Las 763 vidas que se hubieran podido salvar en las carreteras del país

Las 763 vidas que se hubieran podido salvar en las carreteras del país

Aunque cifra de siniestros se redujo en la temporada, la imprudencia sigue siendo una de las causas.

Accidente

Familiares de varios de los jóvenes deportistas que murieron en un accidente de tránsito, el pasado 8 de diciembre, en carreteras del Valle del Cauca.

Foto:

Juan B. Díaz / EL TIEMPO

Por: EL TIEMPO
15 de enero 2019 , 06:28 a.m.

La reciente temporada de Navidad y año nuevo dejó en luto a 763 familias en todo el país. Fueron 763 las personas que fallecieron en accidentes de tránsito mientras se desplazaban por las diferentes carreteras colombianas con el fin de compartir esta temporada en familia. Pero la tragedia no para. 

Otras 3.606 personas resultaron lesionadas en accidentes de tránsito, de las cuales, muchas quedarán con algún tipo de discapacidad. 

Si bien en la pasada temporada de fin de año hubo una reducción en los accidentes de tránsito en las carreteras del país, no dejan de ser preocupantes el número de muertos y heridos y las causas de esos siniestros. 

Son cerca de 7.000 las personas que mueren cada año en Colombia por cuenta de los accidentes de tránsito y la mayoría de víctimas son jóvenes en edad productiva. Todo un problema de salud pública que exige la atención del Estado y de la sociedad. 

Sobre todo porque la mayoría de estos accidentes se hubieran podido evitar si se cumplieran las normas de tránsito y se evitaran factores de riesgo como el consumo de alcohol, además de la imprudencia. 

De acuerdo con las cifras del Ministerio de Transporte, la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) y la Dirección de Tránsito y Transporte de la Policía, entre el 1.° de diciembre y el 7 de enero pasados se presentaron 2.792 siniestros viales, 3.180 menos en comparación con el mismo periodo anterior, cuando hubo 5.972 casos.

Entre el 1.° de diciembre y el 7 de enero pasados se presentaron 2.792 siniestros viales, 3.180 menos en comparación con el mismo periodo anterior, cuando hubo 5.972 casos

Esos accidentes dejaron un saldo de 736 víctimas fatales y 3.606 lesionados, para una reducción en 125 fallecidos (-15 %) y 2.838 lesionados (-44 %) frente a la vigencia anterior.

Pero la disminución es menor si se comparan los dos últimos años. Al 31 de diciembre de 2017 hubo 6.493 fallecimientos y a la misma fecha de 2018, según cifras preliminares de Medicina Legal, llegaban 6.476. Esta cifra puede subir si en el mes siguiente (enero) mueren personas que quedaron heridas.

De nuevo, el mayor número de muertos los ponen los motociclistas, con el 37,7 por ciento, y la principal causa de los incidentes es el exceso de velocidad, con 41 muertes, según indican las hipótesis sobre los accidentes ocurridos en la principal temporada de vacaciones del año y en la que más se movilizan vehículos por las carreteras. En los tres fines de semana de las festividades (Navidad, Año Nuevo y Reyes Magos) se reportaron 13’835.730 automotores en los peajes.

moto

El mayor número de muertos los ponen los motociclistas, con el 37,7 por ciento, y la principal causa de los incidentes es el exceso de velocidad, con 41 muertes,

Foto:

EL TIEMPO

El 20,5 por ciento (151) de los fallecidos en accidentes viales en el país fueron peatones. 

Según las estadísticas de los organismos de tránsito, después del exceso de velocidad, adelantar invadiendo el carril en sentido contrario, con 34 casos, es la causa de muerte más significativa. Le siguieron la embriaguez o consumo de sustancias alucinógenas, con 31, y peatones que cruzaron la carretera de manera imprudente (28 muertes).

No obstante, el 73 por ciento de los fallecimientos de la temporada se originaron por causas que las autoridades señalan como ‘otras’.

En cuanto al saldo de lesionados, 248 personas terminaron en esa condición por no mantener la distancia de seguridad, seguidos por desobedecer las señales de tránsito (152) y consumir alcohol o sustancias alucinógenas (152).

Ante la reducción del 53 por ciento en la siniestralidad en la temporada, la ministra de Transporte, Ángela María Orozco Gómez, destacó la importancia de las campañas de prevención y las charlas en las carreteras con conductores. A ellas asistieron de manera voluntaria casi 200.000 personas.

No obstante, reconoció que no es suficiente una reducción de 125 muertes y lamentó que estas se hayan originado por conductas como no respetar normas elementales, entre las cuales están no exceder la velocidad, no consumir alcohol si se va a conducir un vehículo, adelantar invadiendo el carril en sentido contrario, impericia o cruzar sin observar (en el caso de los peatones). Por ello, anunció que se reforzarán las campañas, particularmente entre motociclistas.

La directora de la ANSV, Hilda María Gómez Vélez, aseguró, por su parte, que los resultados son totalmente insatisfactorios, a pesar de la reducción de víctimas y heridos. “Queremos que ojalá haya cero muertos en la vía”, reiteró.

Gómez reconoció los esfuerzos realizados por el Ministerio de Transporte, la Dirección de Tránsito de la Policía, los organismos de tránsito del nivel territorial y empresarios para reducir la accidentalidad.

Hay una reducción, pero es preocupante que se sigan presentando muertes en las carreteras. Nuestra misión es salvar vidas y evitar el mayor número de lesionados

Hay una reducción, pero es preocupante que se sigan presentando muertes en las carreteras. Nuestra misión es salvar vidas y evitar el mayor número de lesionados”, señaló el coronel Eiver Alonso Moreno, de la Dirección de Tránsito y Transporte de la Policía.

El oficial también lamentó que el mayor número de muertos hayan sido los motociclistas, y explicó que esos fallecimientos están asociados al comportamiento de estos usuarios de las vías. “Esas imprudencias están asociadas a la falta de cultura, a la intolerancia, a la impericia y al afán de llegar rápido”, explicó.

Los controles de velocidad

Las autoridades reconocen que a pesar de los controles que se hicieron antes y durante la temporada, se presentaron siniestros viales. Y reportan que en los controles de velocidad con equipos en carretera fueron sancionados 260.845 conductores.

De ellos, 35.151, por exceder la velocidad; 23.611, por realizar maniobras peligrosas en motocicleta; 26.937, por falta de revisión técnico-mecánica del vehículo; 13.317, por conducir sin haber obtenido licencia; 7.346, por adelantar en zona prohibida y 2.222, por conducir en estado de embriaguez, entre otros.

Los resultados también se dieron en medio de las campañas de prevención de la ANSV, que incluyó charlas de sensibilización a 198.000 conductores, de los cuales 67.000 fueron motociclistas.

En este sentido, el Mintransporte destaca además que con apoyo de las autoridades locales y Asobares sensibilizó a 19.000 ciudadanos en zonas de discotecas y sitios de diversión en Bogotá, Medellín y Cali.

En cuanto a los terminales terrestres, desde la Superintendencia de Puertos y Transporte señalaron que hicieron presencia en 20 de ellos.

De los 32 departamentos, en 29 se presentaron accidentes viales y en 16 capitales de departamento o distritos especiales. Los departamentos y ciudades que registraron el mayor número de accidentes fueron Cundinamarca, con 224; Cali, con 213; Medellín, con 208; Valle del Cauca, con 206, y Bogotá, con 153 casos.

La hora de mayor accidentalidad fue las 6 de la tarde, con 171 casos; seguida por las 7 de la noche, con 165.

Las dos tragedias que enlutaron al Valle del Cauca en diciembre
accidente2

Así quedó el bus donde se movilizaban los jugadores y sus familiares.

Foto:

Juan B. Díaz / EL TIEMPO

La alegría de los esposos Arley Ruiz y Millerley Castillo era ver a su hijo Juan Manuel, de 13 años, enamorado del baloncesto. No fallaban a sus entrenos y por eso, el domingo 8 de diciembre viajaban juntos a uno de sus partidos.

Al llegar en automóvil al parque de Calima El Darién, Valle, decidieron viajar en el bus con los demás compañeros y familiares del equipo, que se dirigía a un encuentro preparatorio para cerrar el año y realizar una despedida.

El bus, contratado por las familias de los jugadores, emprendió su destino hacia las 7
de la mañana.

En medio de su duelo, Arley Ruiz les contó a los medios que el viaje fue normal hasta cuando el conductor esquivó bruscamente una tractomula en el plan de Las Vacas, cerca de Yotoco. Poco a poco, los pasajeros se enteraron de que el vehículo iba sin frenos, y finalmente se volcó en una curva.

Ruiz narró que se aferró a unos tubos y quedó dentro del carro. Salió por una ventana y vio a su hijo bocabajo en el asfalto. Ya no tenía pulso.

Ayudó a su esposa y a unas sobrinas. Luego se sentó al lado de su hijo, hasta cuando se los llevaron al hospital en Buga. 

La de los Ruiz Castillo era una de las tragedias en medio de la muerte de otras ocho personas y las lesiones sufridas por otras 22. La pareja ha estado acompañada por mensajes que les piden mantener vivo el recuerdo de su hijo, en medio de la devoción y los abrazos.

De los 22 heridos, cuatro presentaron trauma craneoencefálico, cuatro más tuvieron fracturas de cadera, hombro y clavícula y fueron hospitalizados en Buga. Tres más fueron trasladados a Cali para su valoración.

La Dirección de Tránsito y Transporte de la Policía dispuso un equipo técnico especializado en seguridad vial que adelantó la investigación para establecer con exactitud las causas y las responsabilidades del siniestro. Hasta ahora se ha hablado de una falla mecánica.

Así, también a una familia cordobesa la alcanzó el dolor que dejan los accidentes en la carretera entre Florida y Candelaria, en la ruta a Cali, considerada una de las más peligrosas del Valle.

Graciela Márquez Hernández, de 46 años, y sus dos hijos, de 10 y 13 años, estudiantes de un colegio de Montería, habrían llegado de visita al Valle y viajaban en un taxi de placas VMT 502 que chocó contra un bus de transporte intermunicipal el 26 de diciembre. Los tres murieron, junto con el taxista Wilson Navas. Otras cuatro personas resultaron heridas de gravedad.

Las primeras versiones indicaron que el bus, adscrito a una empresa de transporte, invadió el carril por el cual se desplazaba el taxi y lo impactó de frente.

Habitantes del sector de San Antonio de los Caballeros, corregimiento ubicado en la zona del siniestro, decidieron quemar el bus como represalia contra el conductor al considerar que era el responsable por la invasión de carril. Además del exceso de velocidad que produjo el choque.

Un ciclista y un peatón, víctimas en Bucaramanga
Ciclista2

Nelson José Silva Verdugo, víctima de un accidente de tránsito en carreteras de Santander cuando se desplazaba en su bicicleta.

Foto:

Archivo particular

Nelson José Silva Verdugo, de 43 años, se convirtió en una de las primeras víctimas fatales de este año por accidentes de tránsito en el área metropolitana de Bucaramanga.

El hombre perdió la vida mientras montaba bicicleta por una vía entre el municipio de Girón y el aeropuerto Palonegro, en la noche del martes 8 de enero.

Según la versión de las autoridades, Silva Verdugo había salido con su esposa en bicicleta con la intención de llegar al peaje de Lebrija, en el desvío hacia el aeropuerto; sin embargo, un inesperado aguacero los sorprendió cuando iban a mitad del trayecto, por lo que decidieron volver antes de llegar a su destino.

En el descenso, el ciclista perdió el control, chocó con una baranda metálica que separaba el carril contrario e impactó con una buseta que se movilizaba en ese sentido, situación que lo dejó sin vida al instante.

Silva Verdugo es una de las once personas fallecidas en percances viales en lo que va de 2019 en todo el departamento de Santander. El mayor número de casos se han presentado en motociclistas a causa de imprudencias o irrespeto a las normas de tránsito.

En cuanto a ciclistas, en 2018 fueron ocho los que perdieron la vida en accidentes de tránsito, principalmente por imprudencias de conductores. Esta cifra dobló la de 2017, mientras que el percance del martes dejó la primera víctima de 2019.

Según sus familiares, Nelson José era padre de tres hijos, el menor de ellos tenía 9 años, era aficionado al ciclismo y salía con sus amigos frecuentemente a recorrer las carreteras de Santander, yendo a varios municipios sobre su ‘caballo de acero’. Se ganaba la vida como almacenista de bodega y vivía con su familia en el barrio El Llanito de Girón.

El 24 y 25 de diciembre fueron los días de fin de año en los que se registraron el mayor número de víctimas fatales por accidentes de tránsito en Santander, pues solo en esas 48 horas, seis personas perecieron en percances viales.

El año pasado, Nepomuceno Ayala Ballesteros, de 89 años, fue atropellado el 23 de diciembre por un carro de placas INS 228, mientras intentaba cruzar la calle 54 a la altura de la carrera 27, y falleció tras 17 días en un hospital de Bucaramanga.
Familiares lamentaron el hecho, advirtiendo que las fiestas de fin de año no fueron como las esperaban por cuenta del accidente.

ESTE REPORTAJE FUE ELABORADO POR PERIODISTAS DE LAS SECCIONES ECONOMÍA Y NEGOCIOS, NACIÓN Y SALUD DE EL TIEMPO.

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.