La descripción de una nueva enfermedad, de Colombia para el mundo

La descripción de una nueva enfermedad, de Colombia para el mundo

La epidemia del zika, además de los aprendizajes familiares, permitió un hito científico en el país.

Microcefalia

Al menos 318 niños con microcefalia asociada al zika nacieron en el país durante la epidemia.

Foto:

EFE

Por: Carlos F. Fernández - asesor médico de EL TIEMPO
21 de octubre 2018 , 11:00 a.m.

Corría octubre del 2015 y una epidemia nueva aterrizaba en Colombia: el zika. Para entonces, hay que decirlo, se conocían los síntomas y el cuadro clínico general producido por este virus a partir de los reportes de su paso por otros lugares, pero se desconocían -por completo- sus efectos sobre el desarrollo neurológico y menos en su etapa de gestación.

Sin embargo, al llegar al país se encontró con el Instituto Nacional de Salud (INS) y el Ministerio de Salud que tenía las lanzas en alto porque acababan de enfrentarse al chikungunya.

En los comienzos de la fase epidémica de este nuevo intruso y cada semana en promedio afectaba entre 20 y 750 personas cada semana. Con esos números el INS empezó a escudriñar entre los sueros de los pacientes en los se sospechaba habían sido infectados por algún tipo de arbovirus con el fin de darle forma y de paso capacitar de manera intensiva a los responsables de la salud pública en las áreas donde habita el aedes aegypti, mosquito que lo transporta.

Ya para diciembre de ese año, mientras la epidemia avanzaba, el mundo conoció de una posible asociación entre el recién llegado virus y el aumento de los defectos congénitos en los niños, principalmente microcefalia. Ante esta alerta, y ya con más herramientas, se activó una vigilancia más intensificada con diferentes medidas de prevención orientadas a hacer seguimiento estricto sobre todas las mujeres que durante su embarazo hubieran tenido cualquier síntoma compatible con la infección del zika.

El asunto no daba espera y se necesitaba garantizar, además del adecuado diagnóstico, todos los soportes sociales en la atención oportuna de las más de 18.000 embarazadas afectadas. Aunque era una situación grave, lo cierto es que los casos permitieron medir la probabilidad de ocurrencia de estos defectos, pero también definir un mapa completo de estos daños causados por el virus, además de probar su presencia en todos los tejidos fetales.

Es así como por primera vez en el mundo, un equipo de investigadores del INS
determinó la presencia del zika en el ojo, lo que de inmediato exigió definir directrices y planes de seguimiento visual a todos los niños potencialmente infectados durante la gestación, con lo que nació una ruta de atención específica para una nueva entidad.

Todos los esfuerzos de investigación adelantados desde el INS, en compañía de otros centros internacionales, con el apoyo de las secretarías de salud, permitieron que Colombia le presentara al mundo un nuevo síndrome que empezó a ser reconocido por el cuerpo médico y epidemiológico a todo nivel: el Síndrome de Zika Congénito (SZC).

Martha Lucía Ospina, directora del INS, asegura que "estamos ante nuevos retos para la ciencia y debemos seguir trabajando para obtener nuevas respuestas".

Pero esto no fue todo, porque hoy Colombia no solo tiene las cifras de una epidemia que afectó a 100.000 personas, sino también los resultados y la proyección de las acciones sociales que a partir de entonces tuvieron que desplegarse sobre una generación de más de 300 niños que nacieron con defectos congénitos del sistema nervioso central asociado al zika (Síndrome de Zika Congénito).

Todo porque el país también fue el primero en el mundo en hacer seguimiento y estudiar de manera profunda a estos niños nacidos durante y después de la epidemia, de ahí que el INS, de la Sociedad Colombiana de Oftalmología, la Asociación Colombiana de Neurología y el Centro para el Control de Enfermedades (CDC, de los Estados Unidos), se dieron a la tarea desde hace dos años de reconstruir la historia natural de esta enfermedad infecciosa con un seguimiento intensivo de todo el desarrollo neurológico de los niños afectados por el virus durante su desarrollo, incluso los que no tuvieron daño aparente.

Marcela Mercado, investigadora del INS, dice que paralelo a los esfuerzos del programa intensificada escogieron a Barranquilla, Cúcuta y Cali, donde hubo más embarazadas infectadas, para hacer un seguimiento hasta los dos años de edad. "Esto con el fin de determinar con exactitud, no solo las probabilidades de daño, sino el tipo de defectos que puede causar el virus en todas las etapas del embarazo e incluso después del nacimiento", explicó. Todo porque hasta ahora, indica, dichas posibilidades eran completamente desconocidas y hay que estudiarlas con certeza. Un legado para todas las ramas de la medicina y de la epidemiología.

Y es que a pesar de haberse estabilizado la epidemia, el seguimiento especial a los bebés con posible SZC se refuerza con análisis periódicos en todas las ciudades, principalmente en Neiva y Barranquilla, donde se han hecho brigadas de atención a las madres y al desarrollo de sus bebés con grupos interdisciplinarios de especialistas.

Hay que ser claros y reconocer que estas brigadas se hacen con recursos del INS y tecnología de avanzada, que implicó la compra de equipos para determinar con exactitud posibles afectaciones del virus.

Esta historia ha sido un aprendizaje para muchas familias pero también ha permitido, gracias al rigor y al juicio de los investigadores nacionales, ver en los niños la posibilidad de ir hacia adelante con miras a obtener resultados, como dice César Burgos, presidente de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas, encontrar todos los elementos que no solo el país sino el mundo entero pueden poner en práctica para hacer prevención de verdad y enfrentar próximas amenazas.

Carlos F. Fernández
Asesor médico de EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.