Los hombres también tienen sus juguetes sexuales / Sexo con Esther

Los hombres también tienen sus juguetes sexuales / Sexo con Esther

Tanto el mercado como su uso se mantienen en silencio, dado que muchos no aceptan que los necesitan.

Juguetes sexuales para hombres

Ahora las muñecas se encuentran en materiales que se asemejan a la piel y con fisonomías casi exactas a la femenina.

Foto:

Geovanny Gutiérrez / Archivo EL TIEMPO

17 de diciembre 2017 , 12:45 a.m.

Me llama la atención que a la hora de hablar de juguetes sexuales el asunto parece tocarnos solo a las mujeres. Dildos, vibradores, geles, fustas y otros adminículos ocupan los catálogos dedicados a promover el autoerotismo en nosotras.

Y aquí la pregunta razonable sería: ¿Hay juguetes sexuales para los hombres? La respuesta es un rotundo sí. El problema es que tanto el mercado como su uso se mantienen un poco en silencio, dado que, en muchos casos, los señores no aceptan que los necesitan (desde de su machismo, proyectan que con lo que tienen se bastan)

Hay juguetes muy ingeniosos y difundidos, de los cuales ellos echan mano cada vez con más frecuencia. Las fundas, por ejemplo, son una especie de tubo de interior suave que genera movimientos, en el que introducen a su mejor amigo hasta lograr su objetivo. Algunos modelos incluso semejan algunas partes de las anatomía femenina y que se pueden graduar para obtener mayor roce. También existen unos estimuladores que, al aplicarse sobre sus astas, otorgan masajes, golpeteos y ondulaciones que resultan estimulantes. Estos aparatos también dan la posibilidad de variar la intensidad. Los masturbadores son, tal vez, los artículos más usados. En esencia, estamos hablando de un equipo que realiza una especie de succión y presión sobre el que sabemos, pero que, además, permite cambio en las texturas, la velocidad, la intensidad y la fuerza de aprisionamiento, todo con el objeto de adaptarlo a la necesidad del momento y a la urgencia.

Aquí tengo que hablar también de los anillos que se ponen en el pene, para presionar y así mantener erecciones más firmes y duraderas. Y dejé para el final el juguete más mítico y conocido. Se trata de las muñecas, que en un comienzo eran inflables pero que ahora se encuentran en materiales que se asemejan a la piel y con fisonomías casi exactas a la femenina. Sobra decir que se usan durante la masturbación o para simular un encuentro sexual. Con este fin, los diseños de hoy traen mucho equipamiento y opciones de acceso. Claro, los precios son exagerados.

Termino aquí este leve paseo por la juguetería masculina, que, como digo, es tan nutrida como la de las mujeres, pero sin duda vergonzante para muchos de ellos, que jamás reconocerían que su último encuentro fue con un masturbador de plástico. Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO
En Twitter: @SaludET

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.