Hongos: esos molestos inquilinos que hay que conocer

Hongos: esos molestos inquilinos que hay que conocer

Están en todas partes y los de la piel son muy frecuentes. ¿Qué son y cómo tratarlos?

Hongos en los pies

La infección del pie de atleta y los hongos en las uñas de los pies son muy comunes. Se contraen en duchas o piscinas.

Foto:

123rf

Por: Carlos Francisco Fernández
22 de enero 2018 , 09:53 p.m.

Los hongos son un grupo de seres vivos diferentes de las plantas y de los animales, razón por la cual se clasifican en un reino aparte llamado fungi. Y la ciencia que los estudia se llama micología.

Tienen gran capacidad para adaptarse y, de acuerdo con el dermatólogo Campo Elías Páez, pueden desarrollarse sobre cualquier medio o superficie y se reproducen por medio de esporas, las cuales son diseminadas principalmente por el viento y por el agua.

Son, según el especialista, descomponedores: transforman la materia orgánica en sustancias más simples y asimilables por otros seres vivos, y, así mismo, pueden formar asociaciones de beneficio mutuo con otra células; por esta razón, en el caso de los humanos, “pueden ocasionar enfermedades o incluso llevar a la muerte”, aclara Páez.

Según César Burgos, dermatólogo y vicepresidente de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas, no se conoce con exactitud el número de especies de hongos que pueden existir, pero explica que se han descrito aproximadamente 80.000 en todo el mundo.

Burgos explica que de ellos al menos 200 tipos pueden ser patógenos para los seres humanos. Los más comunes son las distintas especies de cándidas y aspergillus, capaces de producir infecciones localizadas y generalizadas que pueden cursar con sintomatología similar a la de infecciones por virus y bacterias.

Según datos de la Fundación Global Action Fund for Fungal Infections (Gaf-fi), más de 300 millones de personas en el mundo son afectadas por infecciones graves causadas por hongos
. Y –añade dicha organización– más de 1,3 millones de personas mueren al año por su causa; principalmente, enfermos de sida, cáncer, tuberculosis y asma.

Clasificación

De una forma sencilla, los hongos pueden ser divididos en mohos, levaduras y dimórficos. Las levaduras son redondas u ovaladas y los mohos, filamentosos y tubulares. Por su parte, los dimórficos –advierte Burgos– son la mezcla de los dos. Sin embargo, no es tan fácil clasificarlos entre los que son peligrosos para los humanos.

Características

Las micosis –así se llaman las infecciones por hongos–, según lo explica el dermatólogo Campo Elías Páez, varían mucho en sus manifestaciones, pero tienden a ser enfermedades subagudas o crónicas de curso recurrente. “Los hongos rara vez producen infecciones agudas, como las ocasionadas por muchos virus y bacterias”, asegura. Además, la mayoría de las infecciones fúngicas, por lo general, aparecen luego de un contacto con un reservorio ambiental o a partir de la flora de hongos que viven en las misma persona.

Gladys Melgarejo, también dermatóloga, explica que dichas micosis pueden ser de tres tipos: profundas, que efectúan vísceras y órganos internos; subcutáneas, que pueden instalarse debajo de la piel, y superficiales, las cuales se quedan en la piel.
Los llamados dermatofitos y las levaduras son los hongos que más afectan la piel. “Se multiplican e invaden a partir de la queratina muerta que se desprende de las capas superficiales la piel, el cabello y las uñas, por eso tienden a crecer allí”, concluye Melgarejo.

Síntomas

Los síntomas y aparición de una infección fúngica en la piel dependen del tipo de hongo que la ha causado, así como de la parte del cuerpo afectada. Por ejemplo, las erupciones causadas por hongos a veces se confunden con otras condiciones de la piel, como la psoriasis y el eczema, señala Campo Elías Páez.

“Esto puede manifestarse como erupciones de diferentes tipos, enrojecimiento, descamación, comezón, agrietamiento, dolor y sobreinfección”, añade. En otros dejan una apariencia fina similar a la piel seca.

Tratamiento

Es preciso cambiar de hábitos. En este caso es aconsejable que la persona se asegure de secar bien el área afectada después del lavado, especialmente en los pliegues de la piel.

Por lo general, se necesita un tratamiento antimicótico directamente sobre la zona afectada de la piel. Estos son conocidos como tratamientos tópicos.
Existen gran variedad de cremas, lociones, pinturas, champús y polvos medicamentosos. Muchos de ellos están disponibles en la farmacia sin receta médica. También hay antimicóticos orales, de acuerdo con la severidad y el tipo de infección.

Las infecciones más comunes

Las infecciones de la piel por hongos se conocen como tiñas, y estas son las más frecuentes:

El pie de atleta (tiña pedis). Es causada por un hongo que crece en áreas cálidas y húmedas; por ejemplo, entre los dedos. Provoca grandes molestias en la zona afectada, que generalmente se manifiestan con picazón, escamas y enrojecimiento, así como grietas de color blanco, muy desagradables, entre los dedos. Ocasionalmente puede causar ampollas.

Una persona puede infectarse con el pie de atleta al caminar descalza sobre suelos húmedos y contaminados, tales como duchas comunes, piscinas o saunas
. Además, al no lavarse las manos después de tocar una superficie contaminada, se puede propagar la infección a otras partes.

Infecciones de las uñas (tiña unguium). Estas infecciones suelen comenzar en el borde de la uña y se extienden poco a poco hasta la base. Pueden necesitar un largo tiempo para desarrollarse. Los signos más notables son la alteración del color y el deterioro de la uña, pudiendo resultar afectado también el tejido circundante.

Cuando la infección ha tomado fuerza puede llegar a ser muy doloroso usar zapatos. Las uñas de los pies suelen verse más afectadas que las de las manos.

Tiña corporal (tinea corporis). Esta infección suele afectar partes expuestas del cuerpo, como brazos, piernas o cara, y causa una erupción en forma de anillo rojo. Es contagiosa. Se contrae al entrar en contacto con alguien que ya tiene o tocar objetos contaminados, como la ropa de vestir o la de cama. Los animales domésticos, como ovejas, vacas y las mascotas, pueden ser portadores de los hongos que causan la tiña.

CARLOS FRANCISCO FERNÁNDEZ
Asesor médico de EL TIEMPO @SaludET

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.