Vaginas de exposición / Sexo con Esther

Vaginas de exposición / Sexo con Esther

El rejuvenecimiento vaginal crece en un mundo en el que el culto por la estética no tiene límites.

Sexualidad femenina

Hay que derrumbar pudores y eliminar miedos con respecto al cuerpo.

Foto:

123RF

Por: Esther Balac
19 de enero 2019 , 10:00 p.m.

Es una tendencia que termina imponiendo patrones de forma, color y textura en áreas –como nuestro departamento inferior– hasta hace poco aceptadas sin reparo por lo que despertaban en la contraparte. Y no por bonitas y simétricas.

El asunto es que buscando la armonía y los colores señalados para la planta baja por revistas y expertos, el mercado se ha llenado de ofertas que garantizan desde simples despigmentaciones hasta la remodelación completa de la zona genital femenina con la promesa de dejarla cero kilómetros, dignas de exposición y de ganar un concurso entre pares.

Lo cierto es que muchas mujeres, que nunca se preocuparon por lo decorativo de aquellas partes, empezaron a inquietarse y a acomplejarse al percibir que las mismas se apartaban de los moldes que sugerían los anuncios y se volcaron a buscar a los diseñadores vaginales que, además de promocionarse por todos lado, competían entre sí con equipos y procedimientos, a cual más de rebuscados, que terminaron por convertirse en opciones obligadas para las señoras de hoy.

Y por esta vía se ofrece erradicar flacidez, atrofia, sequedad y picazón de la vagina, dolores durante el aquello y, por supuesto, la disminución de las sensaciones durante las faenas de catre; todo, bajo la sombrilla de que lo que se busca es devolverle la juventud a ese territorio y, de paso, su capacidad para proporcionar y percibir disfrute pleno.

Pues hasta aquí, valga decirlo, todo suena bien y hasta estimulante. El problema es que para lograr todas estas maravillas, los arquitectos perineales echaron mano de algunos dispositivos basados en energía –como láser y radiofrecuencia– que acaban de ser prohibidos por la agencia regulatoria de Estados Unidos (FDA) después de comprobar que no sirven para nada y que, por el contrario, pueden acarrear más riesgos que beneficios.

De hecho, la FDA aseguró, hace dos semanas, que el tratamiento de estas molestias con terapias basadas en energía puede llevar a eventos adversos graves como quemaduras vaginales, dejar cicatrices y favorecer la aparición de dolores intensos que tienden a cronificarse, lo cual acaba convirtiéndose en una verdadera tragedia.

De ahí que las autoridades sanitarias recomienden evitar este tipo de intervenciones. Y en caso de que hayan generado algún tipo de molestia después del procedimiento, sugieren reportarla de manera urgente con el objetivo de alertar a la comunidad sobre estos riesgos. Una medida buena, sin duda.

La verdad, quería llegar hasta aquí, solo para decirles que no existen clones de vaginas y que su forma, color y aledaños forman parte de la individualidad de cada mujer. De ahí que pretender homogenizarlas es una mera necedad. Aquí hay que decir, que por el lado de los señores, ellos jamás se detienen en supervisiones y terminan aceptando las cosas sin exigencias mayores.

Aquí debe imperar el sentido común, ese que empuja a decir que las vaginas muy blanqueadas, por lo general, pueden resultar tan falsas que sacan corriendo a los hombres; sobre todo, a esos acostumbrados a ver en las asimetrías y relieves vaginales naturales una fuente consistente de estímulo.

Así que, por ahora, las invito a sacarle verdadero provecho a la dotación sexual y dejar el blanqueamiento para otro día. Que sean vaginas de exposición no las hace más atractivas.

Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO
En Twitter: @SaludET

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.