‘Llegué a perder 250 millones de pesos apostando por Internet’

‘Llegué a perder 250 millones de pesos apostando por Internet’

Testimonio de un ludópata en medio del debate sobre regular la publicidad de apuestas deportivas.

Apuestas en línea

17 páginas de apuestas deportivas están legalizadas en el país. Coljuegos dice que se han bloqueado miles que no dan seguridad a los jugadores.

Foto:

iStock

Por: Carlos F. Fernández y Ronny Suárez
15 de julio 2019 , 09:37 a.m.

En un abrir y cerrar de ojos, las apuestas deportivas por internet llegaron al país, se convirtieron en un negocio poderoso y colonizaron con publicidad a los medios de comunicación, al punto de que en horarios familiares se transmite de manera reiterada el mensaje de apostar.

En los más de 90 minutos que duró la final de la Copa América se transmitieron diez mensajes publicitarios de apuestas deportivas por internet. De lejos, el producto más promocionado en un espacio que tuvo 20 puntos de ‘rating’ y fue lo más visto en la televisión colombiana ese día. Lo que no se cuenta con tanta efusividad es que con esto, poblaciones sensibles como los menores de edad están expuestas a graves riesgos.

"No tenía paz ni vida. Perdí a mi novia, perdí todo"

Daniel, de 24 años, no pudo disfrutar la Copa América. Cada mensaje que aparecía en pantalla para apostar por el marcador del partido en páginas de apuestas deportivas era un anzuelo que lo tentaba a recaer en el capítulo más doloroso de su vida.

El gusto por el juego llegó temprano a su vida. A los 13 años descubrió el póker y la ruleta. Pronto quiso más adrenalina. A los 17 conoció las apuestas deportivas por internet a través de un amigo.

“Cambiaron mi mundo porque se me hicieron asequibles, rápidas, cotidianas, y en mi círculo social todos apostábamos. Al principio lo veía como algo muy inocente, ganar plata por dar los resultados de los equipos o quién hacía el primer gol. Además, lo hacía desde mi computador, sin que nadie me viera, y podía recargar saldo en cualquier lado”.

Pero no tardó en perder el control. “La enfermedad”, como llama a la ludopatía, lo consumió. No dormía, se aisló para que no lo juzgaran. Y no era cuestión de ganar, sino de apostar a toda hora. “Apostaba uno o dos millones diarios. Eso me llevó a robar y a otras cosas que pusieron en peligro a mis seres queridos. No tenía paz ni vida. Perdí a mi novia, perdí todo”, confiesa.

Y, aunque dice que un jugador se niega a contar cuánto dinero pierde, en el proceso que inició con el grupo de Jugadores Anónimos –una asociación que ayuda a colombianos a superar la adicción al juego– logró ponerle cifra a su mal: más de 250 millones de pesos.

En la etapa más profunda de su adicción, las apuestas deportivas en línea no se habían masificado. Hoy, cuando pululan, considera alarmante que no haya control para evitar que más gente sufra lo que él vivió.

“Uno no se vuelve jugador compulsivo de la noche a la mañana, pero sí me preocupa que uno prenda el televisor y lo primero que encuentre sean llamados a apostar. Sé que hay mensajes que advierten jugar con moderación, pero eso no es suficiente. Hay un punto en donde se pierde el control, y la vida se puede destruir completamente”.

Lo que dicen los expertos

Olga Albornoz, de la Asociación Colombiana de Psiquiatría, señala que la publicidad de este tipo de apuestas, y más cuando hay recompensas en dinero que se obtiene de manera fácil, impactan de manera negativa en cerebros en formación de niños y adolescentes. “Estos mensajes pueden favorecer el desarrollo de adicciones como la ludopatía, que aparecen de manera temprana”, señala.

No es una opinión aislada. Un estudio de la Universidad de Valencia (España) con más de 5.000 estudiantes, entre los 15 y los 19 años, encontró que el 54 por ciento admitió haber gastado dinero en juegos de azar y casi un 2 por ciento presentaba juego patológico.

Otro estudio del Colegio Médico de Barcelona demostró que niños y jóvenes que hacen apuestas deportivas son especialmente vulnerables a desarrollar problemas de juego y que también son los que desarrollan conductas problemáticas o patológicas en este campo.

El problema con la publicidad de estos negocios, dice Clemencia Mayorga, de la Sociedad Colombiana de Pediatría, es que estimula a que se apueste y por ende se altera la capacidad de autocontrol en jugadores ocasionales y constantes.

El cerebro de un apostador

La compulsión, denominador común de las adicciones, está presente en el comportamiento de un potencial o consolidado apostador, explica Rodrigo Córdoba, director del departamento de Psiquiatría de la Universidad del Rosario, y agrega que estas personas presentan un trastorno obsesivo compulsivo, además de baja flexibilidad cognitiva.

A nivel cerebral, continúa el especialista, se encuentran alteraciones en la corteza prefrontal (área relacionada con el significado de las emociones y la capacidad de regularlas). “El juego estimula la producción de dopamina, que termina por actuar sobre los sistemas de recompensa. Las apuestas se vuelven algo gratificante y se buscan de manera compulsiva”, afirma.

En otras palabras, el cerebro de un apostador patológico tiene como única función buscar el bienestar que se obtiene a través del juego. De ahí el peligro, y más en un sistema nervioso en desarrollo, apunta Córdoba. En estas reacciones también se mezcla el efecto de la adrenalina que generan las apuestas y que termina cerrando un círculo vicioso.

El negocio de las apuestas

No obstante la claridad desde el plano neurofuncional sobre los riesgos de la publicidad de las apuestas en los más jóvenes, los mensajes de la industria del juego se centran en captar cada vez más apostadores. O por lo menos así ha sucedido en Colombia.

Coljuegos, la empresa estatal que administra y regula todos los juegos legales de suerte y azar, documenta que para abril del 2019, más de 2,5 millones de colombianos estaban registrados para jugar en los 17 operadores de apuestas por internet que han sido autorizados en tan solo dos años. En junio del año pasado se generó el mayor incremento de jugadores por el Mundial de Rusia, con un crecimiento de 258.381 registros tan solo de mayo a junio.

Reglas a la publicidad

Los países con las ligas de fútbol más poderosas están dando la lucha contra la publicidad de las apuestas en línea. La prohibición de todo tipo de mensajes que inviten a jugar está a punto de entrar en vigencia en Italia. En Inglaterra, a finales del año pasado, las empresas acordaron no emitir anuncios antes de las 9 de la noche y nunca durante los encuentros deportivos en vivo de la Premier League. En España, donde la mitad de estos comerciales se emiten en horarios infantiles, varios gremios han pedido restringirlos y ya se trabaja en una resolución.

Y es que según la psicóloga clínica Sandra Herrera, cuanta menos exposición tengan los menores a publicidad de este negocio, menor riesgo de caer en conductas compulsivas. La pediatra Mayorga y la psiquiatra Albornoz insisten en que evaluar cómo evitar que la publicidad llegue a los menores de edad es imperioso.

“Proteger de los riesgos de salud mental que implican las apuestas es un derecho que debe primar sobre los demás, y desde el gremio de los pediatras sugerimos regular la publicidad de estos productos”, puntualiza Mayorga.

EL TIEMPO consultó al viceministro de Salud, Iván Darío González, quien dijo que en el marco de la política de salud mental que implementa el Gobierno, todo tipo de adicciones merecen especial atención, y, en ese sentido, el exceso de publicidad puede favorecer el desarrollo de ludopatías, por lo que además del llamado a la autorregulación de las empresas de apuestas, también considera que se debe revisar el tema.

Lo que dice Coljuegos

Juan B. Pérez Hidalgo, presidente de Coljuegos, indica que Colombia fue el primer país de la región en regular esta actividad y recalca que uno de los pilares es promover una cultura de juego responsable, bajo la premisa de que es una forma de entretenimiento que genera importantes recursos para la salud: más de $ 67.000 millones en dos años.

“Cada operador debe tener un programa de juego responsable cumpliendo con medidas mínimas como contabilizar la sesión del juego, establecer un procedimiento de autoexclusión, mecanismos para limitar apuestas y duración de la sesión y reglas claras sobre depósito (diario, semanal, mensual)”, explica.

Pérez afirma que a los operadores se les prohíbe el uso de mensajes dirigidos a menores o la participación de estos en las piezas, así como incentivar falsas expectativas de ganancia. Además, siempre se debe advertir sobre riesgos de adicción al juego.

“Se impusieron controles para que menores no se puedan registrar en plataformas y al momento del pago de premios siempre se exige la presentación de un documento de identidad en el que se verifique la mayoría de edad o que la cuenta para el pago de los premios esté a nombre del mayor registrado.

También se obliga a los jugadores a que al registrarse definan montos máximos para apostar, se les da la posibilidad de autoexcluirse de las plataformas y se les dotó de herramientas para que mantengan control sobre el monto de apuestas y el tiempo que duran en la sesión”, concluye.

CARLOS F. FERNÁNDEZ Y RONNY SUÁREZ
Redacción Salud

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.