¿Cómo podemos reponer el colágeno que perdemos cuando envejecemos?

¿Cómo podemos reponer el colágeno que perdemos cuando envejecemos?

Con la edad perdemos la capacidad de reponer este componente, presente en piel, huesos y tendones.

Colágeno

Con la edad se va perdiendo la capacidad de reponer el colágeno y se empieza a presentar el envejecimiento de la piel.

Foto:

123RF

Por: EFE
16 de agosto 2018 , 06:40 a.m.

‘Colágeno’, palabra que las mujeres asociamos con la belleza del rostro, pero que es clave en todo el cuerpo.

“El colágeno es el componente más abundante de la piel y de los huesos. Supone hasta el 25 por ciento del total de proteínas de un mamífero”, señala Paloma Borregón Nofuentes, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología y responsable del Departamento de Dermatología de la Clínica Beteré-Marcos de Madrid.

La doctora Borregón indica que las fibras colágenas son flexibles, pero ofrecen gran resistencia a la tracción. “Se encuentran en la piel, a la que dan elasticidad. En este órgano se organizan entrecruzadas, de manera similar a los cestos de mimbre.

También están en los tendones, dispuestas en paralelo para aumentar la fuerza. En los huesos y en la córnea del ojo forman finas láminas, lo que aporta consistencia al tejido. También forman parte de la pared de estructuras como el esófago o las arterias”.

María Luz García Vivar, reumatóloga en el Hospital Universitario de Basurto (España) y portavoz de la Sociedad Española de Reumatología, explica que el colágeno “es una familia de proteínas, con estructuras grandes muy ricas en ciertos aminoácidos como prolina, lisina y glicina”.

Existen más de 20 tipos de colágeno en los mamíferos, con ligeras diferencias en su secuencia de aminoácidos y se clasifican con base en su función o localización en el organismo. Las fibras de colágeno pueden considerarse el sostén de los tejidos de los que forman parte y “también participan en otras funciones como facilitar el paso de ciertas sustancias y mantener la hidratación”, precisa la doctora.

El envejecimiento

Las expertas explican que a medida que cumplimos años va disminuyendo la capacidad de nuestro organismo para sintetizar colágeno, de manera que se calcula que el que tenemos a los 30 años es casi la mitad del original.

Con la edad vamos perdiendo la capacidad de reponer el colágeno de los tejidos y ocasionalmente este aparece defectuoso o mal ensamblado. Entonces empezamos a presentar envejecimiento en la piel (arrugas, trastornos de coloración); en los vasos sanguíneos (fragilidad capilar, por ejemplo). También aparecen trastornos degenerativos en las articulaciones, con alteraciones en el cartílago y en el hueso, lo que se conoce como artrosis”, aclara la doctora García Vivar.

En lo relativo a la piel, la doctora Borregón ofrece varias recomendaciones para prevenir la flacidez, como “mantener la piel siempre bien hidratada, hacer ejercicio para tonificar, tener una dieta sana y equilibrada, evitar pérdidas de peso muy rápidas y ducharse con agua fresca y no muy caliente”.

Asimismo, existen varias opciones para tratar la flacidez; por ejemplo, “el retinol tópico, la mesoterapia, los láseres para estimular la producción de colágeno, la radiofrecuencia, que también estimula las células para producir colágeno, y el tratamiento mecánico de drenaje o LPG en el cuerpo”, enumera la dermatóloga.

Sobre el uso de cremas con colágeno, la doctora Borregón afirma que no se puede garantizar que el colágeno que incorporan se absorba y pase a formar parte de la estructura de la piel como el original, dado que no hay estudios suficientes que demuestren su eficacia.

La dermatóloga recalca que lo más importante es seguir una dieta equilibrada, “ya que para que nuestro cuerpo fabrique colágeno necesitamos el aporte de vitaminas como la A y la C, que podemos encontrar principalmente en frutas y verduras como los cítricos, las fresas, el brócoli, las zanahorias, el tomate o las espinacas, entre otras”.

En lo referente a los suplementos de colágeno (en pastillas o en polvo, que se conocen como colágeno hidrolizado), subraya que en la actualidad no hay evidencias científicas suficientes como para asegurar que sean eficaces para la piel o para las articulaciones.

“Puede que haya gente a la que le vaya bien, y podemos decir que malos tampoco son (teniendo especial cuidado en pacientes con insuficiencia renal o con cualquier otra enfermedad que precise restringir el consumo de proteínas), pero no podemos asegurar su eficacia por falta de evidencia”, destaca.

Y la doctora García Vivar opina que llevar una buena dieta puede ser mucho más eficaz que el aporte de aminoácidos contenido en los suplementos de colágeno. “Dado que en general tienen muy pocos efectos secundarios, si alguien está especialmente interesado en utilizarlos, no suelen suponer ningún problema de salud siempre que no sustituyan a otros tratamientos o indicaciones dadas por los especialistas, médicos o enfermeros, encargados de su atención”.

EFE

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.