‘El cerebro produce sus propias drogas, ¿para qué buscar otras?’

‘El cerebro produce sus propias drogas, ¿para qué buscar otras?’

Charla con el creador de ‘embriaguez natural’, concepto que bajó índice de drogadicción en Islandia.

Harvey Milkman

Milkman inauguró una cancha de la Fundación Tiempo de Juego, en Soacha.

Foto:

Abel Cárdenas / EL TIEMPO

Por: Natalia Díaz Brochet
25 de mayo 2019 , 11:28 p.m.

A parte de lo que la naturaleza le otorgó, como los helados paisajes que la serie de televisión ‘Game Of Thrones’ internacionalizó, y la posibilidad de ver espectaculares auroras boreales, Islandia ha trabajado en dos aspectos que la convierten en ejemplo para el resto del mundo: la equidad de género (por decreto, hombres y mujeres ganan el mismo salario por el mismo trabajo o cargo, entre otras cosas), y tener, según diferentes investigaciones y el sistema de clasificación europeo, los adolescentes con los estilos de vida más saludables de Europa.

En 18 años logró bajar los índices de drogadicción, alcoholismo y tabaquismo en jóvenes de una forma tan drástica que no se creería si las cifras no lo confirmaran: el porcentaje de muchachos entre 15 y 16 años consumidores de alcohol se desplomó del 42 por ciento en 1998 al 5 por ciento en 2016; el de los consumidores de marihuana pasó del 17 al 7 por ciento y el de los fumadores de cigarrillos cayó del 23 al 3 por ciento.

¿Cómo lo lograron? Con ‘embriaguez natural’, un concepto desarrollado por el psicólogo estadounidense Harvey Milkman, profesor asociado de la Universidad de Reykjavik.

Con base en este se construyó el programa Juventud Islandia, que combina la participación de los jóvenes en equipos deportivos y grupos de arte después de la escuela, y el compromiso de acompañamiento y tiempo compartido por parte de sus padres y maestros.

Milkman estuvo en Bogotá, invitado por la fundación Tiempo de Juego, y EL TIEMPO habló con él.

¿Qué es la ‘embriaguez natural’?

El cerebro es una farmacia gigante; hablamos de hormonas como la serotonina, las endorfinas y, sobre todo, la dopamina, las cuales tienen mucha relación con las adicciones. Si el cerebro produce estas drogas, por qué no hacer que la gente se ‘drogue’ con ellas en lugar de acudir a drogas externas.

¿Y el arte y el deporte son una forma de activar esa química propia?

Sí, esto estimula núcleos en el cerebro que aumentan la producción de estas hormonas. El cerebro está diseñado para tener periodos de placer y momentos de éxtasis, y lo que la gente busca con las drogas es prolongar los momentos de éxtasis. Cuando tienes esta estimulación permanente con las drogas externas, el cerebro tiene problemas.

¿El placer que dan estas actividades es tan fuerte y satisfactorio como el que dan las drogas?

No, no son equivalentes, definitivamente. Si bien el arte y el deporte producen periodos de placer, el efecto de las drogas es sumamente potente; pero la sociedad debe saber que esta es una situación supremamente riesgosa.

El modelo Juventud Islandia ha sido exitoso, ¿se puede reproducir en otros sitios?

El éxito de replicarlo depende del compromiso de la gente en cada lugar, en cada país; depende de la voluntad de las personas para implementarlo y continuarlo.

¿Cómo va el programa en Islandia?

Muy exitoso; los indicadores están bajando dramáticamente. Es una pasión. Una buena noticia es que ahora se va a implementar en Chile, una decisión tomada desde la presidencia, que está trabajando con el Centro Islandés para la Investigación Social, en 40 o 50 municipalidades.

El concepto de colaboración se basa en la investigación y los investigadores, las políticas y las personas involucradas, no solo los chicos, también su entorno familiar. Cuando los tres trabajan juntos y en armonía, la magia sucede.

En el caso de Islandia, se tomaron medidas muy restrictivas como que los menores entre 13 y 16 años deben estar en la casa a las 10 de la noche en invierno y a las 12 en verano. Esto puede no ser fácil en otras sociedades.

No necesariamente se replican todos los aspectos del programa. En Suecia les parece imposible imponer la medida de la edad. En Islandia está prohibida la publicidad de alcohol y tabaco, pero en otros países es imposible hacer esto. Al final, en el modelo no importa si se implementan estas medidas o no, lo importante es tener a los chicos con ganas de participar en actividades extracurriculares y que confíen en adultos líderes que los guíen en estas propuestas.

Al final, el objetivo no es lograr atletas profesionales o artistas excelentes sino formar a chicos que tengan la capacidad de disfrutar de estas actividades, que los llevan a la embriaguez natural sin tener que depender de otras sustancias. La idea de estas actividades es también moldear la personalidad.

Además de ocupar el tiempo libre y adquirir disciplina, ¿qué más aportan las artes y el deporte en la formación de los niños y jóvenes’?

Un modelo de cómo traer placer y emoción a nuestras vidas en una forma saludable y responsable. Y genera una comunidad, una red de colaboración, un elemento del que carecen la mayoría de jóvenes hoy día.

En este modelo, la tríada gobierno-familia-escuela es muy importante, ¿cómo se articula?

Es un componente fundamental para que funcione. La colaboración comienza por el amor hacia los niños y la participación de toda la sociedad en el programa. El modelo logra involucrar diferentes agentes como el gobierno, agencias no gubernamentales, grupos de familia, la escuela. En Islandia, los padres firman un compromiso de pasar más tiempo con sus hijos, por ejemplo.

El objetivo no es lograr atletas profesionales o artistas excelentes sino formar a chicos que tengan la capacidad de disfrutar de estas actividades

¿Cómo convencer a los padres de que el tiempo de calidad con sus hijos es fundamental en la prevención?

No es solo calidad sino también cantidad. Ahí necesitamos a los medios, por ejemplo. Tienen una responsabilidad de promover ese mensaje y ser parte de la solución. Mostrar las estrategias de cómo el arte y el deporte funcionan y animan a los padres a que se involucren.

¿Qué pasa con los niños tímidos, cómo integrarlos?

Partiendo de la teoría de las inteligencias múltiples, cada uno encuentra lo suyo; no todos son buenos para el deporte. Por lo general, ellos se van más por el lado del arte, de la música. Todos encuentran su lugar.

Islandia es un país pequeño que no llega al medio millón de habitantes, ¿cómo se implementa un programa de estos en una ciudad como Bogotá, por ejemplo, con 8 millones de personas?

Se empieza por los sectores críticos y se van sumando. Cada uno tiene necesidades diferentes. Por eso, la importancia de la investigación previa que permita adaptar el modelo a cada necesidad.

¿Es costoso?

No necesariamente. Se pueden usar todos los escenarios, un parque, una iglesia, un teatro.

¿Por qué su interés por las adicciones y drogas?

La historia comienza en los 60 y 70, cuando el consumo de drogas era un tema bastante presente en la cultura de Estados Unidos. Yo era un joven psicólogo en Nueva York y tuve la oportunidad de hacer mi tesis doctoral sobre por qué la gente consume drogas.

Sabemos que la curiosidad y el riesgo llevan a muchos a probar las drogas, ¿por qué unos se quedan en ellas y otros no?

No es tan simple, hay varios elementos en juego: está la presión de grupo, la agresividad contenida, hay personalidades que buscan mucho más el riesgo; hay gente que biológicamente es más propensa a una adicción, y esto tiene que ver con una mayor producción de dopamina.

Por ejemplo, hay personas que sienten mucho más placer con el alcohol que otras y están biológicamente predispuestas para eso. Algunas personas empiezan a beber y pueden tomar hasta las 4 de la mañana porque toleran más el alcohol, mientras que otras que no están predispuestas para esto se duermen mucho antes. Los alcohólicos hacen un periodo ‘black out’ (borrar película), pero pueden amanecer, y los no alcohólicos se duermen o se desmayan.

Adicionalmente al problema de personalidad puede haber factores como depresión, angustia, rabia, y cada uno responde de manera diferente al alcohol y a las drogas en esas circunstancias.

¿Es un problema de química cerebral o de personalidad y emociones?

Todo esto. Hay factores que juegan: el cerebro, la cultura, el ambiente, lo emocional, la personalidad. Cada uno reacciona de forma diferente a las drogas porque tiene diferentes niveles de dopamina. También influye el estado emocional en el que se encuentre la persona (deprimido, alegre). Hay que analizar todas esas variables para poder entender la adicción en cada persona.

¿Qué piensa de la legalización de drogas en la lucha contra el narcotráfico?

Es un tema complejo. El contexto de Colombia es distinto al de Estados Unidos y otros países. Hay que ser cuidadoso con extrapolar, por ejemplo, la idea de legalización de la marihuana, que en ocho estados y el distrito de Columbia es legal.

La adicción es un tema distinto al del tráfico de drogas. Habría que entender la problemática desde el consumo y no desde la acción criminal. Si bien la sociedad se pregunta qué hacer, hay dos discusiones distintas en el momento: legalización o despenalización. Sin embargo, lo realmente importante es pensar en qué otras oportunidades les estamos dando a los niños y jóvenes para que no entren en estas dinámicas.

Tiempo de Juego

Es la segunda vez que Harvey Milkman está en Colombia invitado por la fundación Tiempo de Juego, que promueve el deporte y el arte en barrios vulnerables de varias ciudades de Colombia. “Buscamos que los jóvenes reemplacen la adrenalina que les puede dar una pandilla, la delincuencia, la drogadicción o el alcoholismo por el deporte y el arte, como lo propone él. Por eso nos gusta hablar con él”, comenta Andrés Wiesner, director de la fundación.

En esta ocasión, el doctor habló con el ministro de Salud y el director de Coldeportes sobre el programa Juventud Islandia y sus teorías.

NATALIA DÍAZ BROCHET
Editora de EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.