¿Es posible que alcancemos 134 orgasmos por hora? / Sexo con Esther

¿Es posible que alcancemos 134 orgasmos por hora? / Sexo con Esther

Prefiero uno bien logrado que una cantidad exagerada para engordar estadísticas y ocupar titulares.

Sexo con Esther

Después de la penetración, el sexo oral es la práctica sexual más común en el mundo.

Foto:

123RF

04 de agosto 2018 , 08:57 p.m.

Una mujer puede experimentar hasta 134 orgasmos en una hora, mientras que los hombres, en condiciones extremas, apenas si bordean los 16. Esto, de acuerdo con un estudio dado a conocer esta semana por el Centro de Estudios Sexuales de Long Beach, en Estados Unidos, que les practicó pruebas a casi 800 personas, de ambos sexos, para establecer un promedio de volteadas de ojo en este período.

Aunque siempre se ha sabido que nosotras tenemos más capacidad que los varones en este asunto de finales felices, lo cierto es que las diferencias han causado sorpresas. Bien se sabe que, por el lado de los señores, el período de recuperación es un factor limitante. Pero por más que exista continuidad en el goce, esa cifra de 134 orgasmos significa que se producen 2,3 cada minuto. No creo que sean tantos. Creo, más bien, en un éxtasis de larga duración. Porque, valga decir, es algo muy difícil de medir, hasta separar los dos componentes principales que tiene cada orgasmo, como es aquel que se encarga de las contracciones musculares en las mujeres y el otro, esa sensación subjetiva de placer.

Hay personas que dicen que mientras no existan estas dos partes equilibradas, la palabra orgasmo no se puede aplicar en toda su extensión. Y para el caso del estudio, 134 orgasmos pueda que sí ofrezcan las reacciones de tipo muscular que permitan ver que el cuerpo se mueve y demás, pero que alguien sea capaz de percibir una hora continua de goce pleno, sin que se convierta en molesto, la verdad me genera desconfianza.

Y me genera más inquietud al desconocer la forma como se lograron los orgasmos, porque estoy casi segura de que la medida no se alcanzó en medio de relaciones sexuales (no habría hombre que lo resista ni tiempo para cambiar de pareja dados los registros), por lo cual se presume que hubo necesidad de estímulo mecánico, lo que vuelve insulso cualquier tipo de resultado que se haya obtenido.

Aunque no deja de ser curioso, reitero que en cuestión de orgasmos y disfrute pleno, prefiero uno bien logrado que una cantidad exagerada para engordar estadísticas y ocupar titulares. Y a eso es a lo que hay que apuntar. Hasta luego.


ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO
Twitter: @SaludET

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.