El impacto de una noche de rumba sobre el organismo

El impacto de una noche de rumba sobre el organismo

Expertos explican qué tanto se afecta la salud por una jornada de excesos, a corto y largo plazo.

Síntomas del consumo de alcohol en exceso

Las fiestas largas y generosas en alcohol ponen a prueba el cuerpo, que protesta mediante dolores de cabeza y otros síntomas.

Foto:

123RF

Por: Ronny Suárez
24 de marzo 2018 , 11:55 p.m.

La siguiente es una historia real. Y ocurre a menudo, bajo cualquier justificación: un cumpleaños, una bienvenida, una despedida... Para salir de rumba, dicen muchos, no se necesitan motivos. ¿Pero cuántos de quienes profesan esta doctrina analizan, por un segundo, lo que causa en el cuerpo una noche marcada por los excesos de comida, tragos y actividad física?

Es claro que la invitación de cualquier profesional de la salud es beber, comer o rumbear con moderación. En todo caso, es deber de cada uno saber a qué atenerse si las ganas de celebrar con excesos se le salen de las manos. Así que pongamos un ejemplo.

Viernes, 6 de la tarde

Una vez termina la jornada, una voz lanza una tentadora invitación: “¿Pola o miedo?”. El grupo no lo piensa mucho y emprende rumbo a alguna tienda, cigarrería o ‘pub’. Como esta es una noche de excesos para algunos –o una de tantas para otros–, las cervezas fluyen sobre la mesa. En esa fase, a la que llamaremos ‘la previa’, una persona puede tomarse fácilmente cinco botellas.

Son pocas las marcas de esta bebida que incluyen tablas nutricionales, y la mayoría se limita a poner en sus etiquetas el contenido de alcohol. Pero se sabe que cada una (350 ml) puede contener 120 calorías, lo cual dicta que el consumo de calorías a esas alturas de la noche supera las 600, casi la tercera parte del aporte calórico diario recomendado para un adulto, sin contar los pasabocas.

Es claro que el consumo crónico de cerveza bajo estas circunstancias puede llevar a la obesidad y a incrementar el perímetro abdominal (barriga cervecera). Sin embargo, las consecuencias de una ingesta así no son solo a largo plazo. Así lo demostró un seguimiento a 3.028 visitantes de la Oktoberfest, la famosa fiesta de la cerveza en Múnich (Alemania), que concluyó que este comportamiento está relacionado con arritmias cardíacas, que pueden llegar en casos extremos a la fibrilación auricular (contracción anómala e incontrolada de las fibras del músculo cardíaco).

El estudio, publicado en el ‘European Heart Journal’, afirma que por cada gramo de alcohol en litro de sangre aumenta en un 75 por ciento la posibilidad de irregularidades en el ritmo cardíaco. En concreto, el 30 por ciento de las personas a las que les hicieron un electrocardiograma y un test de alcoholemia durante la fiesta del 2015 mostraron “irregularidades agudas en el ritmo cardíaco”, y el 26 por ciento sufría palpitaciones, según registró la agencia 'Efe'. Y eso que para los protagonistas de esta historia, la noche apenas está empezando.

9 de la noche

El grupo de oficinistas decide salir de ‘la previa’ en busca de emociones más fuertes y se dirige a una discoteca. El hambre ataca. La última comida había sido un almuerzo muy normal o una empanada en la tarde. Y qué mejor que una comida grasosa para “preparar” el cuerpo antes de unas intensas horas de baile.

Se bajan del taxi y ven un carro de hamburguesas callejeras. Hay fila. Esperan. La mayoría pide una con todo: carne, jamón, queso, tocineta, pollo desmechado, un sinnúmero de salsas y, para evitar el remordimiento, lechuga, tomate y cebolla. Toda una bomba calórica, como la califica Andrea Ossa, nutricionista dietista de la Universidad Javeriana.

Ella explica que las comidas rápidas aportan un alto contenido de calorías y grasas trans y saturadas, y que poseen muchos azúcares de bajo valor nutritivo, que pueden afectar negativamente los niveles de colesterol.

“Abusar de estas grasas contribuye a aumentar los índices de colesterol ‘malo’ (LDL) y a disminuir el colesterol ‘bueno’ (HDL). Favorece además el incremento de peso, disminuye la capacidad vasodilatadora y puede obstaculizar el metabolismo de la insulina (hormona relacionada con enfermedades como la diabetes)”, indica.

De acuerdo con la nutricionista, sí se le puede ayudar al cuerpo consumiendo alimentos ricos en grasas, que dificultan que el alcohol se absorba y pase con facilidad al torrente sanguíneo. Pero de inmediato aclara que no recomienda hamburguesas, perros calientes o pizzas, sino fuentes de omega 3, como sardinas y truchas, mezcladas con carbohidratos, como arroz, pasta o papa.

“Las comidas rápidas son perjudiciales cuando se convierten en un hábito, pero si no hacen parte de la dieta habitual, no van a generar un efecto negativo en la salud. Todo se centra en el equilibrio”, aclara Ossa.

10 de la noche

‘Recargados’, los compañeros de trabajo entran a la discoteca, y comienza la acción. Los movimientos al ritmo de la canción de moda se combinan con levantar el codo. El aguardiente que ordenaron está elaborado “con alcoholes extrapuros, esencias naturales de anís y azúcar refinada de alta pureza”, según la etiqueta. Se trata, en todo caso, de una bebida alcohólica obtenida mediante destilación, que constituye un peligro al mezclarla con la cerveza y las comidas consumidas, asegura la nutricionista Claudia Angarita, directora del Centro Colombiano de Nutrición Integral.

“Mezclar alcohol y grasa representa exceso de calorías. Cuando esto es habitual, lleva al sobrepeso y cambia los niveles de azúcar en la sangre, del colesterol y de los triglicéridos”, advierte. Y continúa: “El alcohol tiene calorías vacías que se transforman en grasa. Eso, sumado al exceso de carbohidratos y azúcares, aumenta el riesgo de hígado graso y otros problemas hepáticos”. Y también es factor de riesgo de males como el reflujo gastroesofágico.

Mezclar alcohol y grasa representa exceso de calorías. Cuando esto es habitual, lleva al sobrepeso y cambia los niveles de azúcar en la sangre, del colesterol y de los triglicéridos

Sábado, 1 de la mañana

Muchos consumen además bebidas energizantes para mantenerse sobrios y activos; una idea riesgosa si se tiene en cuenta que estos productos contienen sustancias estimulantes, como cafeína y guaraná, que aumentan la función cardiovascular, apunta la nutricionista Claudia Angarita.

Por si eso fuera poco, el riesgo de deshidratación es grande, observa Charles Bermúdez, presidente de la Asociación Colombiana de Nutrición Clínica, pues el alcohol estimula la eliminación de líquidos a través del riñón y de la sudoración. Según Bermúdez, licores como el aguardiente aportan siete calorías por gramo, lo mismo que las grasas, y eso lo siente la sangre, cuyo nivel de azúcar disminuye. Además, grandes cantidades de alcohol pueden generar depresión respiratoria y disminuir la concentración, lo cual se presta para accidentes en medio del baile.

Sábado, 3 de la mañana

La rumba se acaba, y se encienden las luces. El efecto de la noche de excesos se ve en los rostros. A esas alturas llevan al menos 19 horas despiertos, sometiendo el cuerpo a la exigencia de la jornada laboral y, después, a la gran demanda física de la rumba. Y ni qué decir sobre lo que ocurre en el organismo de los que amanecen. A la mañana siguiente vendrá el guayabo físico, con su característico dolor de cabeza. Y el guayabo moral, con la promesa de no volver a excederse. Se vale la fiesta, pero con mesura. El cuerpo, como ya se ha visto, no se guarda la cuenta de cobro.

Ojo con mezclar drogas y alcohol

Aunque no se puede generalizar, es sabido que la rumba puede incluir consumo de sustancias alucinógenas. Al mezclar estimulantes del sistema nervioso con alcohol se puede provocar un desequilibrio hidroelectrolítico que fácilmente lleva a trastornos cardiovasculares y respiratorios. Y como estos efectos suelen presentan de improviso, la muerte puede ser inminente.

RONNY SUÁREZ
EL TIEMPO
En Twitter: @SaludET

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.