‘Hay un divorcio entre lo que se necesita en salud y lo que se enseña’

‘Hay un divorcio entre lo que se necesita en salud y lo que se enseña’

Cada año, 5.000 médicos salen de las facultades de medicina, pero 60 mil están subutilizados.

Médico

La situación actual exige un revolcón en la educación que reciben los médicos en Colombia.

Foto:

Jaime Moreno / El Tiempo

Por: Carlos Francisco Fernández
20 de marzo 2019 , 09:47 p.m.

"Los médicos que salen de las escuelas son muy buenos, pero le sirven poco al país", dice Gustavo Quintero Hernández, presidente de la Asociación Colombiana de Facultades de Medicina (Ascofame), al insistir que hay un divorcio marcado entre lo que reciben estos profesionales durante su formación y lo que necesita la gente en términos de atención.

Quintero, quien además es el decano de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad del Rosario, es un conocedor en extenso de la dinámica educativa en el país y un abanderado de las propuestas que apuntan a reformar los programas académicos en el campo de la salud, en procura de hacerlos más pertinentes y, de paso, retomar el lugar de privilegio que durante décadas tuvieron los médicos en el contexto regional y que parecen haber perdido en medio de la crisis por la que atraviesa este sector.

Como cabeza del Congreso Mundial de Educación Médica que se desarrollará desde el próximo sábado en Cartagena, en el marco de los 60 años de Ascofame, Quintero hace un llamado a los ministerios de salud y educación para que, de manera conjunta, prioricen en sus agendas políticas temas que permitan proyectar desde las aulas profesionales verdaderamente útiles para la sociedad.

¿La salud en Colombia está en crisis, la educación médica, también?

En un mundo interdependiente, sin duda, la crisis de un sector incide directamente en el otro, porque la educación médica es un punto determinante de la calidad en la atención y es claro que sociedad en general percibe que la atención en salud que recibe no es la adecuada. Diría que más que una crisis en la educación médica hay una oportunidad inmensa para transformarla y ponerla al servicio del bienestar colectivo y consecuentemente del desarrollo integral del país.

¿Cuales son los elementos que visibilizan dicha “crisis”?

Insisto en que no es propiamente una crisis, sino más bien un divorcio entre lo que la población necesita y las competencias del profesional que se forma. Por ejemplo, hoy se habla más de prevención, de promoción de la salud, de determinantes sociales y muchos de los programas curriculares se centran en la cura de enfermedades tratadas en hospitales, cuando el foco debe ser el entorno natural de la gente. Es un asunto de no pertinencia, lo que no quiere que los médicos no estén bien estructurados.

Pero no resuelven más allá del 20 por ciento de lo que deberían solucionar...

Insisto en que es un problema de pertinencia, a lo que se suma una estructura del sistema que basó la atención, equivocadamente, en especialistas y desconoce el papel tan importante de los médicos generales que deberían ser ele pilar de la atención.

Muchos no les creen.

Porque se piensa que todo debe ser visto por los especialistas y el sistema se desvió por esa ruta, al punto que desvirtuó el papel de los médicos generales y eso se proyectó a la sociedad de manera ineficiente y costosa.

Entonces los médicos generales son buenos, pero el sistema de salud los desecha.
Algo así, aunque insisto en el desfase de la pertinencia.

Pero se dice que la calidad de la educación médica ha decaído.

Reitero, la educación médica en Colombia ha sido siempre de buena calidad y así la reconocen propios y extraños; es un problema de pertinencia; no por ello menor.

¿Hay muchas facultades de medicina?


Son 61, que gradúan 5 mil médicos al año. En la actualidad hay 11,8 médicos generales por cada 10 mil habitantes y según la OMS, para el 2025 la tasa debe ser 25,7 médico por 10 mil habitantes, así que lo que faltan son médicos y en ese sentido, no hay demasiadas facultades. Es un problema de distribución geográfica de los egresados.

Se dice que los médicos han deshumanizado su trato con la gente; ¿qué opina?

No creo que eso sea una constante en los médicos y su formación, porque en las escuelas se proyectan preceptos inherentes a la profesión que, desafortunadamente, pueden desdibujarse cuando las condiciones que proporciona el medio en el que se ejerce no son las adecuadas e irrespetan e impiden el ejercicio pleno de la medicina.

¿Qué pasó con la misión citada por los ministerios de salud y educación para reformar la educación médica?

Dicha comisión realizó un gran trabajo y presentó 104 recomendaciones al Gobierno, pero como suele suceder con este tipo de trabajos se quedaron en el papel. Ascofame tomó algunas por su cuenta y algunos aspectos como iniciativa privada y ya están en marcha, pero eso debe ser liderado por el gobierno.

Se oye decir que en temas de edición médica, los ministerios de salud y educación no se hablan, ¿es verdad?

Ascofame ha tenido buena comunicación con ambos y desearía que fuera mejor con el de educación, para retomar el tema de la autorregulación que tanta falta le hace a una profesión como la medicina, que por cuenta del exceso de regulación por parte de las dos carteras la convirtieron en un oficio desdibujado. Creo que tener el 93 por ciento de los programas de educación médica acreditados permite reabrir este diálogo con muy buen nivel

Colombia es la sede del Congreso Mundial de Educación Médica. ¿De qué se trata este evento?

Es la reunión más importante en el mundo en la que se tratan a profundidad y de la mano de los más expertos, todos los tópicos de la educación médica. El objetivo es mostrar los principales desarrollos en este campo y procurar llevarlos a la práctica para devolverle la majestad a la profesión médica, la más humana de todas las ciencias.

Pero aquí no es tan humana, repito.

Es una percepción, pero queremos desvirtuarla separándola de la concepción biologista en la que la han sumergido el saber médico, para ubicarlo en los campos humano y social que son sus lugares naturales. Hacia allá van las reformas en un proceso en el que estamos comprometidos sin tregua.


CARLOS FRANCISCO FERNÁNDEZ
ASESOR MÉDICO DE EL TIEMPO​@SaludET

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.