Enemigos del polvo / Sexo con Esther

Enemigos del polvo / Sexo con Esther

Hay que desmontar mitos tontos sobre el sexo, gozarlo de la mejor manera y como se sienta mejor.

Sexo

La expresión del gusto es tan diversa como personas existen.

Foto:

123rf

Por: Esther Balac
18 de noviembre 2018 , 12:16 a.m.

La penetración no basta para redondear de buena forma una encamada. De hecho, ocho de cada diez mujeres no alcanzamos los orgasmos solo con eso, al punto que requerimos de estímulos complementarios en zonas que, valga decir, están diseñadas para eso.

Digo esto porque se tiene la creencia de que existe una manera normal y adecuada para llegar al clímax, tanto que muchos (hombres y mujeres) creen que si con la penetración no logran pasarla bien, el calificativo de frígidas o incapaces les puede caer como anillo al dedo. Una verdadera tontería.

Por los mismos lados se desliza aquello de que la estimulación psicológica y las fantasías son un rasgo de infidelidad, cuando en realidad cumplen un papel protagónico en el erotismo de todos, tanto que son como una especie de combustible sobre la cama.

Y ni qué hablar de aquellos que piensan que el clítoris es una especie de interruptor que solo basta presionar para que desencadene una respuesta, lo que deja por completo de lado que es el órgano más evolucionado en aquello de dar placer, lo que lo convierte en una valiosa dotación femenina que se debería conocer a profundidad.

Y si se trata de mitos y de bobadas, ya es hora de desenmascarar a las influenciadoras y falsas expertas que pregonan por cuanta red tienen a su alcance, que si una mujer no es multiorgásmica sencillamente no tiene cabida en el mundo; cuando lo cierto es que muchos cuerpos femeninos, después de tener un buen orgasmo, no toleran siquiera que les estimulen de nuevo porque la sensibilidad del departamento interior de nuestro cuerpo llega a ser tan elevada que cualquier roce se torna molesto, sin que esto quiera decir nada.

Tampoco es cierto que sin gritos y gemidos no hay goce porque la expresión del gusto es tan diversa como personas existen. Tanto que un polvo en silencio puede llegar a ser igual o más placentero que aquel que se anuncia en medio de alaridos de esos que adoban las películas porno.

Por supuesto que también hay que desmontar mitos como: los buenos polvos son los más largos, los hombres siempre tienen ganas, el tamaño del pene es lo primordial y que si no se lubrica es porque no hay deseo. Son meras tonterías para llenar espacios de revistas.

En fin, termino aquí con una sola recomendación: Goce a su manera y como se sienta mejor. Total, cada uno es dueño de sus polvos. Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO
@SaludET

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.