Madonna, dedo gordo y excitación / Sexo con Esther

Madonna, dedo gordo y excitación / Sexo con Esther

En su nuevo video hay una escena que ha despertado todo tipo de comentarios en las redes sociales.

Madonna y Maluma

Madonna y Maluma, en su presentación en los premios Billboard.

Foto:

Ethan Miller / AFP

Por: Esther Balac
05 de mayo 2019 , 01:21 p.m.

Lamer los dedos, y más los de los pies, parece ser una costumbre de la legendaria Madonna, que la repite en ‘Medellín’, su última canción, que canta a dúo con el joven Maluma y cuyo video muestra una escena que ha despertado todo tipo de comentarios en las redes sociales.

El asunto es que Madonna chupa en toda su extensión uno de los dedos gordos del paisa, en una puesta en escena que trata de proyectar sexualidad, además de llamar la atención, como ya lo ha hecho en otras oportunidades, tanto que algunos atribuyen estas lamidas a una especie de fetiche de la sexagenaria norteamericana. En 1992, en su libro 'Sex', Madonna contaba sus fantasías sexuales y mostraba su lengua posada en los cuerpos de sus modelos, en partes, para muchos ajenas, como el trasero y los pies. Y aunque algunos dicen que es una mera estrategia publicitaria, lo cierto es que el ‘grueso artejo’ en la boca de Madonna es una buena excusa para decir que esto podría desbordar el fetichismo y caer en los terrenos del placer puro.

Se sabe que los dedos pueden ser especialmente sensibles, porque están dotados de muchas terminaciones nerviosas, a tal punto que no se necesita de una fijación especial por los pies para interpretar el disfrute que experimenta una persona cuando se masajean o se le lamen las extremidades, en medio de una sesión de caricias.

Así que Madonna no ha descubierto nada, porque desde siempre los expertos han demostrado que durante el polvo, chupar, lamer o succionar son actos esencialmente eróticos, que remiten al placer oral, no solo en el departamento inferior, sino en cualquier parte del cuerpo. Basta con ver el efecto que esto tiene en el cuello, los pezones y especialmente en los dedos de la pareja, porque se trata de un acto con gran impacto visual. No me aparto completamente del fetichismo, porque para esto se necesita que exista cierta atracción hacia los pies como elemento erótico y entender que no es lo mismo lamer o ser lamido. Si bien algunas personas pueden ser muy sensibles, otros pueden sentir verdadera aversión por los pies, incluso por los propios.

Lo anterior sin olvidar que muchas personas pueden rechazar este madonesco acto, por tener ciertos complejos e inseguridades con sus pies, un área que por lo general se descuida.

Si es una práctica que se apetece, adelante. Puede resultar muy placentera, siempre y cuando además de abrir la mente y huir de los prejuicios, mantenga los pies limpios y siempre dispuestos, porque nada peor que llegar con todas las ganas a un dedo gordo con onicomicosis. Hasta luego.

ESTHER BALAC
PARA EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.