez que visito una nueva ciudad tiendo a apuntar a tres lugares para la observación de aves: cementerios, jardines botánicos y un lago o embalse. Estas son las áreas que tienden a albergar la mayor cantidad de especies, sin importar en qué parte del mundo esté.

¿Qué herramientas se necesitan para ver aves en una ciudad?

La herramienta principal que se necesita es una mente abierta: estar abierto a la idea de que hay más que solo palomas. También sería útil un par de binoculares y una guía de campo.

¿Cuál es el pájaro más raro que has visto y en dónde lo ha visto?

La pregunta sobre las aves más raras siempre es difícil de responder porque depende de las circunstancias y, a menudo, se desconoce el número exacto de una especie en particular. Descubrí una gaviota de Sabine en Punta Arenas en Chile que resultó ser el registro más meridional de esa especie en el país. Aunque era un ave rara para el sur de Chile, la especie en sí no es rara.

Una de las aves más raras que he visto es el pato hawaiano. Es una especie en peligro de extinción que vive en Hawai, cuyos números verdaderos son desconocidos debido a que hibrida con el Ánade real, mucho más común.

¿Cambia la experiencia de avistar aves en zonas rurales y en ciudades?

Miro pájaros donde quiera que vaya porque están en todas partes. No hago distinción entre entornos rurales y vida urbana. En nuestros pueblos y ciudades a veces es más fácil ver ciertas especies que son mucho más tímidas en sus hábitats de campo abierto. La razón principal es que las aves están acostumbradas a los humanos y sus hábitats están tan restringidos en las áreas urbanas que tienden a ser más fáciles de encontrar.

¿Tiene algún consejo para las personas que desean comenzar a observar aves en las ciudades?

Mis consejos principales son no preocuparse demasiado por tratar de identificar cada especie que ve. Aprenda sobre las diferentes especies a su propio ritmo. No hay un estándar para alcanzar, un número mínimo de especies para ver o un examen para tomar. Solo mire hacia arriba. Sintonice su mente con la longitud de onda de la naturaleza incluso en el corazón de una ciudad. Disfrute de las aves (y de otra naturaleza) que encuentre. Conéctese con ellos y desconéctese de la vida de la ciudad, incluso solo por unos minutos. Se sentirá mucho más relajado y menos estresado.

NATALIA NOGUERA - monnog@eltiempo.com
REDACCIÓN EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.