Las lecciones que nos quedan tras un año de la visita del Papa

Las lecciones que nos quedan tras un año de la visita del Papa

Los periodistas que cubrieron de primera mano el viaje papal creen que persisten muchos retos. 

papa1

La eucaristía celebrada en el parque Simón Bolívar, en Bogotá, tuvo una asistencia multitudinaria.

Foto:

Carlos Ortega

Por: REDACCIÓN VIDA
17 de septiembre 2018 , 11:24 a.m.

Hace poco más de un año, el papa Francisco estaba en Colombia. Entre el 6 y el 10 de septiembre del 2017, y tras su paso por Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena, el pontífice dejó un ambiente de esperanza y confraternidad en la población colombiana.

¿Qué tanto nos duró esa emotividad? ¿Qué tanto le hicimos eco a su llamado a la reconciliación nacional? 

Los periodistas colombianos que cubrieron de primera mano la visita apostólica, viajando desde Roma en el avión papal y acompañándolo en todo su recorrido, creen que hay mucho por hacer para que los mensajes de Francisco -que dio a conocer tras profundos discursos en los que abordó los temas más sensibles de la vida nacional- no se conviertan en palabras al viento.

Sobre todo en lo que tiene que ver con el perdón, la reconciliación y las diferencias de tipo político.  No en vano, el lema de su visita a Colombia fue 'Demos el primer paso'. 

El sentimiento de unidad alrededor de un mensaje de carácter moral, más allá de la prédica religiosa, es lo que más destaca el periodista Juan Manuel Ruiz, de RCN Radio, y autor del libro ‘El papa Francisco en Colombia, crónica desde el avión papa’.

“El país dejó en suspenso varios días sus odios y rencores”, dice el reportero y escritor, quien cree que el mensaje del Papa corre el riesgo de desvanecerse porque –según él- no se ha hecho una reflexión profunda del mismo. “Sí creo que está en riesgo de caer en el olvido”.

¿De quién o quiénes es la responsabilidad del hecho de no haber escuchado y aplicado los mensajes del Papa?

“De cada uno en particular. El Papa no se dirigió a un partido político o a una colectividad en particular. Fue un mensaje para todos. Corresponde a cada quien analizar y aplicar los mensajes del pontífice”, remata Ruiz.

Por su parte Néstor Pongutá, reconocido vaticanista colombiano radicado en Roma y corresponsal de La W Radio en esa ciudad, se expresó con optimismo frente al legado de la visita del Papa argentino.

Destacó que Francisco “nos demostró que sí podemos vivir en paz, ya que durante las 98 horas y media que estuvo en el país no se presentó un solo asesinato y hubo un ambiente de unión y comunión”.

“Yo pienso que Colombia no es el mismo país después de esa histórica visita del papa Francisco, aunque desafortunadamente la percepción es que esa atmósfera de fraternidad duró muy poco por la polarización en el país, que estuvo como escondida durante su presencia pero que emergió casi que inmediatamente y de nuevo se vivieron actos de violencia, corrupción, muertes de líderes sociales y peleas políticas”, expresó Pongutá, autor de los libros ‘Un tinto con el papa Francisco’ y ‘Las huellas del papa Francisco en Colombia’.

El curtido reportero considera que tanto la iglesia colombiana como el gobierno, la academia, los medios y la sociedad tienen el deber de reforzar, con acciones concretas, esos mensajes de reconciliación que nos dejó el Pontífice.

“Colombia ocupa un lugar especial en el corazón del Papa y por eso nos compartió lo que él llama la cultura del encuentro, que consiste en trabajar en lo que une dejando a un lado lo que divide, complementándolo con una convivencia en medio de las diferencias. Esta estrategia pastoral no era solo para el gobierno o para los actores armados sino un llamado del Papa Francisco a todos y cada uno de los colombianos a ponerla en práctica”, agrega Pongutá.

papa22

Miles de personas salieron a las calles bogotanas a saludar al papa Francisco.

Foto:

Abel Cárdenas.

Opiniones distintas

César Moreno, enviado especial de Caracol Radio y quien ha cubierto los pontificados de Benedicto XVI y Francisco, resalta la pausa en el camino que se vivió durante los días de Francisco en Colombia. Sobre todo, destaca que fue capaz de sacar lo mejor de un pueblo que, evidentemente, tiene más cosas buenas que malas. “Fue un oasis en medio del caos que es Colombia”, dice el reportero.

Y aunque reconoce que todavía persiste el eco de sus mensajes, no se declara muy optimista.

“Se fue el Papa y volvimos a nuestra cruda realidad. Fue un sueño que quedó allá, en la memoria colectiva, pero la reconciliación y la despolarización están lejos. Todo lo contrario: hay más inseguridad, más desconfianza. Dimos el primer paso y parece que retrocedimos dos, tanto como sociedad y como país. Hay destellos de esperanza, pero en la calle la gente parece que viviera en una burbuja”, reflexiona Moreno.

Luis Alejandro Medina, enviado especial de Telemundo (desde Nueva York), cree que ese sentimiento de fraternidad y esperanza que dejó la visita papal se mantiene en el país. Y destaca la asistencia multitudinaria y el fervor que se vivió en Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena, sobre todo, por parte de los jóvenes, a quienes les pidió que “no se dejen robar la esperanza”.

“Yo creo que la responsabilidad de poner en marcha la invitación del Papa a dar ese paso para un nuevo país es de todos. Las autoridades tienen su responsabilidad, pero también el ciudadano del común. No podemos olvidar las multitudes y la manera cómo los colombianos respondieron a la visita, en comparación con otras visitas, como la reciente a Irlanda. Todavía hay tiempo para poner en práctica ese estilo de vida al que nos invitó”, dice Medina.

Andrés Gil, el enviado especial de RCN Televisión, cree que los mensajes que dejó el papa Francisco “sí se han olvidado”, por lo menos parcialmente”.  "Pero en lo individual, muchas personas quedaron tocadas en su interior y eso no se borra tan fácil. Fue emocionante y quizá sorprendente ver a los colombianos, por miles o millones, acudir a las celebraciones, concentraciones y recorridos del Papa por las ciudades donde estuvo".

Sobre los llamados del Pontífice a superar las diferencias políticas, opina que “no hicieron caso”. El Papa se fue y la polarización y estigmatización siguieron igual. A corto o mediano plazo, creo que la sociedad y las instancias políticas sí están empezando a transitar hacia un camino de superación de las divisiones y respeto a las diferencias. Les vendría bien a algunos dirigentes echar una repasada a las rutas de decencia que nos marcó Francisco”, dijo Gil.

Por su parte Jorge Alfredo Vargas, enviado especial de Caracol Televisión, se declara muy optimista. Y cree que es responsabilidad de todos seguir refrescando los mensajes alentadores del Papa, para que persista en esta y en las próximas generaciones de colombianos.  

“Es muy difícil pensar que en Colombia, después de tanto tiempo de enfrentamientos y diferencias, podamos estar unidos de un momento a otro. Pero sí creo que el mensaje de tolerancia, respeto y fe le quedó a mucha gente. ¿Hubiéramos podido hacerle más caso? Sí. Los colombianos tenemos que hacer caso de las cosas buenas. Pero es que son muchos años en los cuales se han sufrido la violencia y hay muchas heridas abiertas”, dice Vargas y añade que otro reto que nos queda es aceptar y entender la diferencia, tal como nos invitó el papa Francisco.

“Hay que respetar las diferencias y pensar que la libertad de uno llega hasta donde comienza la del otro. Y que tener diferencias políticas o religiosas no puede ser un motivo para terminar matándonos o agrediéndonos. Nos queda mucho para entender los mensajes del Papa y para hacerle caso”, concluye Vargas.

papa5

En la Plaza de Bolívar de Bogotá, el papa Francisco invitó a los jóvenes a que "no se dejen robar la esperanza".

Foto:

Abel Cárdenas.

La periodista y comunicadora Ángela María Calderón fue la encargada de manejar las comunicaciones de la visita papal, de la mano de monseñor Fabio Suescún Mutis, gran organizador del evento.

“La visita del Papa Francisco a Colombia logró invadir al país con un profundo e inmenso sentimiento de esperanza que nunca antes ningún colombiano había sentido y que difícilmente volverá a sentir. Su visita logró congregar a personas de todas las edades, sexo, razas, creencias políticas y religiosas para hacer que por un momento dejaran a un lado sus diferencias y se concentrarán en lo que realmente los une”, opina Calderón, quien cree que el mensaje del Papa no se ha olvidado.

“Colombia atraviesa por un difícil momento, está dividida, polarizada y fracturada. Creo que dimos el primer paso a la reconciliación, que fue su invitación más importante. Ese paso se dio y creo que el país sigue caminando por esa senda pero es un camino largo y que requiere del esfuerzo de cada colombiano. No será una meta que alcanzaremos de la noche a la mañana”.

La opinión de un experto teólogo

“La visita del Papa Francisco a Colombia dejó ejemplos concretos de ternura, de acogida, de romper los protocolos para acercarse a la gente, de mensajes desafiantes de auto revisión y llamados a trabajar por la reconciliación en la vida cotidiana. Fue inspirador el encontrar, en el Papa Francisco, a un Pastor cercano a la gente, lleno de sencillez, de palabras de comprensión, de gestos de denuncia y de misericordia. Es un “estilo Francisco” con el que la gente pide a sus pastores se identifiquen”, considera el teólogo Fabián Salazar, director de la Fundación para el diálogo y la cooperación Interreligosa (Interfe).

Y opina también que si las experiencias religiosas no superan la emotividad y entusiasmo del momento y se convierten en transformaciones profundas, no pasan de ser un espectáculo devocional lleno de sentimentalismos que al poco tiempo terminan olvidándose.

“Existen raíces de divisiones profundas en el país por causas políticas, regionales, sociales, clasistas y hasta de creencias, que una visita Papal no puede cambiar de inmediato. Es la tarea como país, revisando las palabras del Papa Francisco, el hacer una reflexión a conciencia que permita renovar la identidad y valores nacionales, más allá de las polarizaciones coyunturales y los intereses particulares", afirma Salazar, quien durante la visita papal se desempeñó como comentarista para el canal internacional de noticias CNN.

El problema –añade Salazar- no es que “nos dejemos robar la esperanza y la paz” sino que en ocasiones estos valores venden y se hipotecan por alcanzar intereses a corto plazo, por defender banderas individuales, por no apostarle al bien común y por no pensar en las nuevas generaciones. Las palabras del Papa piden ir más allá del individualismo.

REDACCIÓN VIDA

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.