Humanos resistentes al VIH, un debate moral

Humanos resistentes al VIH, un debate moral

Investigador chino anunció 'modificación genética a los primeros seres humanos inmunes a ese virus'.

Científico asegura ser el primero que modifica bebés genéticamenteEl anuncio ha desatado una controversia desde la ética y la ciencia; universidad investigará el tema.
Científicos chinos aseguran haber creado bebés manipulados genéticamente

Captura de video

Por: CARLOS FRANCISCO FERNÁNDEZ*
27 de noviembre 2018 , 02:58 p.m.

Un investigador chino le informó a la Associated Press (AP) que ha ‘diseñado’, a partir de modificación genética, los primeros seres humanos inmunes al virus del sida (VIH).

Se trata de He Jiankui, investigador de la Universidad de Shenzhen (China), quien asegura que para ello utilizó la herramienta de edición genética CRISPR-cas9 (tijeras genéticas) para modificar el ADN de embriones de siete parejas sometidas a tratamientos de fertilidad.

Al parecer, al ADN de estos embriones se les introdujo (después de cortar biológicamente su ADN) el gen CCR5, que desde hace dos años -se dice- protege contra el virus del Sida, después de que se encontró en una persona que demostró ser resistente a la infección.

Los embriones modificados se implantaron en los úteros de sus madres biológicas y, según se informó, progresaron dos de ellos en un solo embarazo, por lo que se anunció que dos gemelas serían las primeras beneficiarias de este avance.

Aunque el mundo científico está a la expectativa de esta información, lo cierto es que a pesar de sus potenciales alcances, no hay una confirmación independiente de los resultados de Jiankui; tampoco su obligada publicación en una revista especializada para permitir su evaluación por pares en un marco de rigor académico.

¿Falsas expectativas?

Además de lo que significa, en teoría, dar por finalizada la infección por el VIH para las nuevas generaciones, el mero anuncio despertó el debate moral que, desde siempre, envuelve la manipulación de embriones. Herman Esguerra, presidente de la Academia Nacional de Medicina, insiste que por ahora no pasa de ser una opinión personal que es necesario confirmar desde el plano científico, antes de divulgarla.

“Es muy riesgoso lanzar falsas expectativas con algo tan serio como el Sida, mientras tanto es mejor no opinar sobre comentarios”, dice Esguerra.

Según reporta la agencia Reuters, más de 100 científicos, la mayoría de ellos en China, calificaron de "locura" y de contrario a la ética la alteración de genes humanos en una carta abierta que circula por internet. En ella, los científicos también dijeron que el uso de la tecnología CRISPR-Cas9 para editar los genes de embriones humanos era peligroso, injustificado y dañaba la reputación y el desarrollo de la comunidad biomédica en China.

"El análisis ético biomédico de esta denominada investigación sólo existe de nombre. Llevar a cabo experimentos humanos directos sólo se puede describir como una locura", dijeron los científicos en su carta, una copia de la cual fue publicada por la web de noticias china Paper.

"Se ha abierto la caja de Pandora. Aún podríamos tener un atisbo de esperanza para cerrarla antes de que sea demasiado tarde", dijeron aproximadamente 120 científicos en el texto, escrito en chino.

El tema genera tanta sensibilidad que este tipo de edición genética está prohibida en EEUU -y en la mayoría de los países- porque los cambios en el ADN pueden pasar a las generaciones futuras y se corre el riesgo de dañar otros genes.

Sin embargo, Cesar Burgos, presidente de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas, recordó que en “ciencia habla la ciencia”, y en ese sentido se aparta del análisis fundado en un comunicado de prensa y no en artículos científicos serios.

“Mientras esto no se publique como debe ser, no pasa de ser charlatanería”, agrega Burgos, quien además hace un llamado a los medios para que moderen lo que publican al respecto.

Paro más allá de la carencia de rigor, José Ernesto Vivas, experto en bioética, se opone radicalmente a este tipo de experimentos “que desdibujan la condición humana y la ponen en el horizonte de personas de diseño a conveniencia de una sociedad marcada por intereses alejados del beneficio colectivo”. “Es inmoral pensar en que las futuras generaciones tendrán las características que le convienen a una élite dominante”, agrega Vivas.

China y el laxismo en materia de bioética

El anuncio ha puesto en el punto de mira el laxismo de la leyes sobre bioética en China. Ese país quiere convertirse en un líder mundial de la investigación
genética y del clonado, y las zonas grises de la legislación local allanaron el camino a investigaciones a veces controvertidas.

En 2015 científicos chinos fueron los primeros en lograr modificar los genes de embriones humanos, según la revista 'Nature'. El mismo año se construía en Tianjin (norte) un laboratorio para clonar animales, con la ambición de producir hasta un millón de vacas por año. A principios de 2018 investigadores chinos lograron hacer nacer por primera vez monos genéticamente idénticos, con la misma técnica de clonado utilizada hace más de 20 años con la célebre oveja Dolly, el primer mamífero clonado.

Según Qiu Renzong, pionero de los temas de bioética en China, los investigadores no son sancionados ya que solo rinden cuentas a su institución. Algunas de estas instituciones no prevén ningún castigo en caso de falta profesional. "China protege mucho a los científicos. Si hacemos un pequeño error, se queda ahí, no hay sanciones", lamentó en Hong Kong al margen de una conferencia internacional sobre
genética.

Y es que, además, leyes más laxistas que en otros países permitieron a China tomar la delantera en el sector biomédico, estimó Michael Donovan, fundador de Veraptus, una empresa de biotecnología con sede en ese país. También influyen otros factores, como la demografía. Los 1.400 millones de habitantes garantizan al país una amplia muestra de eventuales pacientes, estimó.

Por otra parte, la presión de los grupos religiosos no es audible, a diferencia por ejemplo de Estados Unidos, "pero como se trata de la vida la gente se inquieta igual si se avanza muy rápido". "Parece que en China no tenemos restricciones morales para impedirnos ese tipo de investigaciones", dijo Fang Gang, profesor de biología de la Universidad de Nueva York en Shanghái.

Por lo pronto, la Comisión Nacional de Salud, que tiene rango de ministerio, ordenó una investigación sobre el caso y el viceministro de Ciencias y Tecnología, Xu Nanping, precisó que si las gemelas realmente nacieron sería ilegal, pues según los principios éticos fijados en 2003 con respecto a la investigación sobre células madre de embriones, el cultivo in vitro es posible pero solo durante 14 días luego de la fecundación o el transplante del núcleo.

CARLOS FRANCISCO FERNÁNDEZ*
ASESOR MÉDICO DE EL TIEMPO
@SaludET
Con Efe y Afp

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.