Así se vive la navidad en Boyacá: Luces, pesebres y arepa

Así se vive la navidad en Boyacá: Luces, pesebres y arepa

Le proponemos un recorrido que combina espíritu navideño, bienestar y buena comida.

Alumbrado navideño Corrales

El alumbrado navideño de los municipios boyacenses es célebre en todo el país. Uno de los pueblos más concurridos en el mes de diciembre es Corrales.

Foto:

Rafael Herrera/ Gobernación de Boyacá

19 de diciembre 2017 , 08:26 p.m.

Si usted ha recorrido Boyacá, es probable que haya notado la verde colcha de retazos que se extiende sobre sus campos. Y si no, tal vez haya oído que sus paisajes enamoran a los viajeros, especialmente en días soleados. Pero su encanto no se ve solo durante el día y la época decembrina es la mejor prueba de ello.

El alumbrado navideño es célebre. Miles de bombillos delinean los árboles y las iglesias de las plazas principales, mientras que la cultura y las tradiciones campesinas están cuidadosamente plasmadas en los adornos y pesebres de cada pueblo. La calidez de la gente y la historia de estas tierras también atraen a visitantes de todo el país, para disfrutar de una creciente oferta turística que alcanza su máxima demanda en esta época del año.

Sugerimos dos rutas para apreciar el alumbrado de diversos municipios de Boyacá en la noche y algunos planes para descansar y relajarse durante el día. Anímese a hacer este tour, que combina espíritu navideño, bienestar y buena comida.

La bienvenida

Agua de panela, queso crema y arepa boyacense, la bienvenida ideal al departamento. El Parador del Altiplano, en el municipio de Ventaquemada, es uno de los lugares emblemáticos de la arepa (que se hace con harina de maíz y queso o cuajada, en horno de leña) y está ubicado a una hora y media de Bogotá, en la vía que conduce de la capital del país a la capital de Boyacá, Tunja.

Luego de la merienda obligatoria, la siguiente parada es Paipa, a 40 minutos de Tunja, en la vía que conduce a Sogamoso. Este municipio es el segundo más visitado del departamento, después de Villa de Leyva, según el Sistema de Información Turística de Boyacá (Situr). El Lago Sochagota y las piscinas y spas termales son ideales para una relajación total.

Este lago es insignia de la región. Se trata de un lago artificial, construido en 1956 bajo la presidencia del General Rojas Pinilla, con el propósito de aumentar el potencial turístico de la ciudad. Actualmente, ofrece deportes acuáticos como kayak, bicicletas, paseos en lancha y sky. Además, está rodeado por restaurantes y complejos hoteleros, con una variada gastronomía y una amplia oferta de tratamientos con algas e hidroterapia.

En estas aguas navega el Barco Libertad que tiene dos niveles, eslora (longitud) de 26,5 metros, manga (anchura) de 6 metros y capacidad para cien personas. La embarcación ofrece giras contemplativas y de recreación ($ 30.000 por persona), y se puede reservar para eventos o cenas especiales. Incluso, si está pensando en pedir la mano de su pareja, puede alquilar la lancha del barco, que despliega un anuncio luminoso con la leyenda, “¿te quieres casar conmigo?”.

Fotos del Barco La Libertad

El Barco Libertad fue construido hace aproximadamente tres años, en el municipio de Paipa, Boyacá. 

Foto:

Jimena Patiño /CEET

Fotos del Barco La Libertad

Vista nocturna desde el Barco Libertad, en el Lago Sochagota.

Foto:

Jimena Patiño /CEET

Primer circuito

La primera noche del tour por Boyacá puede comenzar en Duitama o en Santa Rosa de Viterbo. Es posible elegir entre conducir o contratar una ruta, cuyo costo oscila entre $ 40.000 y $ 60.000 por persona.

Entre las rutas que puede encontrar en Duitama (a 20 minutos de Paipa, por la vía a Sogamoso), se encuentra un circuito que recorre Santa Rosa de Viterbo, Tobasía, Floresta, Busbanzá, Corrales, Nobsa, Sogamoso y, finalmente, Pueblito Boyacense (de nuevo en la ciudad de Duitama). Por lo general, la hora de salida es a las 6:00 p.m. y la de regreso, a las 2:00 a.m.

En este recorrido se destacan los balcones de Floresta y la vista de la plaza central de Corrales desde la pequeña capilla donde está el pesebre; las ruanas, suéteres, bufandas y demás artículos de lana que se observan en las calles de Nobsa, así como el pesebre móvil que rinde homenaje a las labores de agricultura y artesanía de los habitantes de esta población.

Circuito 1 alumbrado en Boyacá

Vista del parque central de Corrales.

Foto:

Rafael Herrera/ Gobernación de Boyacá

Circuito 1 alumbrado en Boyacá

Vista del anuncio de bienvenida a Corrales, desde la Casa Hostal Sumercé, ubicada en el corazón del municipio. Esta casona de 1915 fue remodelada, conservando su arquitectura colonial.

Foto:

Jimena Patiño / CEET

Circuito 1 alumbrado en Boyacá

Este año, el municipio de Nobsa recrea personajes fantásticos y el castillo de Disney. 

Foto:

Victor Paz /Cotelco

Circuito 1 alumbrado en Boyacá

Réplica del castillo de Disney en Nobsa, Boyacá. 

Foto:

Victor Paz / Cotelco

Circuito 1 alumbrado en Boyacá

El pesebre de Nobsa tiene decenas de figuras con movimiento y rinde homenaje a las tradiciones del municipio. 

Foto:

John Martín / Cotelco Boyacá

Circuito 1 alumbrado en Boyacá

Las calles de Nobsa están desbordadas de artículos hechos en lana, como estas muñecas típicas boyacenses.

Foto:

John Martín /Cotelco Boyacá

Circuito 1 alumbrado en Boyacá

Capilla de Pueblito Boyacense.

Foto:

Jimena Patiño/ CEET

Circuito 1 alumbrado en Boyacá

Casa ubicada en Pueblito Boyacense (Duitama).

Foto:

Jimena Patiño /CEET

Circuito 1 alumbrado en Boyacá

Alumbrado navideño de Pueblito Boyacense (Duitama).

Foto:

Jimena Patiño / CEET

Circuito 1 alumbrado en Boyacá

Alumbrado navideño de Pueblito Boyacense (Duitama).

Foto:

Jimena Patiño / CEET

Circuito 1 alumbrado en Boyacá

Representación de los carrangueros de Ráquira, en Pueblito Boyacense (Duitama).

Foto:

Jimena Patiño / CEET

Circuito 1 alumbrado en Boyacá

Alumbrado navideño de Pueblito Boyacense (Duitama).

Foto:

Rafael Herrera/ Gobernación de Boyacá

Circuito 1 alumbrado en Boyacá

Alumbrado navideño de Pueblito Boyacense (Duitama).

Foto:

Rafael Herrera/ Gobernación de Boyacá

Circuito 1 alumbrado en Boyacá

Alumbrado navideño de Pueblito Boyacense (Duitama).

Foto:

Rafael Herrera/ Gobernación de Boyacá

Circuito 1 alumbrado en Boyacá

Visitantes en Pueblito Boyacense (Duitama).

Foto:

Victor Paz / Cotelco

Circuito 1 alumbrado en Boyacá

Alumbrado navideño de Pueblito Boyacense (Duitama).

Foto:

Victor Paz / Cotelco

Circuito 1 alumbrado en Boyacá

Pueblito Boyacense cierra sus puertas a las 2:00 a.m. en época navideña.

Foto:

Victor Paz / Cotelco

Para recargar baterías hay una opción de hospedaje en el Hotel Oicatá, ubicado en la carrera 16 #13-02, que ofrece habitaciones estándar desde $ 90.000 pesos la noche. Por otra parte, el hotel Dinastía Real, en la calle 11 # 14-70, tiene habitaciones de gama media desde $ 150.000 la noche en acomodación doble (incluye el desayuno y el acceso a la piscina). Y Kur Hotel Bio-Spa, a las afueras de Duitama, tiene habitaciones desde $ 154.000 pesos la noche, en acomodación sencilla.

Recrear los sentidos

En Pueblito Boyacense es posible apreciar las réplicas de Villa de Leyva, Tibasosa, Tenza, Monguí, Ráquira, Sáchica y El Cocuy. Esta vez, a la luz del sol.

Imperdible el paso por el spa Casilda Zafra, nombrado en honor a la heroína de la patria, natal de Santa Rosa de Viterbo, quien le envió el caballo ‘Palomo’ a Simón Bolívar, en 1819.

Pueblito Boyacense en Duitama, Boyacá

Vista de la capilla de Pueblito Boyacense, en Duitama, Boyacá.

Foto:

Jimena Patiño / CEET

Pueblito Boyacense en Duitama, Boyacá

En esta casa vive el compositor Ricardo Bautista Pamplona, creador de Pueblito Boyacense (Duitama, Boyacá).

Foto:

Jimena Patiño /CEET

Pueblito Boyacense en Duitama, Boyacá

En este lugar residen pintores, músicos, escultores y otros artistas. 

Foto:

Jimena Patiño /CEET

Pueblito Boyacense en Duitama, Boyacá

Restaurante y hotel 'La Cueva de la Luna' en Pueblito Boyacense (Duitama, Boyacá)

Foto:

Jimena Patiño /CEET

Pueblito Boyacense en Duitama, Boyacá

Altar a la Virgen en la fachada de una casa de Pueblito Boyacense (Duitama, Boyacá).

Foto:

Jimena Patiño / CEET

Pueblito Boyacense en Duitama, Boyacá

Réplica del Parque Central de Monguí, en Pueblito Boyacense (Duitama, Boyacá).

Foto:

Jimena Patiño /CEET

Pueblito Boyacense en Duitama, Boyacá

Réplica de una casa de Tibasosa en Pueblito Boyacense (Duitama, Boyacá)

Foto:

Jimena Patiño / CEET

Pueblito Boyacense en Duitama, Boyacá

Réplica de una calle de Ráquira en Pueblito Boyacense (Duitama, Boyacá).

Foto:

Jimena Patiño/ CEET

Pueblito Boyacense en Duitama, Boyacá

Casa en Pueblito Boyacense (Duitama, Boyacá)

Foto:

Jimena Patiño / CEET

Pueblito Boyacense en Duitama, Boyacá

Tienda en Pueblito Boyacense (Duitama, Boyacá)

Foto:

Jimena Patiño / CEET

Pueblito Boyacense en Duitama, Boyacá

Tienda de artesanías y artículos de diseño en Pueblito Boyacense (Duitama, Boyacá).

Foto:

Jimena Patiño / CEET

Pueblito Boyacense en Duitama, Boyacá

El hotel Los Geranios, en Pueblito Boyacense, ofrece hospedaje y servicio de restaurante. 

Foto:

Jimena Patiño / CEET

Pueblito Boyacense en Duitama, Boyacá

Piscina del spa 'Casilda Zafra', uno de los más grandes atractivos para los turistas en Pueblito Boyacense.

Foto:

Victor Paz / Cotelco

Esta casona colonial cuenta con piscina climatizada, jacuzzi, sauna, turco y zona de relajación y masajes. Con estos tratamientos (el circuito básico tiene un costo de $ 43.000 por persona), se sentirá renovado y querrá caminar por las calles de este vibrante lugar, habitado por artistas y músicos de la región. Allí mismo podrá almorzar, antes de la próxima parada: el viñedo de Puntalarga.

El Viñedo y Cava Loma de Puntalarga está ubicado en el kilómetro 7, en la vía Duitama-Nobsa, y como su nombre lo indica está en una colina. Allí se produce desde hace 35 años y, bajo la tutela del científico sogamoseño Marco Quijano Rico, el vino ‘Marqués de Puntalarga’.

Voluntaria en viñedo de Puntalarga

En el Viñedo y Cava 'Loma de Puntalarga' se realiza investigación de la viticultura en la región. Denise Hsu, una vietnamita de 30 años, se encuentra colaborando como voluntaria.

Foto:

Jimena Patiño / CEET

Cada día, desde las 9:00 a.m. hasta las 8:00 p.m., se ofrecen recorridos guiados (con reserva previa) y catas de vino. Cada botella cuesta entre $ 55.000 y $ 160.000, y las tablas de queso -que incluyen pan, aceitunas, jamón, tomate, pimienta y aceite de oliva- cuestan entre $ 45.000 y $ 55.000 pesos. Usted podrá disfrutar de una, dos o más copas de vino varietal seco de Pinot noir, Riesling y Silvaner al calor de una chimenea o viendo el paisaje del Valle del Sol.

Si decide extender su estancia en el viñedo, una opción de alojamiento es el Hotel Puntalarga, que se encuentra a los pies de la colina antes mencionada. Esta casona de arquitectura colonial y detalles en madera ofrece habitaciones estándar dobles desde $ 209.000 y suites dobles desde $ 230.000 (en temporada alta). La tarifa incluye el desayuno en el restaurante del hotel, con gastronomía típica e internacional

Hotel Puntalarga

El Hotel Puntalarga se encuentra en el kilómetro 7, vía Duitama- Nobsa.

Foto:

Cortesía Hotel Puntalarga

Segundo circuito

La segunda ruta de alumbrados navideños (con mayores distancias entre pueblos) comienza en la ciudad de Tunja. Para realizarla es necesario estar en la capital del departamento antes de las 4:00 p. m. Desde allí deberá dirigirse al municipio de Ramiriquí, siguiendo la ruta Tunja-Soracá, Soracá-Boyacá, Boyacá-Ramiriquí.

Ramiriquí se reconoce por la calidad de sus danzas folclóricas, por sus arepas de maíz y porque es el lugar de origen del exciclista profesional Juan Mauricio Soler, a quien se le rinde homenaje en un monumento en el parque principal. Este parque está adornado con el alumbrado que se inauguró el pasado 7 de diciembre, y en el que priman los verdes, morados y dorados.

A menos de 20 minutos, en la vía que lleva a Tibaná, está el municipio de Jenesano, que le sorprenderá con las pintorescas flores del jardín del parque principal, totalmente iluminado en estas fechas. No se puede quedar sin probar la tradicional 'garulla', un pan dulce y arenoso hecho con harina de maíz. 

La tercera parada está a 50 minutos de allí. Se trata de Turmequé, la cuna del deporte nacional: el tejo. En esta población está uno de los pesebres más grandes del país, con figuras de hasta cuatro metros de altura, hechas con materiales reciclables. Pero no solo eso: también podrá pedalear para iluminar el pesebre, gracias al bicigenerador que refuerza la temática del cuidado del medio ambiente.

Segundo circuito alumbrado Boyacá

Iluminación de la Iglesia de la plaza central de Ramiriquí.

Foto:

Victor Paz/ Cotelco

Segundo circuito alumbrado Boyacá

Monumento en homenaje al exciclista profesional Juan Mauricio Soler, oriundo de Ramiriquí. 

Foto:

Jimena Patiño/ CEET

Segundo circuito alumbrado Boyacá

Alumbrado navideño en el centro de Ramiriquí.

Foto:

Victor Paz / Cotelco

Segundo circuito alumbrado Boyacá

Una de las tradiciones artesanales de Jenesano es la elaboración de canastos. En la imagen, una pareja de adultos mayores del municipio demuestran cómo se elabora este artículo.

Foto:

Jimena Patiño / CEET

Segundo circuito alumbrado Boyacá

Grupo de habitantes de Jenesano, vestidos con los trajes típicos de los campesinos de la región. 

Foto:

Jimena Patiño / CEET

El cierre del recorrido es en el Puente de Boyacá. Para llegar, debe dirigirse a Ventaquemada y luego continuar por la vía que conduce a Tunja. Con más de 100.000 bombillos LED y 10.000 metros de manguera luminosa, este monumento no pasará desapercibido. Este año, las 1.200 figuras ubicadas a lo largo y ancho del lugar representan animales silvestres, frutos típicos del campo, como las plantas de maíz, y costumbres alusivas a la cosecha.

Un hasta pronto

Después del intenso recorrido, en Tunja le esperan múltiples opciones de hospedaje. El Hotel Hunza, fundado en 1977 y ubicado en la calle 21A#10-66, ofrece habitaciones entre $ 268.000 y $ 346.000 la noche. El Hotel Ocetá, situado en la calle 19 #7-64, tiene desde habitaciones sencillas hasta habitaciones triples y con jacuzzi, con tarifas entre $ 95.000 Y $ 285.000 por noche.

Por otro lado, el Hotel San Ignacio Plaza, ubicado en el centro de la ciudad (calle 18 #10-51), ofrece habitaciones en acomodación sencilla, doble o múltiple, con tarifas entre $ 103.500 y $ 246.100 (5 personas). Algunas -o muchas- horas de sueño después, estará listo para volver a su ciudad de residencia y planear su próximo viaje a Boyacá, pues si algo está asegurado después de este recorrido, es su deseo de volver.

JIMENA PATIÑO BONZA
IG: @jimepbonza
VIAJAR

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.