Sostenibilidad femenina, la causa ‘de moda’

Sostenibilidad femenina, la causa ‘de moda’

Promueve la soberanía económica y crear una disciplina del consumo de contenido educativo online.

Moda

Toya Montoya se une a las iniciativas sustentables de empleabilidad femenina.

Foto:

Cortesía Naf Naf

Por: Pilar Bolívar 
13 de octubre 2020 , 09:21 p. m.

#Onemetermatters o #Unmetroimporta ha sido el credo de Toya Montoya desde que bajó de las pasarelas hace tres años, justo en el mejor momento de su trayectoria en la industria del glamur, la misma que según Elisa Tonda, jefa de la Unidad de Consumo y Producción del Programa de la ONU para el Medio Ambiente, genera el 10 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

(Le puede interesar: La fundación que le apuesta al empoderamiento con 31 niñas en la Nasa)

“Y más del 80 por ciento de textiles que se producen al año van a los vertederos –dice la exmodelo–. Esas cifras me abrieron los ojos sobre el impacto contaminante de la moda y me hicieron reaccionar de forma rápida para ser coherente con lo que hago, como prestar mi voz, mi cara y mis canales a marcas que generan un buen impacto a la Tierra”.

Montoya, actual activista sostenible, lleva siete años trabajando por la infancia de la Sierra Nevada de Santa Marta y desde el 2017 cuenta con un emprendimiento verde O2 Reserve, dedicado a comprar tierras en el Magdalena Medio en alto grado de deforestación bien sea por la minería ilegal, los monocultivos o la ganadería extensiva para convertirlas en reservas de la sociedad civil a fin de proteger el bosque húmedo tropical mediante compensaciones voluntarias.

De ahí que en estos días, la publicista de profesión y ambientalista de corazón esté renaciendo y motivando a muchas mujeres a crear comunidad en torno a la generación de una nueva conciencia social.

Y lo hace no solo a través de sus redes sociales, sino como promotora de campañas de marcas como Naf Naf que invitan a la donación de ropa usada en buen estado para entregarles a mujeres de bajos recursos que debutarán en el mercado laboral.

También como mentora de Somos Colectiva, la primera plataforma de mujeres emprendedoras con una alta dosis sustentable, que se estrenó hace 10 días y convocó a 310 colombianas movidas por la sororidad y la búsqueda del equilibrio personal y ambiental.

(También: ‘#EllasHablan’, la nueva iniciativa de empoderamiento para mujeres)

María Camila Pava, cofundadora de Somos Colectiva, dice que destinarán “el 20 por ciento de las suscripciones a la Fundación Natalia Ponce de León y con cada evento online y offline (cuando podamos realizarlos) apoyaremos una causa de algunos de los pilares de la sostenibilidad. En este caso, fue un pilar social al aportarle al grupo de mujeres sobrevivientes de violencias de género con agentes químicos; más adelante nos enfocaremos en bonos de compensación de huellas de carbono y reforestación”.

Sentimiento comunitario y sustentable

El apoyo a los emprendimientos, el sentimiento de colectividad y el cuidado ambiental fueron temas que se convirtieron en tendencias durante el confinamiento.
En redes sociales se disparó la búsqueda de ideas sobre “cómo apoyar a los pequeños negocios” (en Australia creció 3.124 por ciento y en EE. UU., 746 por ciento, según datos de abril del informe de microtendencias de la vida en cuarentena en el mundo, publicado por Pinterest).

(Lea: Las colecciones más destacadas de la semana de la moda de París)

Mientras, en Colombia las cifras de mujeres que perdieron sus empleos por la emergencia sanitaria desatada por el covid-19 motivaron a María Camila Pava y Eleonora Wills a la creación de Somos Colectiva, iniciativa enfocada en el aumento de la productividad en términos de educación, emprendimiento y empleabilidad y en la generación de hábitos sostenibles y bienestar.

“En el 2019, la tasa de desempleo estaba en 13,9 % y este año ya vamos en más de 25 %. La brecha de desempleo entre mujeres y hombres es de 66 % y en este momento de crisis, la recuperación del empleo para las mujeres será más lento, y al estar inactivas laboralmente, nos volvemos dependientes económicamente y ello puede desencadenar casos de violencia intrafamiliar”, dicen las cofundadoras de esta plataforma diseñada para dar 25 charlas, experiencias y recursos descargables, con una suscripción mensual.

“La idea es que las mujeres consuman el contenido a lo largo del mes según su disponibilidad de tiempo y sus intereses, pues crearemos más contenido para suscripciones futuras con otras mentoras, experiencias y sorteos entre la comunidad. Por ejemplo, uno de nuestros aliados es Comfama y regalará un taller con expertos en emprendimiento, valorado en 4 millones de pesos, el cual rifaremos entre las suscritas, a quienes les enviamos kits de marcas emergentes y sostenibles”, explica Pava.

La movida colectiva ‘online'

En esta misma línea de iniciativas online está la primera colectiva que desde 1985 viene haciendo del activismo un arte. “Hemos tenido 160 años de feminismo y siglos enteros de misoginia y odio hacia las mujeres; estas cosas no cambian tan rápido”, asegura detrás de su máscara de gorila Käthe Kollwitz, una de las fundadoras de Guerrilla Girls, y que, no obstante el eco de su rugido feminista, aún revela un marcado sexismo y racismo en las escenas artística, política y sociocultural.

“La buena noticia es que no hace falta ser una Guerrilla Girl para ser activista. Cualquiera puede hacer su propia loca campaña de activismo”, agrega su colega ‘Frida Kahlo’, aplaudiendo la revolución de su avanzada mediante las nuevas comunidades digitales que convocan a millones de mujeres por medio de las redes sociales.

Las iniciativas feministas son multitasking y les apuntan a las jóvenes. Las hay para formarse como la futura Presidenta de los Estados Unidos (She Should Run), pasando por las de networking (The Wing, con espacios de reunión y trabajo solo para mujeres) o las agencias de booking para fotógrafas (Girl Gaze, que enaltece la inclusión mediante modelos de todos los formatos).

(Le recomendamos: La fundación que le apuesta al empoderamiento con 31 niñas en la Nasa).

Y están las que hacen de la sororidad un tema de niñas y adolescentes como Girls Who Code (forma a las niñas en las TIC, diseño web y desarrollo de apps) y Somos Colectiva, cuyo discurso de autodisciplina para el consumo de contenido online con herramientas para emprender y ser más productivas laboralmente garantizando la conservación del planeta busca seducir a más del 52 por ciento de las mujeres que actualmente hacen parte de grupos sociales y al 70 por ciento de las que consumen formación virtual.

PILAR BOLÍVAR
Especial para EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.