¿Deberían dejar entrar mascotas a los restaurantes? Este es el debate

¿Deberían dejar entrar mascotas a los restaurantes? Este es el debate

Un trino del alcalde de Bogotá, que plantea esta posibilidad, generó reacciones a favor y en contra.

Debate por propuesta para que los perros puedan entrar a restaurantes

Hay restaurantes que reciben a los perros en sitios especiales para ellos.

Foto:

123rf

07 de septiembre 2018 , 10:18 p.m.

“Con encuesta que contratamos, encontramos que el 72 por ciento de los hogares bogotanos tiene perro. Hay que cambiar la Ley 9 de 1979 para permitir a los restaurantes que deseen permitir el ingreso de mascotas, hacerlo”. Este fue el trino del alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, que ha generado toda clase de reacciones. Para muchos es una discusión poco relevante. Lo envió el pasado primero de septiembre.

Como explicó el alcalde a Blu Radio, “las mascotas son hoy parte de la familia. Al permitirlo, los restaurantes tendrán más clientes. Cada quien puede tomar la medida que quiere sobre este tema”.

Y añadió –basado en un estudio del Distrito– que “el hecho de que los establecimientos comerciales ofrezcan la posibilidad de ingresar con su mascota los hace más llamativos para los consumidores y hace que ellos se sientan más satisfechos con el servicio”.

Y aunque el anuncio del alcalde abrió un interesante debate, vale recordar que en Bogotá y en varias ciudades colombianas ya existe un amplio listado de restaurantes y centros comerciales que permiten el ingreso de mascotas. Los llamados establecimientos pet friendly.

¿Qué opinan los dueños de las mascotas? ¿Están de acuerdo los propietarios de los restaurantes?

Guillermo Gómez, presidente ejecutivo nacional de la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica (Acodres), le explicó a EL TIEMPO que los restaurantes no son solo un sitio de producción o comercialización de alimentos, sino sitios que ofrecen una experiencia completa.

“La gastronomía no se reduce a vender comida. Adentro de un restaurante, entre las mesas y sillas, no se puede controlar la conducta de las mascotas y se pone en riesgo la experiencia y la seguridad de los clientes”, explica Gómez.

No obstante, reconoció que está de acuerdo con los restaurantes y demás espacios amigables para las mascotas, cada vez más de moda y con mucha acogida.

“Yo invitaría al alcalde Peñalosa a pensar primero en la inclusión de las personas. No discriminar por raza o por apariencia a las personas que entran a un restaurante podría ser un buen comienzo”, afirmó Guillermo Gómez. Y añadió que para poner en marcha iniciativas como estas hay que tener en cuenta los requerimientos de salubridad. “Son importantísimos”, dijo.

Adentro de un restaurante,
entre las mesas y sillas, no se puede controlar la conducta de las mascotas y se pone en riesgo la seguridad de los clientes.

Y aunque muchos de los que aman a las mascotas celebran esta posibilidad, no todos están de acuerdo con la propuesta del mandatario capitalino.

Carolina Baquero tiene dos perros adoptados, que quiere y cuida como si fueran sus hijos. Pero asegura que no los llevaría nunca a un restaurante.

“Ese es un espacio que yo quiero tener con mis amigos o con mi pareja, y no estar pendiente de los perros: si se portan bien, o que tal vez llegue otro perro agresivo. No lo disfrutaría”, comenta Baquero.

Además, ella cree para querer y darle un buen cuidado a un perro no hay necesidad de cargarlo para todo lado. “Y si quiero llevarlos, ya existen los espacios pet friendly para ellos”, asegura.

Para Juan Antonio Serrano, quien manifiesta odiar a los perros, sería una muy mala noticia. “Simplemente no iría a esos sitios donde les permitieran entrar”, dice este economista. Y sigue: “Que por razones de higiene y de seguridad ojalá no prospere la iniciativa del alcalde”, dice Rodríguez.

Diana Díaz, directora comercial de Bagatelle, uno de los restaurantes que han sido pioneros en ser dog friendly, opina que estarían muy de acuerdo en que las mascotas entren a sus restaurantes siempre y cuando los clientes que estén sentados estén de acuerdo.

“Nos parecería excelente que esta idea se expandiera y no se detuviera”, añade Díaz.
Para Catalina González, de la Fundación Perros de Casa, es una idea “un poco descabellada, pues las mascotas deben ocupar su lugar”. Ella, que es una amiga de los animales, le parece que es como llevar a un perro a un bar.

“Mi abuela me enseñó que hay un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar. Nos falta todavía mucha educación inclusiva para llevar a nuestros perros a un centro comercial, donde muchas veces los dueños no impiden que sus mascotas hagan sus necesidades y no limpian si pasa”, comenta González.

Para ella, en los restaurantes se debe ser muy cuidadoso con el manejo de alimentos; incluso, las personas que trabajan en ellos deben tomar cursos para trabajar en condiciones óptimas de salubridad. “Se estarían exponiendo los comensales de forma innecesaria”, concluye.

Cecilia Montoya
EL TIEMPO
cecmon@eltiempo.com.

CARLOS F. FERNÁNDEZ
Asesor médico de EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.