Un año de una papa caliente llamada Medimás

Un año de una papa caliente llamada Medimás

Pérdida del 25 % de usuarios y pedidos de intervención se han visto en su primer año de operaciones.

En las entrañas de Medimás: un día escuchando a los pacientesCinco usuarios, cinco historias de insatisfacción. ¿Qué les responde la EPS que hoy cumple un año?
Medimas

Alexis Múnera / El Tiempo

Por: Carlos F. Fernández
31 de julio 2018 , 09:18 p.m.

Las directivas dicen que es una empresa viable y con capacidad para atender a sus 4,2 millones de afiliados. Entes como la Procuraduría afirman, en cambio, que la empresa nació enferma y es una bomba de tiempo para el próximo gobierno. Ese devaneo ha sido la constante en el primer año de operación de Medimás, la segunda EPS más grande del país, que se cumple mañana.

Ha sido un año turbulento. Perdió la cuarta parte de sus afiliados y en dos meses de funcionamiento ya había sido sometida a una vigilancia especial de la Superintendencia de Salud que hoy continúa. Y ha recibido permanentes cuestionamientos sobre la transparencia de algunos de sus socios, la verdadera disponibilidad de recursos para cumplir los compromisos de la compra y la capacidad para poner en marcha el "novedoso" modelo de atención que ofreció.

Por eso y más, Medimás se erige hoy como el reto más relevante que enfrenta el sistema de salud y los propios Juan Pablo Uribe y Fabio Aristizábal, Ministro y Superintendente Nacional de Salud, respectivamente, próximos a asumir. No en vano, voces expertas como la de Cesar Burgos, presidente de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas, enfatizan que “del manejo que se le dé depende en gran parte el futuro inmediato del sector”.

Corta historia

El comienzo de esta accidentada empresa se fija, en realidad, el 24 de mayo de 2017, cuando el consorcio Prestasalud, conformado por ocho grupos de empresas que representaban a 192 hospitales y centros de atención (IPS) del país, selló la compra de Cafesalud y de la red de Esimed, los principales activos de Saludcoop en liquidación, con una oferta que al final resultó siendo el doble (1,45 billones de pesos) del precio base establecido por una firma evaluadora (430.000 millones por el contributivo, 120 mil millones por el subsidiado y 200 mil millones por Esimed).

Eso valió para que Ángela María Echeverry, agente liquidadora de Saludcoop, lo calificara como un negocio favorable. Pero solo una semana después, el senador Jorge Robledo interpuso una acción popular contra la venta, con el argumento de que la misma no había contado con múltiples oferentes y como consecuencia una medida cautelar -levantada el 28 de junio- que detuvo el empalme entre compradores y vendedores por más de un mes.

Mientras se firmaba la compraventa, se conformaba la nueva EPS y se conseguían las habilitaciones técnicas y financieras, Medimás perdió más de 700.000 afiliados antes de entrar en operación el 1 de agosto de 2017.

No eran pocas las voces que señalaban como endebles sus cimientos y su capacidad operativa, y exigían acciones urgentes. Juan Carlos Giraldo, director de la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas, pedía que la EPS demostrara que los recursos que ofrecieron eran “reales y disponibles”; mientras José Luis Mayorca, quien fuera su vocero y representante legal, dejó ver en una carta pública una disputa de poder entre los socios fundadores.

A ese punto (septiembre del 2017), el procurador Fernando Carrillo ya comenzaba a solicitar una intervención de Medimás por las fallas en la atención de sus afiliados que no ha llegado.

“Enferma desde su nacimiento”

“La EPS Medimás está enferma desde su nacimiento. Ha incumplido el pago de más de 24.000 millones de pesos en tres cuotas por la compra de Cafesalud (antigua afiliada de Saludcoop)...y llegó el momento de adoptar medidas definitivas que obliguen a esta EPS a cumplir la ley”, dijo Carrillo hace pocas semanas al volver a pedir una intervención.

A la voz del procurador se han sumado otras como la de Francisco Castellanos, director de la Organización Defensa del Paciente, que se queja porque después de un año está empresa no logra estabilizarse lo que afecta a un buen grupo de afiliados. También la de Denis Silva, vocero de Pacientes Colombia, al afirmar que han pasado “365 días de engaños, desconfianza e indiferencia por parte de un grupo de empresarios que no honraron la palabra de velar por el bienestar de más de 4 millones de personas”. “Medimás nos defraudó con el silencio complaciente de la Supersalud”, agrega Silva.

Otro que involucra a la Supersalud en la “mala gestión” de la aseguradora es Néstor Álvarez, representante de los pacientes de alto costo, al decir que “esto es la prueba de la mercantilización de la salud colombiana y de que la Supersalud no cumple con su función”.

Y el propio Juan Carlos Giraldo, director de la ACHC, es enfático al manifestar que el sector está a la espera de los más de 1.4 billones de pesos que fueron ofrecidos por los compradores para proceder con el cierre de los procesos Cafesalud y Saludcoop. “Problemáticos antecedentes institucionales que aún están sin resolver”, recalca.

Un poco menos duro, Julio Cesar Castellanos, director general del Hospital Universitario San Ignacio, califica a Medimás como un paliativo que mejoró la recepción y referencia de pacientes, pero que a pesar del esfuerzo aún no consolida un red de servidos que responda a las necesidades de todos sus usuarios.

Sin embargo, Luis Fernando Cruz, Superintendente Nacional de Salud, anunció que, por ahora, la EPS no será intervenida y le otorgó un plazo de seis meses bajo la imposición de tres órdenes administrativas para que corrija sus errores claves que tienen que ver con “la resolución de quejas, peticiones y tutelas, que se complete la red apta para prestar el servicio y un adecuado manejo de los recursos de la salud”.

“El compromiso y los indicadores invitan a confiar en Medimás”
Nestor Arenas

Para Néstor Arenas, presidente de Medimás, el panorama es satisfactorio.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Nestor Orlando Arenas, que desde octubre del año pasado preside esta EPS, habló con EL TIEMPO, e insiste en que la entidad va por un camino sólido. Para él, el panorama es satisfactorio. Han efectuado 52 millones de atenciones, incluidas 9,7 millones en consultas de medicina general, 2,1 millones de atenciones odontológicas, 5,2 millones de consultas especializadas, 77.000 procedimientos quirúrgicos, 32.000 partos y más de 10 millones de fórmulas de medicamentos despachadas.

Eso sin contar más de 5 millones de servicios y 160 mil trámites legales hechos, como quejas y tutelas represados y que eran responsabilidad de Cafesalud, así como el pago de 12.112 millones de pesos por concepto de incapacidades y licencias. “Esto fue prioridad y lo solucionamos con eficiencia y respeto”, dijo arenas.

Muestra igualmente 1.636 contratos con 2.760 sedes de prestación, “que garantizan la suficiencia de red para atender la cobertura de servicios en los 566 municipios en los que operamos”.

Por el lado financiero, los balances evidencian que el gasto administrativo representaba el 7,8 por ciento al 31 de diciembre del 2017, correspondiente a 127.888 millones, y el 7,6 por cuento, que equivale a 109.822 millones de pesos, con corte al 30 de abril de 2018. “Cumplimos con lo establecido en la norma e incluso arrojando eficiencias que son reinvertidas en la prestación del servicio”, dice Néstor Arenas.

De igual forma, dice Arenas, para darle más solidez a la empresa en junio pasado se capitalizó con 481 mil millones.

¿Medimás es por dentro como la gente la ve por fuera?

Medimás cuenta con un equipo humano altamente comprometido con la satisfacción de los usuarios y la garantía de los servicios, bajo la premisa del uso adecuado, transparente y responsable de los recursos.

Si hay resultados satisfactorios, ¿por qué los entes de control dicen lo contrario?

Las declaraciones de la Procuraduría con base en la auditoría de la Contraloría corresponden al periodo 2017, momento en el cual solo teníamos cinco meses de operación; los resultados y avances son muy positivos y completamente diferentes a los expuestos en su momento por los órganos de control.

¿Usted cree que hay intereses en contra de Medimás?

Consideramos que el ejercicio de seguimiento realizado a Medimás EPS nos ha comprometido con unos niveles de exigencia en el desempeño de nuestros roles y en la optimización de nuestros procesos, que muestran grandes avances en tan corto tiempo, pero es un ejercicio que se debe realizar con el mismo nivel de exigencia a todas las entidades del sector asegurador en el país.

¿Es verdad que privilegia los pagos a sus socios?

El pago que se realiza a la red prestadora de servicios de salud se realiza con base en los servicios previamente contratados y prestados y no existe una preferencia por ningún proveedor en el país.

¿Quiénes son sus mayores acreedores?

A la red prestadora de servicios de salud se le gira mensualmente un valor aproximado de 300.000 millones de pesos, siendo estos los proveedores a los cuales se les gira casi la totalidad de los recursos que recibe la EPS.

¿Cuál es el monto de las deudas con su red y sus proveedores?

Tenemos un promedio de rotación de cartera de 60 días, promedio normal en el sector de salud del país.

¿Qué es lo que pasa con las clínicas de Esimed?

Las clínicas de Esimed no son propiedad de Medimás EPS, ya que son proveedores contratados, y nuestra gestión está enfocada en la garantía de la prestación de servicios que ofrezcan los proveedores en términos de calidad, oportunidad y tarifa. Ante algunos cierres de estas clínicas hemos acudido a la red alterna sin presentar mayores contratiempos en la continuidad de los servicios.

¿Medimás es viable?

Medimás EPS acaba de ser capitalizada en $ 481.000 millones, lo cual demuestra el compromiso de sus accionistas para garantizar la continuidad de la operación.

¿No teme que el gobierno que llega la liquide?

Continuaremos trabajando con el mismo compromiso que asumimos el primero de agosto del 2017, y no pensamos en ese escenario.

¿Qué les dice a sus afiliados?

Que hay un equipo de colaboradores en todo el país comprometidos con los servicios, en una dinámica por el respeto y la humanización de estos, y que sigan confiando en Medimás.

Línea de tiempo

CARLOS F. FERNÁNDEZ
Asesor médico de EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.