Lo que debería saber si está pensando en ser vegano/vegetariano

Lo que debería saber si está pensando en ser vegano/vegetariano

Se puede vivir sin comer carne, pero un cambio de régimen alimenticio requiere seguimiento médico.

Vegetarianismo

Si va a tomar la decisión de ser vegetariano debe consultar a un médico para que lo aconseje.

Foto:

iStock

Por: Ronny Suárez
13 de abril 2019 , 10:00 p.m.

El mundo debería comer cada vez menos carne y muchos más cereales. Esa es la recomendación —a modo de advertencia— que ha lanzado recientemente un panel de expertos en temas de salud, medioambiente y cambio climático en procura de garantizar la sostenibilidad del planeta. Uno de los estudios desarrollados por dicho comité, publicado esta semana en la revista ‘The Lancet’, calculó, incluso, que una de cada cinco muertes (unas 11 millones aproximadamente) que se registran en el mundo está relacionada con una mala alimentación, en concreto, por consumo excesivo de sal, azúcar o carne que causan enfermedades cardiovasculares, cáncer o diabetes tipo 2.

Incluso, señalan que un consumo diario recomendado de carne en términos de salud es apenas de 23 gramos, mucho menos que el de todas las frutas (250 gramos), vegetales (360) y granos (125) que deberíamos comer cada jornada. Esa, por sí sola, podría ser una motivación para pensar en el vegetarianismo, el veganismo o cualquiera de sus vertientes como un estilo de vida que, tal como han mostrado diversas investigaciones, pueden representar beneficios para la salud cuando se llevan de la forma correcta y con acompañamiento.

Pero lo cierto es que las personas que adoptan este hábito y abandonan las proteínas de animales o los alimentos derivados de ellos suelen hacerlo por otro tipo de convicciones. La mayoría de las veces, sostiene el nutricionista Juan Camilo Mesa, sin tener en cuenta los riesgos para la salud propios de las dietas radicales.

La vida sin carne

Para el médico nutriólogo clínico Isaac Kuzmar, las personas que siguen estas dietas, sobre todo la vegana, se someten a posibles deficiencias de macro y micronutrientes, como la vitamina B12, ácidos grasos omega 3, hierro, calcio, vitamina D, zinc y, en menor medida, proteínas y yodo.

“La base de una alimentación vegana correcta son los cereales, las legumbres, las frutas, las verduras, las hortalizas, los frutos secos, las semillas y los aceites. En comparación con una dieta omnívora, como la Mediterránea, excluir alimentos de origen animal implica la aparición de riesgos nutricionales, presentando déficit energético”, afirma el especialista.

Agrega que los vegetarianos, si llevan una dieta bien combinada, sí pueden conseguir toda la energía y los nutrientes necesarios para lograr la función apropiada del organismo, garantizando un correcto crecimiento y desarrollo.

La clave en cualquiera de estas opciones es lograr patrones alimenticios saludables, que se alcanzan con variedad de alimentos. “Existe evidencia respecto a las ventajas de seguir una dieta vegetariana o vegana; pero se deben consumir los nutrientes esenciales, compaginando el uso de suplementos y alimentos fortificados eficaces para evitar déficits en la alimentación”, apunta Kuzmar.

Un artículo de la Universidad de Harvard recoge varias de las conclusiones que la ciencia ha encontrado sobre este estilo de vida. En suma, indican, los vegetarianos tienden a consumir menos grasas saturadas y colesterol y más vitaminas C y E, fibra dietética, ácido fólico, potasio, magnesio y fitoquímicos (sustancias químicas de las plantas) que los consumidores de carne. Como resultado de ello es probable que tengan un colesterol total y LDL (malo) más bajo, una presión arterial más baja y un índice de masa corporal (IMC) menor, lo que se asocia con longevidad y un riesgo reducido de muchas enfermedades crónicas.

Desde Harvard explican que alimentos como las nueces, que son claves en la dieta vegetariana, protegen el corazón porque tienen un índice glucémico bajo y contienen muchos antioxidantes, proteínas vegetales, fibra, minerales y ácidos grasos saludables. La dieta sin carnes rojas, dicen los investigadores de Harvard, también previene el cáncer de colon, pero estudios que comparan las tasas de cáncer en vegetarianos y no vegetarianos han mostrado resultados inconsistentes y, por ejemplo, un estudio encontró que quienes comen pescado tienen un riesgo menor de ciertos tipos de cáncer que los vegetarianos.

Se deben consumir los nutrientes esenciales, compaginando el uso de suplementos y alimentos fortificados eficaces para evitar déficits en la alimentación

¿Qué recomiendan?

El nutricionista Juan Camilo Mesa es claro en afirmar que ante el interés de una persona en asumir estos estilos de vida lo primero es ahondar en sus motivaciones. Por eso, es necesario responder preguntas como: ¿por qué el cambio de régimen? ¿Es por salud? ¿Tiene alguna patología que podría mejorar con una dieta libre de animales? ¿Su médico está enterado y le ofreció suplementación con vitamina B12, en caso de ser estrictamente vegano? ¿Ya se hizo exámenes de laboratorio? “Normalmente, se realiza un plan alimentario y se sugieren controles médicos cada mes, cuando están iniciando”, apunta Mesa. Nicoleth Velásquez, nutricionista dietista de la Universidad Javeriana, coincide en que transiciones hacia estas dietas deben ser responsables y no por moda. “La orientación profesional puede indicar cómo suplir los requerimientos de una proteína animal. Es importante incrementar el consumo de frutas y vegetales, para que no se llegue a un desequilibrio en el peso y tengamos, por ejemplo, vegetarianos supremamente obesos”, concluye Velásquez.

Variantes de vegetarianos

La Universidad de Harvard explica que, en estricto rigor, los vegetarianos son personas que no comen carne, aves ni mariscos, pero hay diferentes patrones dietéticos que marcan la diferencia. Estos son los más comunes.

- Veganos (vegetarianos totales): no comen carne, pollo, pescado ni ningún producto derivado de animales, incluidos los huevos, los productos lácteos y la gelatina.

-Lacto-ovo vegetarianos: no comen carne, pollo o pescado, pero sí huevos y productos lácteos.

- Lacto vegetarianos: no comen carne, pollo, pescado ni huevos, pero sí productos lácteos.

- Ovo vegetarianos: no comen carne, pollo, pescado o productos lácteos, pero sí huevos.

- Vegetarianos parciales: evitan la carne, pero pueden comer pescado (pesco-vegetariano) o aves (pollo-vegetariano).

RONNY SUÁREZ
Redactor de Salud

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.