La pastilla diaria de aspirina para prevenir infartos no siempre sirve

La pastilla diaria de aspirina para prevenir infartos no siempre sirve

Investigación no encontró efectos en personas sanas y sin antecedentes de enfermedades cardiacas.

Aspirina

Así sean de uso común, nunca se deben tomar medicamentos por cuenta propia, recuerdan los expertos.

Foto:

123RF

Por: Redacción Salud
17 de septiembre 2018 , 09:15 p.m.

Varios ensayos clínicos de grandes proporciones han demostrado la eficacia de la aspirina para la prevención secundaria de las enfermedades cardiovasculares, es decir, en personas con antecedentes de eventos coronarios o accidentes cerebrovasculares.

Sin embargo, no son pocas las personas sanas y de todas las edades que todos los días se toman una pastilla de 100 miligramos con la creencia de que este fármaco puede servirles también para prevenir infartos.

Tres estudios que acaban de ser publicados en 'The New Englad Journal of Medicine', a cargo, entre otros, de investigadores del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento de Estados Unidos, no tienen buenas noticias para ellos.

Del 2010 al 2014, los investigadores siguieron los datos de 19.114 personas, con un promedio de edad de 74 años y que no tenían enfermedad cardiovascular, demencia o discapacidad física. 9525 de los que se inscribieron fueron asignados aleatoriamente para recibir 100 miligramos de aspirina y 9589 un placebo vía oral.

Lo que encontraron fue que tras el seguimiento el uso del famoso fármaco no mostró diferencias mayores en indicadores de mortalidad, demencia o discapacidad física frente al placebo, e incluso hubo riesgo de hemorragia mayor para el primer grupo de personas de 70 años y más.

En concreto, la tasa de mortalidad, demencia o discapacidad física fue de 21,5 eventos por 1000 años-persona en el grupo de aspirina y 21,2 en el grupo placebo; la tasa de enfermedad cardiovascular fue de 10,7 eventos por 1000 años-persona en el primero y 11,3 eventos por 1000 años-persona en el segundo; y la tasa de hemorragia en el tracto digestivo y el cerebro fue de 8,6 eventos por 1000 años-persona y 6,2 eventos por 1000 años-persona, respectivamente.

“El uso de aspirina en dosis bajas como estrategia de prevención primaria en adultos mayores resultó en un riesgo significativamente mayor de hemorragia y no resultó en un riesgo significativamente menor de enfermedad cardiovascular que el placebo”, concluye uno de los estudios.

El uso de aspirina en dosis bajas como estrategia de prevención primaria en adultos mayores no resultó en un riesgo menor de enfermedad cardiovascular que el placebo

Una interpretación

El ácido acetilsalicílico es uno de los remedios más antiguos de la humanidad por su efecto antinflamatorio y analgésico y se usa desde el siglo pasado como antiagregante plaquetario para prevenir los trombos en las arterias.

En el mundo cada día se consumen 216 millones de aspirinas, según la farmacéutica Bayer, y con esta cantidad se podría cubrir una superficie de 2,4 kilómetros cuadrados, es decir, algo más que la extensión del Principado de Mónaco.

Sin embargo, sus beneficios en prevención primaria, aquella que se debe hacer antes de cualquier infarto, han sido puestos en duda recientemente por los cardiólogos.

Especialmente, porque el uso en personas sanas representa un riesgo mayor de sangrado por el efecto antiplaquetario que cualquier acción preventiva, explica Luis Moya, presidente de la Liga Colombiana contra el Infarto y la Hipertensión.

“En la prevención secundaria nadie niega los efectos beneficiosos de la aspirina, pues previene la reincidencia o progresión de los síndromes coronarios”, deja en claro, pero no por eso se deben hacer invitaciones a consumir este medicamento, pues cada paciente es diferente, agrega.

“Si un paciente ha tenido un evento o tiene un riesgo elevado para tener un infarto es aconsejable la dosis baja de aspirina porque es más el beneficio que el riesgo”, señala.

En ese sentido, el cardiólogo Efraín Gómez es enfático en recomendar que su uso y sus restricciones sean definidos siempre por el médico y no a voluntad de los pacientes. Su uso no se recomienda en personas con cualquier tipo de sangrado, enfermedades gastrointestinales, renales, durante el embarazo y en niños sin receta médica.

REDACCIÓN SALUD

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.