Lo que hay detrás de correr, ese saludable coctel de endorfinas

Lo que hay detrás de correr, ese saludable coctel de endorfinas

Dos periodistas científicos investigaron las razones que explican el auge del ‘running’ en el mundo.

Beneficios de correr

Correr genera placer porque aumenta la producción de endorfinas en el cuerpo. Pero no es la única razón por la cual la gente sale a trotar cada vez más.

Foto:

iStock

Por: David Alejandro López Bermúdez
19 de enero 2019 , 09:51 p.m.

¿Cuántas veces salió a correr en el año que terminó? ¿Lo hace por mantenerse en forma, mejorar su salud o practicarlo como deporte? ¿Ha pensado en qué es lo que lo motiva para ponerse unos tenis y una camiseta, y salir a correr? ¿Sabe qué es lo que pasa en su cuerpo cada vez que hace esta actividad?

Esas son las preguntas que se plantearon los periodistas argentinos Martín de Ambrosio y Alfredo Ves Losada para escribir ‘¿Por qué corremos?’, un libro que toma varias investigaciones científicas y posturas de diferentes expertos para establecer qué pasa en el cuerpo humano cuando se corre y qué es lo que motiva a las personas para que salgan de sus casas a hacer esta actividad física.

De Ambrosio había escrito en el 2009 un libro titulado ‘El deportista científico. Por qué las pelotas no doblan y otras jugadas de laboratorio’, en el que relacionó varios estudios de la ciencia con distintos deportes, como el fútbol, el tenis y el baloncesto. Después, Ves Losada le propuso enfocarse en solo una especialidad: ‘la ciencia del correr’.

Optaron por esa modalidad porque para ambos, en la actualidad, “millones y millones” de personas están corriendo y en ningún otro período de la historia ha habido tanta gente practicando el ‘running’ (correr, en español), como referencian en el prólogo del libro. Los dos habían sido testigos de la “sensación rara” –como dice De Ambrosio– que se siente al terminar una carrera siendo corredores aficionados que salían los fines de semana a correr al aire libre en su ciudad. “Poder terminar es una explosión de energía. Por un lado, sabes que es una de las cosas que debes hacer en la vida y, por el otro, estás pensando cómo va a ser tu próximo reto”.

Esa misma experiencia la vieron reflejada en las actitudes de las otras personas que salían a caminar, trotar y correr en las madrugadas o en las noches, mientras escuchaban algo de música o se deleitaban con el ruido de la ciudad, sin importar el clima del momento. Una escena que se repite a diario en varios lugares del mundo y que ha permitido que los ‘amateurs’ se sumen al ‘running’.

Esto ha obligado a que las administraciones locales adapten los espacios para garantizar el disfrute del deporte en la ciudad, como lo que pasa cada semana en Bogotá con la histórica ciclovía, que reúne a cientos de personas en varias de las principales calles para que corran, monten bicicleta o hagan aeróbicos, entre otras actividades.

Sin embargo, un indicador que tomaron De Ambrosio y Ves Losada para definir esto como una tendencia de la última década es que ha aumentado la participación en las carreras locales, que pueden ir desde los cinco kilómetros hasta los 56, y a las que antes solo asistían profesionales. Por ejemplo, la maratón de Boston en su primera edición, en 1897, convocó a 15 participantes; luego, en 1959, reunió a menos de 200 y, ahora, participan más de veinte mil corredores.

Estos hechos fueron el eje para su investigación y lo que los llevó a indagar sobre las causas biológicas, físicas, psicológicas y sociológicas que hacen que una persona salga a correr. EL TIEMPO habló con Martín de Ambrosio sobre sus principales conclusiones.

Para ambos, en la actualidad, “millones y millones” de personas están corriendo y en ningún otro período de la historia ha habido tanta gente practicando el ‘running’

¿Qué hace que una persona del común salga un fin de semana a correr por la ciudad?

Como en muchos fenómenos sociales, no hay una sola causalidad sino hay muchas causas que generan que una persona salga a correr los fines de semana. No hay que desligar la moda, pero tiene que ver con cuestiones que van desde lo biológico hasta lo psicológico, como esta idea de sacarse los problemas y de pensar las cuestiones desde otra perspectiva. La extenuación que genera correr provoca cambios en las conexiones neuronales que hace que los problemas se vislumbren de otra manera. Eso por un lado. Pero, también, puede estar relacionado con la simplicidad del correr: lo fácil que resulta ponerse unas zapatillas y una camiseta, y salir a hacer ejercicio eventualmente.

Eso quiere decir que en el cuerpo humano se producen cambios físicos y químicos mientras se corre…

Produce una serie de cambios a todo nivel, como lo fisiológico y lo mental. Hay varios estudios que tratan qué le pasa al cerebro de la persona que corre, otros sobre qué es lo que pasa no tanto desde el punto mecanicista sino del punto de vista psicológico y otros que explican qué pasa a nivel físico y cómo tiene que ver con el bienestar y el cuidado de la salud. Por ejemplo, una investigación, que citamos en el libro, liderada por Henning Boecker, de la Universidad de Bonn, en Alemania, escaneó el cerebro de diez deportistas antes y después de correr una media maratón. Demostró que la disponibilidad de los receptores de opioides se redujo en la zona prefrontal, límbica y paralímbica del cerebro, es decir, que los receptores se habían juntado con los opioides que el propio cuerpo genera al correr. En otras palabras, las endorfinas, en este caso opioides, se juntan con los receptores cerebrales y generan sensaciones únicas en todo el cuerpo. Esta es la razón por la que las drogas sintéticas funcionan de modo adictivo y placentero, porque el cuerpo y el cerebro se unen para generar… Bueno, lo que generan.

En ese orden de ideas, ¿qué siente un corredor cuando se producen esas conexiones neuronales?

En el libro nos referimos a varias investigaciones que explican qué es lo que pasa a nivel molecular y endocrino. Pero, físicamente, cualquier persona que haya corrido, en algún momento, habrá sentido el ‘subidón’, como dicen los españoles, también llamado como ‘runner’s high’, o el golpe de adrenalina que se da cuando el cuerpo está en un estado entre el nirvana emocional y la euforia que se da luego de una actividad física exigente. Esto, para muchos, tiene que ver con las endorfinas, que son hormonas producidas por el cuerpo y que dan placer, y se puede comparar con el efecto producido por algunas sustancias psicoactivas o el sentimiento de enamorarse.

Usted habla de que esas conexiones pueden cambiar la actitud o el comportamiento de las personas frente a sus problemas, ¿por qué?

Porque el propio cuerpo produce sustancias químicas, como la dopamina, que genera alegría, placer y euforia. Aunque esto es producido de forma natural por el cerebro, cuando se corre se aumenta su producción. Esto genera un cambio psicológico instantáneo y además provoca que, cuando no se esté haciendo la actividad, el propio cuerpo intente encontrar esa misma sensación de placer que experimentó en ese momento.

¿De qué depende correr?

Corremos desde hace dos millones de años. En la prehistoria y en la antigüedad se corría para cazar o para escapar. Por ejemplo, una de las cosas más interesantes que encontró Alfredo en una biblioteca de Málaga y que está en el libro es que Filípides no corrió los 246 kilómetros entre Atenas y Esparta para anunciar una celebración, sino que lo hizo para pedir ayuda. Y esto es importante porque, aunque hay quienes dicen que algunos humanos tienen en su código genético inscrito el desarrollo muscular para correr, hay otros que han dicho que todo depende del contexto y de la situación en la que se crece o vive, como algunos africanos que desde pequeños han tenido que recorrer largas distancias a diario para ir a estudiar o trabajar y desde esas edades empiezan a ejercitar su cuerpo por necesidad. O como Delfo Cabrera, un obrero argentino que ganó la maratón de los Juegos Olímpicos de Londres en 1948, pero que se “entrenó” mientras iba desde su casa a la construcción. Yo me inclino por la idea de que la práctica y el trabajo muscular desde muy chicos hacen la diferencia.

¿Por qué ha cambiado la esencia de correr? ¿Ya no se corre por necesidad?

Ese cambio de esencia tiene que ver con que las ciudades, en la vida moderna, están diseñadas para que la gente esté sentada varias horas y no para moverse. Es notable cómo ahora los medios de transporte de las ciudades han dejado esa idea del transporte en dos pies como manera de ir de un lado para el otro, y eso genera desventajas. Hay músculos que están diseñados para correr y que se atrofian. Quedarse quieto genera una serie de problemas en la columna. El problema es volver a la actividad física, lo que genera una especie de reacomodamiento que en últimas es nuestra esencia de ser en el mundo.

El ‘running’ se ha convertido en una moda en las grandes ciudades, ¿cree que el consumismo ha disuadido esa esencia?

Las verdaderas esencias se van resignificando. Lo cierto es que, desde el punto de vista social, correr es algo muy sencillo. Necesitas un par de zapatillas, una camisa y salir a hacerlo. Eso de las agendas modernas da flexibilidad y permite que se acomode para hacerlo en cualquier horario: algunos salen a las tres de la mañana a correr, vuelven, se bañan y salen a trabajar, mientras que otros prefieren hacerlo después de la jornada laboral. Esa facilidad del deporte es un cuento a favor y permite que cualquier persona pueda correr. Sobre las cuestiones consumistas, hay empresas que asocian las marcas a personas y actitudes. Hace que todo tienda a convertirse en mercancía. Entonces, las empresas se montan en esta ideología para usar a los corredores como canales de ventas de elementos que se necesitan para ejercitarse. Lo que era un deporte sencillo y fácil, ahora se empieza a tecnologizar. En este punto, no sé cuan evitable es.

¿Y eso es positivo o negativo?

Seguramente hay un porcentaje de personas que se suma solo porque es parte de una moda o porque ve a su ídolo haciéndolo. Pero más allá de eso, el fenómeno resulta positivo. Prefiero ver a la gente corriendo. El ‘running’ permite que las personas sean protagonistas y no espectadores, como ha pasado con el fútbol en los últimos años. Me parece mejor. La enorme mayoría somos aficionados. Después es como un degradé hasta quienes son profesionales. Varios terminamos la maratón en cuatro horas, pero lo intentamos o preferimos salir a correr de vez en cuando. Lo interesante es que se crean grupos de pertenencia para correr y disfrutar la experiencia. Esto es muy importante porque facilita las relaciones interpersonales y reduce el estrés. Ahí es cuando el dinero y el consumo pasan a un segundo plano.

¿Cuál sería el riesgo de convertirse en un adicto a correr?

Hay que tener cuidado sobre las cuestiones físicas, los músculos se cansan y se desgastan las articulaciones. Entonces, es importante que cada uno conozca su cuerpo y sepa cuándo detenerse. Pero, a nivel de la parte de comportamiento no está mal, sería una adicción sana porque desprende un comportamiento positivo. Cualquiera puede hacerlo. Hay un montón de gente que prefiere correr a estar sentado en la cama.

DAVID ALEJANDRO LÓPEZ BERMÚDEZ
Escuela de Periodismo Multimedia EL TIEMPO
En Twitter: @lopez03david

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.