Hepatitis: millones la padecen sin saberlo

Hepatitis: millones la padecen sin saberlo

Este sábado 28 de julio se conmemora el día mundial contra la hepatitis.

Hepatitis

La hepatitis es una inflamación del hígado causada, por lo general, por una infección viral.

Foto:

123RF

24 de julio 2018 , 11:38 p.m.

Unos 300 millones de personas padecen algún tipo de hepatitis, pero no lo saben.

Con esa premisa se conmemorará, este 28 de julio, el Día Mundial contra esta enfermedad, que causó 1,34 millones de muertes en 2015, en sus diferentes tipos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). La coyuntura ha servido además para hacer pedagogía al respecto.

La hepatitis es una inflamación del hígado que por lo general es causada por una infección viral. Los principales virus son cinco y se denominan con las letras A, B, C, D y E. Sin embargo, no todos ellos revisten la misma gravedad. Los más peligrosos son el B y el C.

La OMS detalla que el virus de la hepatitis A está presente en las heces de las personas infectadas y casi siempre se transmite debido al consumo de agua o alimentos contaminados. La infección suele ser leve y la mayoría de las personas se recuperan por completo y adquieren inmunidad contra futuras infecciones por el virus.

No obstante, la OMS recuerda que las infecciones por el virus de la hepatitis A también pueden ser graves y potencialmente mortales.


El virus de la hepatitis B se transmite mediante el contacto con la sangre, el semen y otros líquidos corporales de un infectado. Puede causar enfermedad crónica del hígado y conlleva un alto riesgo de muerte por cirrosis y cáncer hepático. La OMS destaca que la hepatitis B constituye un importante problema de salud a nivel mundial. Y aclara que se puede prevenir con la vacuna actualmente disponible, que es segura y eficaz.

Por su parte, el virus de la hepatitis C se transmite casi siempre a través de la sangre. La transmisión sexual también es posible, pero es mucho menos común. Vicente Carreño, presidente de la Fundación para el Estudio de las Hepatitis Virales, explica que dichas vías de transmisión son comunes para los virus B y C. No obstante, el virus B es mucho más infeccioso que el C, por lo que ante una misma exposición, es más fácil infectarse con el B que con el C.

Al contrario de lo que ocurre con la hepatitis B, no existe vacuna para prevenir la hepatitis C. La OMS estima que cada año mueren unas 399.000 personas debido a la hepatitis C, sobre todo por cirrosis y carcinoma hepatocelular. Las personas infectadas por este virus no suelen presentar síntomas. De hecho, a menudo la infección permanece asintomática durante décadas, hasta que aparecen los síntomas propios de los graves daños que el virus ha causado en el hígado.

“Los antivíricos pueden curar más del 95 por ciento de casos de infección por el virus de la hepatitis C, lo que reduce el riesgo de muerte por cáncer de hígado y cirrosis, pero el acceso al diagnóstico y el tratamiento es limitado”, dice la OMS.

Por su parte, la hepatitis D solo se da en las personas infectadas con el virus B. “La infección simultánea por ambos virus puede causar una afección más grave y tener un desenlace peor”, apunta la OMS.

Por último, el virus de la hepatitis E, el igual que ocurre con el A, se transmite mediante el consumo de agua y alimentos contaminados. Está presente en muchos animales y puede pasar al ser humano mediante el consumo de carne. Así que hay que tener especial cuidado con la carne de cerdo y nunca consumirla cruda.

Un mal oculto

Según datos de la Alianza Mundial Contra la Hepatitis, unas 300 millones de personas viven con hepatitis viral sin saberlo. Buena parte de ellas padecen hepatitis B o C, dos enfermedades infecciosas que causan graves daños en el hígado, cáncer y pueden ocasionar la muerte. Esta entidad subraya que las hepatitis B y C golpean, sobre todo, a los más desfavorecidos; por ejemplo, a aquellos que consumen drogas inyectables, a los pueblos indígenas, a los presos o a quienes padecen VIH o sida, entre otros grupos de población.

La entidad señala que el 90 por ciento de quienes padecen hepatitis B y el 80 por ciento de quienes viven con hepatitis C no saben que tienen la enfermedad, lo que desemboca en la posibilidad real de que desarrollen un cáncer de hígado que puede resultar mortal.

Además, estas personas pueden contagiar la infección a otras sin ser conscientes de ello. Por este motivo, las autoridades sanitarias recomiendan a quienes hayan vivido situaciones de riesgo de contraer hepatitis B o C que acudan a un centro sanitario para que se les realicen las pruebas de detección de estos virus.

Ejemplos de situaciones de riesgo son: mantener relaciones sexuales sin preservativo con una persona que pudiera estar infectada; haberse hecho un tatuaje en un lugar que no cumpla las condiciones higiénicas necesarias o haberse sometido a intervenciones médicas poco seguras.

EFE

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.