¿Qué es el asbesto y por qué es nocivo para la salud?

¿Qué es el asbesto y por qué es nocivo para la salud?

Pese a la evidencia, en Colombia se permite aun el uso de este material potencialmente mortal.

Asbesto

En Colombia son cerca de 300 las víctimas anuales por el asbesto. En imagen de archivo, protesta de Greenpeace contra este material.

Foto:

Mauricio León - EL TIEMPO

Por: Redacción Salud
04 de marzo 2019 , 01:25 p.m.

La orden de un juez administrativo de Bogotá al Gobierno para que se implemente una política que permita sustituir el asbesto, conocida este lunes, es lo más cerca que se ha estado de erradicar este material potencialmente mortal del país.

Vía Congreso se han caído al menos siete proyectos de ley orientados a dejar de usar asbesto en Colombia, bajo la premisa de que actualmente son pocos los países del mundo donde no se ha abolido su uso.

Se sabe, con evidencia de sobra, que el asbesto puede afectar la salud cuando se respira aire en el que las fibras del compuesto se encuentran suspendidas como resultado de las actividades en las cuales se produce la liberación de este material.

Las personas con mayor exposición son quienes han trabajado en la industria del asbesto, por ejemplo en la construcción de barcos, fabricación de materiales de construcción y manejo de material aislante, entre otras actividades, en las que el trabajador ha estado expuesto a cantidades importantes del material presente en el aire inhalado.

Y es que el asbesto es utilizado para múltiples aplicaciones, como cañerías de vapor, calderas, conductos para hornos, cartón grueso, materiales para insonorizar o decorar, compuestos para resanado y empalme, pinturas con textura, techos, tejas y enchapes, adhesivos para instalar baldosas, pastillas de frenos para carros y hasta tampones femeninos.

Eventualmente también tienen altos niveles de exposición los familiares de estas personas, debido al transporte de las fibras del asbesto en la ropa de los operarios y el potencial contacto por parte de los parientes, en el caso que no se haya contado con las medidas de seguridad y salud en el trabajo, enfocadas en la prevención de la contaminación secundaria.

Cuando las fibras del asbesto en el aire son inhaladas, es posible que éstas se peguen a la mucosidad de la garganta, tráquea, bronquios (vías respiratorias mayores de los pulmones) y que sean eliminadas al toser o al tragarse. Sin embargo, otras de las fibras (las de menor tamaño) alcanzan el extremo de las vías respiratorias menores en los pulmones y pueden penetrar en el recubrimiento exterior del pulmón y pared torácica (pleura).

Estas fibras pueden irritar las células pulmonares o la pleura, lo cual eventualmente incremente el riesgo de causar cáncer pulmonar o mesotelioma, según indica la Sociedad Americana de Cáncer.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 125 millones de personas están expuestas a esta fibra, y más de 110.000 mueren anualmente a causa de alguna enfermedad respiratoria producida por el asbesto.

Según Global Union, asociación sindical suiza que agrupa a más de 20 millones de trabajadores del mundo, en Colombia mueren cerca de 320 personas al año a causa de alguna enfermedad relacionada con el asbesto.

Qué es el asbesto

Es el nombre que se le da a seis minerales de origen natural que existen en el medio ambiente como manojos de fibras que pueden separarse en hilos delgados y duraderos para usarse con fines comerciales e industriales.

Químicamente, los minerales del asbesto son compuestos de silicato, lo que significa que contienen átomos de silicio y de oxígeno en su estructura molecular.

Estas fibras son resistentes al calor, al fuego y a las sustancias químicas y no conducen electricidad. Por estas razones, el asbesto se ha usado extensamente en muchas industrias. Otros minerales como el asbesto se encuentran en el ambiente natural, incluso la erionita.

Los minerales de asbesto se dividen en dos grupos principales: asbesto serpentina y asbesto anfibólico. El primero incluye el mineral crisótilo, el cual tiene fibras largas, rizadas, que se pueden entrelazar, y es el que se ha usado mucho en aplicaciones comerciales.

El segundo incluye la actinolita, tremolita, antofilita, crocidolita y amosita. El asbesto anfibólico tiene fibras rectas como agujas que son más quebradizas que las fibras del asbesto serpentina y tienen más limitación para poderse trabajar.

Los síntomas

Las personas que han estado expuestas (o que sospechan haber estado expuestas) a las fibras de asbesto en su trabajo, por el ambiente o en su casa por algún familiar, deben informar a su médico sobre sus antecedentes de exposición y si experimentan algún síntoma o no.

Según el Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos, dichos síntomas de las enfermedades relacionadas con el asbesto pueden presentarse muchas décadas después de la exposición y algunos de los más importantes son adelgazamiento; dificultad para pasar alimentos; dolor o tensión en el pecho; falta de aire, silbidos o ronquera; falta de apetito; fatiga o anemia; hinchazón del cuello o de la cara; sangre en la flema que sale de los pulmones al toser; y tos persistente que empeora con el tiempo.

Para diagnosticar cualquier enfermedad relacionada con el asbesto, se puede recomendar un examen físico completo que incluya una radiografía de pecho y pruebas de funcionamiento de los pulmones.

La radiografía de pecho es actualmente la herramienta más común que se usa. Aunque las radiografías de pecho no pueden detectar las fibras de asbesto en los pulmones, pueden ayudar a identificar cualquier signo inicial de una enfermedad pulmonar causada por la exposición a este material.

Una biopsia de pulmón que detecta fibras microscópicas del asbesto en muestras de tejido pulmonar extraído quirúrgicamente es la prueba más confiable. Una broncoscopia es una prueba menos invasiva que la biopsia y detecta las fibras de asbesto en el material que se enjuaga después de extraerse del pulmón.

Es importante enfatizar que estos procedimientos no pueden determinar cuánta haya sido la exposición de una persona al asbesto o si se presentará una enfermedad. Las fibras de asbesto pueden detectarse también en la orina, en la mucosidad o en las heces, pero estas pruebas no son confiables para determinar la cantidad de asbesto que se encuentra en los pulmones de la persona.

REDACCIÓN SALUD

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

Sal de la rutina

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.