El verdadero sexo oral / Sexo con Esther

El verdadero sexo oral / Sexo con Esther

Aquellas situaciones incómodas o molestas porque algo no agrada sobre el catre hay que hablarlas.

Sexo

Desde un principio es mejor intercambiar ideas básicas sobre gustos y disgustos para saber a qué atenerse a la hora del sexo.

Foto:

123RF

Por: Esther Balac
30 de junio 2018 , 10:00 p.m.

Por eso, desde un principio es mejor intercambiar ideas básicas sobre gustos y disgustos para saber a qué atenerse a la hora del sexo; esto con el fin no solo de buscar entendimiento mutuo, sino para evitar frustraciones.

Un estudio realizado por el científico social estadounidense Joseph Grenny, autor del libro ‘Conversaciones cruciales’, dice que todo lo aledaño a la intimidad sobre la cama encabeza la lista de temas cruciales que toda pareja debe abordar.

Ventilar las cosas que molestan, las inexperiencias y expectativas, los miedos y reservas puede resultar favorable para los polvos; aunque a muchos les pueda parecer insustancial.

Y, ya en plena faena, comentar sonidos, gestos o movimientos se ha demostrado que fortalece la autoestima de la contraparte y, de paso, el desempeño, sobre la base de que sentir que el otro disfruta es de lleno afrodisiaco.

Dice Grenny que las parejas prefieren conversar sobre cosas cotidianas con la idea de que eso incrementa su cercanía, pero dejan de lado charlar sobre su situación sexual, y eso sería un factor de deterioro afectivo de marca mayor.

Porque aunque no lo crean, dice el autor, todavía el sexo sigue siendo un tema tabú y al no conversarlo con plenitud, genera estrés entre las partes porque no logran un entendimiento pleno y confortable para el aquello, y consecuentemente fuera de ello.

Las fallas del departamento inferior es mandatorio discutirlas con tranquilidad y no se deben tomar medidas fuertes ni, mucho menos, abandonar al borde de la cama al cuestionado sin fórmula de juicio.

De igual forma, si hay dudas sobre la fidelidad, también es preciso buscar el tiempo oportuno para tratarlo. Porque de no hacerlo, eso se convierte en una carga de profundidad para la estabilidad en la relación.

Y recuerde siempre que cuando la rutina llega a la cama, es señal de que algo está fallando. Acabe con esos mitos sobre lo que es normal o matará la pasión en plena acción. Hablen, ese sí que es el verdadero sexo oral. Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.