Así funcionan las citas médicas grupales en Estados Unidos

Así funcionan las citas médicas grupales en Estados Unidos

Es una idea con buenos resultados en acceso y satisfacción de los pacientes. ¿Es viable en Colombia?

citas

El 90 por ciento de los pacientes a una cita médica grupal de forma voluntaria vuelven a pedir otra.

Foto:

Alejandro Giraldo

Por: Ronny Suárez
23 de septiembre 2018 , 10:00 p.m.

Un salón y un grupo de 10 pacientes con la misma enfermedad. Un médico especialista, un asistente, una enfermera y un notario que apunta los detalles de todo lo que ocurre. Una hora y media para que todos interactúen. Esa es, en esencia, la dinámica de las citas médicas grupales o compartidas, una tendencia de atención que se ha implementado en Estados Unidos y que, según los prestadores que la han aplicado, ha revolucionado la crítica relación médico-paciente.

Este tipo de citas se definen como una visita regular al médico donde los pacientes se ven en grupo, en lugar de individualmente. El concepto fue desarrollado por el doctor Edward Noffsinger, un psicólogo, en 1996, tras una experiencia de mala atención enfrentando una grave enfermedad.

Hoy, el programa se aplica en instituciones como la Clínica Cleveland y es promovido como caso de estudio por las universidades de Virginia y Harvard.

Richard Siegrist es profesor de gestión de atención de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard. En diálogo con EL TIEMPO, explicó la dinámica y los alcances de este programa. En principio, aclara que se trata de un acto voluntario y cada persona decide si quiere seguir. No es para todo tipo de especialidades, pues ha mostrado mejores resultados en seguimiento de afecciones crónicas, evaluaciones iniciales y para exámenes físicos anuales. Todos los pacientes y familiares que asisten deben firmar un acuerdo de privacidad sobre lo que allí sucede.

Operativamente, el médico se mueve de un paciente a otro, discutiendo el problema de salud que les compete, haciendo recomendaciones clínicas y respondiendo a las preguntas individuales o del resto del grupo. Un asistente, a modo de facilitador, maneja la sesión, cuidando tiempos y fomentando la interacción. De vez en cuando el médico sale a hacer examen privado a pacientes.

Se han usado, en realidad, en una amplia variedad de áreas clínicas, desde medicina interna hasta especialidades. Los motivos más frecuentes han sido diabetes, hipertensión, controles de cardiología y prenatales, manejo del dolor, asma y obesidad pediátrica y cirugía bariátrica. Dice Siegrist que el 56 por ciento de las consultas actuales se podrían hacer con esta fórmula.

Las citas médicas grupales están diseñadas –apunta– para proporcionar un mejor acceso a la atención, pues reduce la espera de citas, muchas veces de semanas a solo días; y mejora la productividad del médico, por lo general por más de 100 por ciento. Asimismo, fomentan una mayor participación del paciente al brindar una exposición mayor a su médico.

“A veces hay temor de que se pierda la personalización de la atención, pero las citas se vuelven incluso más personalizadas porque se reduce el tiempo de oportunidad para la consulta con un especialista hasta en 50 por ciento. Más del 90 por ciento de las personas regresan luego de la primera consulta grupal”, dice.

Los médicos, por su parte, han manifestado que no se sienten tan apurados como con las citas individuales, que se ahorran mucho tiempo al no tener que repetir lo mismo una y otra vez a cada paciente, que reportan menos estrés y que se logra mayor adherencia a los tratamientos.

Pero más allá de esos resultados, el éxito, según Siegrist, radica en la comunicación y la empatía que se logra generar en estos espacios.

Las citas se vuelven incluso más personalizadas porque se reduce el tiempo de oportunidad para la consulta con un especialista hasta en 50 por ciento

Algunas experiencias

En la Clínica Cleveland llevan más de 10 años ofreciendo este tipo de servicios. “Nuestros pacientes han estado abrumadoramente satisfechos con el programa. Disfrutan de la oportunidad de relacionarse con otras personas que están lidiando con problemas de salud similares, comparten historias e ideas, aprenden unos de otros y realmente crean un vínculo. Estas citas son particularmente valiosas para quienes padecen enfermedades como asma, diabetes e hipertensión y cada individuo tiene la oportunidad de ser un modelo a seguir para los demás”, aseguran voceros de ese hospital.

Y ponen de ejemplo a un hombre con asma de 60 años que pudo volver a ejercitarse en una caminadora eléctrica luego de haber sido motivado por un niño de 10 que manejaba con éxito su asma jugando baloncesto todos los días.

El grupo de salud privado UC San Diego de la Universidad de California también implementó esta práctica. En un documento, explican que su aplicación depende también de la evaluación positiva que se haga a criterios como tener poblaciones de afiliados con enfermedades crónicas, personal capacitado y una administración sólida. En este caso, se inició un plan piloto en diez áreas clínicas, incluidas diabetes, enfermedad hepática y Sida / VIH.

Amy Sitapati es la médica que dirige las citas grupales con pacientes con VIH. Y relata una experiencia particular ocurrida en su grupo: “En una sesión todo iba bien, los pacientes interactuaban y compartían qué habían aprendido sobre la enfermedad. En una pizarra blanca, presenté algunos resultados anónimos que mostraban una carga viral detectable, con fines educativos. Noté de inmediato que había un paciente que estaba sentado en el medio, sin decir nada ni hacer contacto visual con los demás. Le pregunté qué ocurría y dijo: Estoy realmente avergonzado porque soy la persona cuyos números de carga viral están en el tablero, y sé que no son buenos, que puedo hacerlo mejor”.

Y entonces, las lágrimas comenzaron a llegar. “El paciente dijo: ‘Siento que a mi familia no le importo; nunca preguntan sobre mi estado. He visto a amigos morir de esta enfermedad y es muy difícil estar comprometido con esto, ya que tengo todos estos sentimientos dentro”.

Al instante, otros intervinieron, diciendo que habían estado en sus zapatos, luchando con sus números. Y otro aseguró: ‘Conozco ese estigma. Cuando voy a la casa de mi familia, uso mi propio vaso porque sé que eso hace sentir más cómodos a los demás’. Luego, el primer paciente levantó la vista y se comprometió a tomar los medicamentos y a buscar ayuda con el psicólogo”, agrega Sitapati.

“Ha sido grandioso observar cómo los pacientes son una fuente de fuerza para otras personas. Es una camaradería basada en el ‘he estado en tus zapatos y he sentido lo mismo’. Tuve las mismas preocupaciones y aquí me pueden ayudar a sobrellevarlas”, remata.

“Salgo de las citas sintiéndome parte de un equipo que trabaja en conjunto para ayudar al paciente. Es mucho más gratificante para mí”, dice por su parte Suzanne Lohnes, enfermera que participa en el grupo de diabetes.

Sin embargo, Katherine Brewster, directora de servicios ambulatorios de este grupo, concluye que las citas médicas grupales no reemplazarán la atención tradicional, pues muchos pacientes seguirán necesitando el tú a tú con el médico y muchos servicios implican necesariamente privacidad. “Son algo que podemos agregar a nuestro menú de servicios”, dice.

Salgo de las citas sintiéndome parte de un equipo que trabaja en conjunto para ayudar al paciente. Es mucho más gratificante para mí

¿Qué opinan en Colombia sobre esta idea?

César Burgos
Presidente de Sociedades Científicas

“No es una buena ni lógica manera de evaluar integralmente a un paciente. Es una vía de ahorro de costos en detrimento de la calidad de la atención. La valoración médica debe basarse en competencias que un médico general no tiene en consulta de una especialidad”.


Carlos F. Fernández

Asesor médico de EL TIEMPO

“El acto médico es un evento autónomo, regido por varias leyes, entre ellas la 23 de 1981 y la Ley Estatutaria, dicen que la autonomía médica es inviolable. Al ser un derecho fundamental, cada persona exige que se le vea en condiciones de equidad. La consulta médica, además, involucra una responsabilidad civil que no se puede diluir en este país. Y esta práctica se puede deslizar en contra de la calidad, además de prestarse a abusos”.


Francisco Castellanos
Director de Defensa del Paciente

“Este tipo de consultas puede acercar a pacientes que viven con una misma enfermedad, pero pueden afectar la privacidad porque se exponen casos médicos de manera abierta frente a un grupo.
Lo importante es que los costos que se ahorren sean reinvertidos en otros servicios o tratamientos”.


Jaime Arias

Presidente de ACEMI, gremio de EPS del contributivo.

“Es interesante para enfermedades crónicas, pues funciona como un club de pacientes. Pero no se podría traer porque en Colombia está reglamentado el servicio por el modelo de atención. Una parte de esto se podría hacer en el Modelo de Atención Integral en Salud (MIAS). Sería bueno verlo como experimento”.


Juan Gonzalo López

Presidente de Salud Total EPS

“Es un buen esquema para desarrollar con algunos grupos de pacientes, como pueden ser los programas de promoción y prevención o pacientes con hipertensión. Para aplicarlo en Colombia se necesitarían modificaciones en la habilitación de las IPS”.


Galo Viana

Presidente de Mutual Ser EPS

“Es una terapia enriquecedora. Nosotros ya realizamos ejercicios similares con madres de niños de bajo peso al nacer. Es un método que será cada vez más usual dado el crecimiento exponencial de la demanda de servicios médicos”.

RONNY SUÁREZ
EL TIEMPO
En twitter: @ronnysuarez_

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.