Claves para identificar que está haciendo ejercicio en exceso

Claves para identificar que está haciendo ejercicio en exceso

Aunque es una práctica saludable, el exceso de actividad física puede traer problemas para la salud.

Ejercicio en exceso

Preste atención a los síntomas que le muestren que puede estar haciendo ejercicio de más en sus rutinas.

Foto:
17 de septiembre 2018 , 10:14 p.m.

La reconocida actriz, presentadora y columnista colombiana Margarita Rosa de Francisco encendió las redes sociales al publicar una foto, en su cuenta de Instagram, en la que contaba que tuvo que ser hospitalizada por “exceso de ejercicio”.

"Esto fue hace 10 días en Armenia, me tocó pasar la noche en la clínica por pura descompensación de mi organismo provocado por sobredosis de ejercicio, dieta desbalanceada y mucho trabajo", dijo en su mensaje, acompañado de una foto en la que se ve en la cama de un hospital.

El pasado 13 de septiembre, luego de los hechos, Margarita Rosa publicó una columna de opinión en EL TIEMPO, haciendo una reflexión sobre la cuenta de cobro que le pasó el 'fitness'. "No puedo evitar pensar que estoy metida en un juego vanidoso que tiene que ver menos con la salud y más con una búsqueda desesperada de validación por parte de esos que suben o bajan el valor de la carne que exhibo en el mostrador", aseguró la actriz.

Aunque no se conoce un diagnóstico médico al respecto, lo ocurrido con la artista abrió el debate sobre las implicaciones del exceso de ejercicio y de las tendencias fitness en la salud humana. Esto, en un país que se encuentra entre los más sedentarios del mundo, según los últimos informes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Entre el 30 y el 39 por ciento de los hombres colombianos no realizan un nivel de actividad física efectiva. Y la situación empeora en mujeres: entre 40 y 49 por ciento de ellas caen en el rango del sedentarismo.

El ejercicio físico es una de las actividades que más benefician al organismo a todo nivel. Tanto, que la misma Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la realización de actividad física moderada al menos 3 veces por semana; de lo contrario, se corre el riesgo de caer en el sedentarismo, que es una de las más peligrosas epidemias actuales.

Sin embargo, dice el deportólogo Harold Arevalo, el ejercicio físico en exceso puede acarrear consecuencias negativas para una persona y para su salud.

De acuerdo con el experto, la práctica exagerada de ejercicio físico puede ocasionar lesiones inicialmente estructurales en articulaciones, ligamentos y músculos.

“Son personas que no pueden descansar, están siempre sobre exigidos, con lo cual se aumenta el riesgo de padecer fracturas y fisuras”, agrega Arévalo.

Aunque esto por lo general no se aprecia, según dice el endocrinólogo Iván Darío Escobar, porque la gente cree que el “ejercicio es salud” y que los síntomas que se presentan cuando hay sobreentrenamiento son debidos a otras cosas. Entonces,  de manera equivocada, se continúa con las rutinas.

Es importante tener en cuenta los siguientes síntomas para consultar con un profesional si se presentan y evaluar de manera más rigurosa el tipo de práctica, porque se puede estar cayendo en el “exceso perjudicial de ejercicio”, dice Escobar.

Obsesiones peligrosas

De no detenerse a tiempo, el ejercicio exagerado puede ocasionar daños en el cuerpo y afectar las emociones.

Según Olga Estrada, médica fisiatra y experta en ejercicio, existen dos factores que influyen en las personas para hacer ejercicio de manera desproporcionada. Uno es el social: muchas personas, especialmente jóvenes, toman como modelo a deportistas de alto rendimiento y como referencia a fisicoculturistas, con la idea de que es posible emularlos y tener aspectos similares.Y el otro es el de la personalidad, que los desliza por caminos obsesivos, en los cuales el ejercicio no es la excepción.

En algunos casos, agrega la especialista, pueden llegar a desarrollar conductas adictivas como la vigorexia (trastorno caracterizado por tener una obsesión de realizar por lo menos dos horas diarias ejercicio).

La primera consecuencia es la aceleración del proceso de envejecimiento, ya que el cuerpo libera una mayor cantidad de radicales libres, lo cual también predispone a acelerar la aparición de males degenerativos.

También se puede generar un desgaste articular que impide la recuperación de los tejidos debido a la falta de descanso entre una sesión y otra, capaz de dañar las estructuras de soporte, incluidas las articulaciones. Rodillas, caderas y columna son las partes del cuerpo más afectadas.

Perder masa muscular y eficiencia es otra consecuencia directa del abuso en el ejercicio. Esto se acelera cuando las personas, además, siguen dietas hipocalóricas.

Y aunque no se crea, el corazón y otras funciones circulatorias pueden afectarse por esta causa, en razón de que el cuerpo mantiene constantemente un ritmo cardiaco acelerado; así que si no hay un control específico, impide recuperar las condiciones normales luego de la práctica física.

También están las lesiones, son la señal más clara de que los excesos afectan el cuerpo. Hay que parar.

Ojo a estos síntomas

-Sensación de agotamiento, cansancio, falta de energía.
-Dolor leve y malestar general.
-Dolor en músculos y articulaciones.
-Descenso brusco en el rendimiento.
-Insomnio.
-Dolores de cabeza.
-Baja de defensas.
-Cambios de humor variantes, irritabilidad.
-Cuadros depresivos.
-Pérdida de las ganas de entrenar, de hacer deporte.
-Pérdida del apetito.
-Aumento sustancial en el número de lesiones.
-Náuseas, vómito.
-Mareos.
-Pérdida de conocimiento.

¿Qué hacer?

Se pueden disminuir las consecuencias del exceso de ejercicio siendo consciente de que, al presentarse estos síntomas, realmente se está pasando en las horas dedicadas a la práctica y “si se asume que el ejercicio se ha convertido en el centro de la vida y que cuando no se puede hacer la rutina hasta te sientes culpable”, dice Arévalo, por lo que se hace urgente un cambio de hábitos en este sentido.

En ese contexto, el deportólogo recomienda:

Enfocarse: hay que saber que por bienestar y salud, es suficiente el ejercicio de 3 a 4 veces por semana, 1 hora cada vez, con rutinas supervisadas.

Pare: cuando haya cansancio, pare la sesión. No pasa nada: es necesario atender las señales del cuerpo y escuchar lo que necesita.

Mérmele: baje la intensidad del ejercicio cuando aparezca alguno de los síntomas descritos.

Por último, es importante recordar que el ejercicio debe producir bienestar, no sufrimiento. Si se convierte en un sacrificio, a menos que sea parte de un plan de entrenamiento, se debe consultar y ajustar la práctica a la guía supervisada por personal experto en salud y ejercicio.

REDACCIÓN SALUD

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.