Una buena noticia para las víctimas de prótesis PIP de mala calidad

Una buena noticia para las víctimas de prótesis PIP de mala calidad

Corte francesa afirma que certificador alemán sí fue él responsable de los defectos de fábrica.

Implante PIP

Imagen de archivo de una de las prótesis mamarias de la compañía francesa Poly Implant Prothèse (PIP).

Foto:

AFP

Por: REDACCIÓN SALUD
10 de octubre 2018 , 05:18 p.m.

Cerca de 1.600 mujeres colombianas recibieron esta semana una buena noticia por parte de la corte de casación de Francia, que decidió anular una decisión judicial que, en primera instancia, había librado al certificador alemán TÜV Rheinland de la responsabilidad en los defectos de fábrica de las prótesis mamarias PIP.

Esta decisión es considerada como una victoria para las mujeres que demandaron a esa compañía alemana, la mayoría de ellas representadas por la firma Lozano Blanco & Asociados, pues se reactivará el proceso para determinar los daños e indemnizaciones monetarias.

“Esta es una de las decisiones más importantes de la justicia francesa en el caso hasta ahora y beneficia a miles de víctimas de los defectuosos implantes PIP. Es un hito en la lucha por los derechos de las afectadas por las prótesis y permite que se reactive el proceso para determinar indemnizaciones completas a favor de ellas”, dijo en un comunicado la firma de abogados.

La decisión favorece al primer grupo de demandantes, pues actualmente la firma cuenta con más de 10.000 representadas en más de 49 países alrededor del mundo por el mismo tema.

De acuerdo con la corte francesa, TÜV sí tenía una obligación de vigilancia sobre el fabricante de las prótesis y cometió importantes fallas en la ejecución de esa tarea.

“Por ejemplo, al no revisar adecuadamente un sistema de control de insumos, que habría permitido detectar inconsistencias en el uso de materias primas”, explica Lozano Blanco & Asociados.

Con el fallo, el estudio del caso deberá reactivarse en el Tribunal de Apelaciones, lo cual constituye un paso transcendental hacia el objetivo de obtener reparaciones integrales para todas las víctimas.

“El futuro de todas estas mujeres en el 2011 era que jamás serían reparadas. Las heroínas en este caso son las 1.500 mujeres colombianas que se atrevieron a acudir a los tribunales franceses y a luchar contra un gigante de la talla d TÜV Rheinland que, hasta hoy, se había sentido vencedor. El camino que ellas iniciaron le dio el valor a más de 10,000 mujeres más para reclamar”, dijo la abogada Natalie Lozano, socia fundadora de Lozano Blanco.

“Es indignante que tanto TÜV como los distribuidores de varios países se hayan hecho pasar por víctimas en este dramático caso. Ellos fueron los victimarios: tanto TÜV, como el fabricante, como los distribuidores. Y a todos les llegará el momento de responder”, agregó.

Los antecedentes

El escándalo de los implantes mamarios PIP se remonta al año 2010, cuando comenzaron a ser retirados del mercado por no cumplir estándares de calidad.

De acuerdo con la autoridad sanitaria francesa (AFSSAPS) los exámenes realizados a las muestras de implantes PIP demostraban que su relleno de gel no era equivalente al descrito por el fabricante cuando obtuvo los permisos sanitarios correspondientes en el país galo.

Efectivamente, es un gel obtenido de los materiales crudos de la familia de las siliconas, pero no alcanza el nivel de calidad requerido para ser utilizado en implantes mamarios.

La principal consecuencia de este defecto técnico es que cuando se realizan exámenes de elongación al implante hasta su ruptura, este no cumple con los estándares de calidad. Los PIP tienen una tasa de ruptura de entre el 25 y 30 por ciento, mientras que los implantes de otras marcas apenas alcanzan cifras entre el 2 y el 15 por ciento. En caso de ruptura, la sustancia produce irritaciones en la piel.

Después de conocer la alerta sanitaria emitida por las autoridades de salud en Francia, el 12 de octubre de 2010, el Invima de Colombia, emitió la Alerta 008-2010 suspendiendo la importación de estas prótesis y solicitando el decomiso y destrucción del producto.

El 14 de noviembre del 2013, el Tribunal de Comercio de Toulon falló a favor de las mujeres con implantes PIP y halló culpable a la firma alemana TÜV Rheinland, certificadora de los implantes, "por haber actuado con negligencia frente a su obligación de controlar el proceso de calidad de las prótesis".

TÜV Rheinland, valga recordar, es una empresa alemana que se dedica a certificar la calidad de muchos productos, que van desde dispositivos médicos hasta plantas nucleares.

La condena fue una indemnización inicial de 3.400 euros por demandante, los cuales ya fueron pagados a las 1.514 afectadas.

Sin embargo, en julio del 2015, el Tribunal de Apelación de Aix-en-Provence revocó el fallo de primera instancia y declaró que TÜV no podía ser responsable de los daños causados, e inmediatamente se inició el proceso de casación de esa decisión.

REDACCIÓN SALUD
@SaludET

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.