Claves para que el regreso al trabajo no lo enferme

Claves para que el regreso al trabajo no lo enferme

No es fácil retomar labores luego de vacaciones. El cuerpo se ha desconectado de la vida cotidiana.

Salud

En la mayoría de los casos es una situación pasajera. En otros, volver al trabajo genera ansiedad y depresión. Estas personas deben pedir ayuda.

Foto:

iStock

Por: Redacción Salud
10 de enero 2019 , 07:55 a.m.

Volver a trabajar, después de cada jornada de vacaciones, no es nada fácil. El cuerpo y la mente han entrado en descanso y se han desconectado de la vida cotidiana. Y volver a conectarse con las actividades laborales puede ser muy complejo. Tanto que en algunos casos puede conllevar problemas de salud.

Sobre todo en épocas como la reciente temporada de fin de año, cuando el descanso se combina con los excesos propios de la época, como la comida y el licor.

A nivel biológico, durante los altos estados emocionales que se viven lejos del trabajo, el cerebro produce altos niveles de dopamina, un neurotransmisor que genera sensación de bienestar, según explica la psiquiatra colombiana Danelia Cardona.

Tras regresar, el cerebro hace un cambio de un estado de emociones a uno cognitivo, más racional, y, por lo tanto, hay un cambio en el estado emocional, un bajonazo”, añade Cardona, especialista en psiquiatría, formada en Inglaterra.

Esta situación se conoce como el síndrome posvacacional, aunque –según explica el psiquiatra Rodrigo Córdoba– no está descrito como tal en los manuales médicos.

Un síndrome –explica Córdoba– es una suma de manifestaciones que presentan unas características propias. Sin embargo, en este caso, añade, sí existen ciertas manifestaciones que se presentan en personas que han estado de vacaciones y retoman sus actividades laborales.

No obstante, se trata de una situación muy común. Por ejemplo, en Europa, según algunos estudios, un 35 por ciento de los trabajadores de entre 25 y 40 años sufren de esta alteración; mientras que en Estados Unidos, el 15 por ciento reconoce que la padece, conforme lo revela una encuesta de la firma Gallup.

“La característica fundamental es la dificultad en los procesos mentales a la hora de reanudar las labores del trabajo, porque la mente se ha acostumbrado a cierta pasividad. La dificultad para concentrarse se hace evidente”, añade Córdoba.

Los síntomas

Fatiga, apatía, sensación de fracaso y de improductividad son otras manifestaciones. Sin embargo, aclara Córdoba –jefe del departamento de Psiquiatría de la Universidad del Rosario–, no es necesario alarmarse. “Hay que esperar a que pasen los días, mientras se retoma la marcha y la mente se reorganiza”.

No obstante, considera que cuando los síntomas persisten o se tornan más fuertes, hay que consultar con el especialista porque es posible que existan antecedentes o factores de riesgo que se disparan, sobre todo, cuando una persona no está a gusto con su trabajo ni con la gente que la rodea en el entorno laboral.

“Todos somos susceptibles de sufrir esta situación después de volver de las vacaciones, pero es más frecuente en aquellos que de forma habitual no se sienten cómodos en el trabajo, en los que tienen problemas de agotamiento o desencanto laboral o en los que idealizan el periodo de vacaciones como la culminación de su bienestar personal”, expresó a la agencia de noticias Efe la psicoterapeuta y escritora española Marisa Navarro.

Irritabilidad, nerviosismo, inquietud, tristeza, melancolía o indiferencia son otras manifestaciones que experimentan muchos de los empleados, en disgusto con su trabajo, cuando vuelven de las vacaciones. Insomnio, estrés agudo con síntomas como ansiedad, depresión, angustia, temblores, sudoración y aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria que podrían desencadenar crisis de pánico son otros síntomas en este tipo de personas.

No obstante, aclara: “La mayor parte de las personas regresan con resignado buen ánimo a su vida laboral, y el estrés posvacacional suele pasarse por sí solo, en un tiempo relativamente corto”, advierte Navarro, autora del libro La medicina emocional.

Para que no le pase...

La psiquiatra Danelia Cardona hace estas recomendaciones:

*No cometa el error de volver de sus vacaciones el día anterior a su regreso al trabajo. Tómese, al menos, un par de días para retomar sus rutinas.

*No se enfoque en lo que está sintiendo (negativismo, bajo estado de ánimo); asuma el regreso como “lo que hay que hacer”, sin la carga emocional de lo que significa (mayor estrés, menos tiempo con la familia).

*Regrese con una actitud positiva, con un nuevo reto para asumir y no como algo que pesa y se rechaza.

*En lo posible, inicie labores por las tareas menos demandantes (en la medida de lo posible) y vaya subiendo la carga paulatinamente.

*Implemente hábitos de vida saludables: coma bien (frutas, vegetales, granos), establezca una rutina de sueño y haga ejercicio.

*Aproveche los descansos y hora de almuerzo para compartir con sus colegas.

*No se recomienda posponer el inicio de labores ni hacer progresivo el regreso al trabajo, ya que esto genera mayor esfuerzo. La evasión de lo inevitable solo pospone la misma sensación en el tiempo, pero no la diluye.

*Si persisten síntomas como falta de sueño, poco apetito y bajo estado de ánimo, busque ayuda profesional.

REDACCIÓN SALUD
EL TIEMPO @SaludET

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.