Mitos y verdades de la playa nudista del Tayrona

Mitos y verdades de la playa nudista del Tayrona

¿Se puede ir? ¿Está reglamentada? ¿Van nudistas? Guías y conocedores responden.

Tayrona

Partiendo de Cabo San Juan, se puede llegar a Boca del Saco, la supuesta playa nudista.

Foto:

Guillermo Ossa / El Tiempo

Por: Redacción Viajar
30 de noviembre 2018 , 12:31 p.m.

Dice la leyenda –rumores viajeros e internet– que una de las playas del Parque Nacional Natural Tayrona es para nudistas. Que europeos, norteamericanos y uno que otro colombiano reposan y descansan con toda naturalidad por Boca del saco, la última playa en la costa de esta área protegida. La biblia Google arroja promesas: ‘Boca del Saco, la playa nudista de Colombia’. ¿Qué es cierto de todo esto?

Para el guía José Luis Fernández, de Doxa Tours, nada. “Si hay uno que se desnuda es mucho. La gente pregunta, pero aquí no existe”, dice. La viajera Catalina Pérez, sin embargo, estuvo en esa playa y no solo hizo topless, sino desnudo total. “Fui con mi ex y nos quitamos todo. El mar es muy fuerte y uno no se puede meter, pero queda la experiencia chévere de ir un rato”, cuenta.

Ronald Blanco, guía turístico certificado de Magdalena, dice que ha visto a los nudistas y que conoce la ruta para llegar. “Cuando llegas al Cabo San Juan, en el Tayrona, caminas 5 minutos y encuentras Bocas del saco 1, una playa bastante amplia a la que muchos le llaman nudista, pero casi nadie se desnuda, solo algunas mujeres quedan sin brasier”, cuenta.

Ronald dice que, si se camina por esa playa hasta el final y se entra por el bosque, se llega a Bocas del saco 2. “Esa sí es la playa nudista. La mayoría de los que van, se quitan todo y se bañan y broncean con tranquilidad y naturalidad. Ambas playas están en una misma bahía, pero unas rocas separan a una de la otra. Se tiene que entrar al bosque y caminar un poco para conocer ambas”, cuenta.

Terrek Álvarez, guía de Decameron, dice que sus clientes le piden conocer las dichosas playas nudistas. Habla también de Bocas del saco, sin la distinción de 1 o 2, y como Ronald Blanco, asegura que hay personas de todas las nacionalidades que se van a conocerlas.

Sabemos, entonces, que existen. ¿Pero están reglamentadas? Según Juan Carlos Rodríguez, contratista del Parque Nacional Natural Tayrona, no existe al interior del Tayrona alguna playa nudista reglamentada o autorizada.

“Lo que pasa es que Boca del saco es la última playa del sector oriental del parque. Para llegar, tienes que pasar por Cañaveral, Arrecifes, playa Arenilla, las piscinas, las dos de Cabo San Juan y una más, que se llama playa del Medio. Luego, muy lejos, está Boca del saco. Para llegar allí, hay que caminar 2 horas y 45 minutos. Al ser una playa distante de esos conglomerados como la piscina, la arenilla, mucha gente no llega”, explica Rodríguez.

En esa playa no es posible bañarse debido al fuerte oleaje y, por lo general, es más bien solitaria. Es ahí cuando deciden entregarse al nudismo. “Bajo ese principio, cuando hacemos los recorridos de vigilancia y control entendemos y sabemos que puede haber gente sin ropa. Les decimos que no hay playas nudistas y les recomendamos vestirse”, dice Rodríguez.

Incluso, agrega que los cuatro pueblos indígenas que habitan el parque no están de acuerdo con el nudismo. “Hay un imaginario de esta playa, pero siempre hacemos la salvedad de que en el parque no hay playas nudistas”, termina.


REDACCIÓN VIAJAR@ViajarET

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.