Cuidados paliativos, una dolorosa deuda en varias regiones

Cuidados paliativos, una dolorosa deuda en varias regiones

El más reciente informe revela que zonas apartadas no cuentan con este derecho.

Cuidados paliativos

Los cuidados paliativos buscan hacer de la muerte una situación más tranquila, sin traumas y sin dolores.

Foto:

123RF

Por: Ronny Suárez
24 de octubre 2018 , 10:40 p.m.

Los cuidados paliativos no son sinónimo de muerte. Son, en realidad, un derecho que tienen todas las personas en la última etapa de la vida.

Dice el Ministerio de Salud en un abecé sobre el tema que acaba de actualizar que los cuidados paliativos se centran en el alivio del sufrimiento de las personas con enfermedades crónicas, degenerativas, irreversibles o en fase terminal, tanto de los síntomas físicos, como de los psicosociales.

Y reconoce que garantizarlos es clave en esta época, cuando el envejecimiento de la población y los estilos de vida poco saludables han incrementado los males crónicos e incurables que ocasionan un impacto importante en la calidad de vida, tanto de los pacientes como de sus familias.

Claudia Buitrago, presidenta de la Asociación Colombiana de Cuidados Paliativos, aterriza este concepto en el marco de un cambio en el paradigma médico: antes fallecer era el fracaso de un profesional, hoy es entendido como el colofón del ciclo vital y lo que buscan estos servicios es hacer esta situación más tranquila, sin traumas, sin dolores.

Lo que buscan estos servicios es hacer esta situación más tranquila, sin traumas, sin dolores

Y en ese sentido Buitrago es clara en señalar que los cuidados paliativos no son solo el tratamiento del sufrimiento. “Son una ayuda en el buen morir. Se combate el ahogo, las náuseas, la pérdida de peso y hasta la pena del alma y la depresión. Lo que buscamos es calidad y no cantidad de vida”, insiste.

Se trata, en realidad, de una nueva especialidad que da sus pasos desde hace poco en el país, apunta la experta. Y que si bien hoy tiene a 90 médicos especialistas trabajando a tope, sigue en estado deficitario para atender los requerimientos de los colombianos, le dijo Buitrago a este diario en Lima, donde tuvo lugar hace poco el Encuentro de Alto Nivel sobre el tema.

Su estado en Colombia

EL TIEMPO conoció en primicia los resultados del informe que, anualmente, presenta el Observatorio Colombiano de Cuidados Paliativos (OCCP). Y de allí se desprenden varias conclusiones.

Primero, que el año pasado por condiciones plausibles de cuidados paliativos murieron 138.846 personas en el país, de las cuales solo el 37 por ciento tuvieron algún acceso a estos servicios.

Los programas existentes están dedicados a la atención del dolor y se requiere ampliar la cobertura integral del cuidado paliativo

Las patologías que más ocasionaron estas defunciones y que son susceptibles de cuidados paliativos se asociaron a cáncer (31 por ciento), enfermedad cardiovascular (26 %) y Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (10 %), entre otras.

El observatorio encontró que la media de servicio por cada 100.000 habitantes se ubicó en 0.5, muy por debajo de las recomendaciones internacionales que estiman la necesidad de un servicio por cada 80.000 habitantes.

De hecho, salvo Magdalena, Caldas, Quindío, Bolívar y Atlántico (ver gráfico), todo el país está por debajo de esa tasa recomendada. Incluso Bogotá, pese a contar con 62 servicios, muestra 0,74 en ese indicador.

A eso se suma que, de acuerdo con Miguel Antonio Sánchez Cárdenas, PhD, experto paliativista y director del observatorio, los programas existentes en estas regiones “están dedicados en mayor proporción a la atención del dolor y se requiere ampliar la cobertura integral del cuidado paliativo”.

Los cuidados paliativos siguen concentrados en los grandes centros urbanos

El tema es francamente preocupante en las regiones apartadas: Putumayo, Arauca, Guaviare, Amazonas, San Andrés y Providencia, Vichada, Vaupés y Guainía no cuentan con servicio alguno, “pese a tener una creciente carga de enfermedades plausibles de cuidados paliativos”, según Sánchez.

Cuenta el experto que las personas de esas zonas que los requieren deben desplazarse a otros departamentos para recibirlos, aumentando tanto los traumatismos para los pacientes como los costos para las aseguradoras.

“A grandes rasgos, encontramos que los cuidados paliativos siguen concentrados en los grandes centros urbanos y es urgente aumentar tanto la cobertura en el sector rural como la atención a pacientes no oncológicos que enfrentan altas barreras de acceso y disponibilidad”, apuntó.

Otro hallazgo clave es que el consumo de opioides en Colombia (17,5 mg per cápita) continúa estando por debajo de la media mundial (65 mg per cápita), en parte por problemas de disponibilidad que persisten, especialmente en regiones del sur del país.

Para resaltar

El informe del observatorio destaca que hoy existen nueve programas de pregrado y seis medico quirúrgicos de formación de especialistas en cuidados paliativos en el país. Además, tres de posgrado para enfermería, dos de especialización para psicología y trabajo social y siete de educación continuada interprofesional, concentrados en Bogotá, Medellín y Cali.

Buitrago exaltó igualmente que el país es privilegiado por el marco jurídico detrás de este derecho y la colombiana Liliana de Lima, presidenta de la Asociación Internacional de Hospicios y Cuidados Paliativos, agregó que los grupos que hoy en el territorio nacional son de primerísimo nivel. Eso sí, queda mucho por trabajar en materia de educación y cobertura, coincidieron.

Preguntas y respuestas sobre este derecho

¿Quiénes deben recibirlos?

Todos los pacientes de cualquier edad, con cáncer y enfermedades crónicas incurables y evolutivas que se encuentren en situación avanzada o terminal. Las intervenciones paliativas se basarán, fundamentalmente, en las necesidades del paciente y su familia, más que un plazo concreto de supervivencia esperada.

Aliviar el dolor y otros síntomas angustiantes, afirmar la vida y considerar la muerte como un proceso normal

¿Qué incluye la atención en cuidados paliativos?

Aliviar el dolor y otros síntomas angustiantes, afirmar la vida y considerar la muerte como un proceso normal, no intentar acelerar ni atrasar la muerte, integrar los aspectos psicológicos y espirituales del cuidado del paciente, ofrecer un sistema de apoyo para ayudar a los pacientes a vivir tan activamente como sea posible hasta la muerte, cubrir a la familia para adaptarse durante la enfermedad y en su propio duelo, usar un enfoque integral, brindar en una fase inicial de la enfermedad otros tratamientos que pueden prolongar la vida, como la quimioterapia o la radioterapia, e incluir las investigaciones necesarias para comprender y manejar adecuadamente las complicaciones clínicas angustiosas.

¿Qué síntomas se controlan con cuidados paliativos?

Dolor, astenia, anorexia, caquexia; deshidratación; síntomas respiratorios (tos, disnea); síntomas neuropsicológicos y psiquiátricos (delirio, insomnio, ansiedad); depresión y convulsiones; síntomas digestivos (mucositis, boca seca, candidiasis, disfagia, náuseas y vómito, diarrea, estreñimiento, obstrucción intestinal, hipo); lesiones de la piel (ulceras de presión) y síntomas urinarios (tenesmo vesical, incontinencia, obstrucción urinaria).

RONNY SUÁREZ
EL TIEMPO@RonnySuarez_

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.