¿Qué dice la Iglesia sobre el escándalo sexual de dos curas en Miami?

¿Qué dice la Iglesia sobre el escándalo sexual de dos curas en Miami?

La Conferencia Episcopal dice que los sacerdotes detenidos son de una diócesis de Estados Unidos.

Diego Berrio y Edwin Giraldo-Cortez

Diego Berrío (izquierda) y Edwin Giraldo Cortez fueron arrestados y acusados de comportamiento lascivo.

Foto:

Crédito: The Miami Herald

Por: Redacción Vida
05 de septiembre 2018 , 05:24 p.m.

A los sacerdotes colombianos Diego Berrío, de 39 años, y Edwin Giraldo-Cortez, de 30, que según informes locales fueron arrestados el lunes en Miami mientras tenían sexo oral en un auto en la icónica y turística calle Ocean Drive, les esperan más que líos judiciales por los cargos de conducta lasciva y exposición indecente que les imputaron en Estados Unidos.

Por lo pronto, la Arquidiócesis de Chicago dio a conocer que le retiró al padre Diego Berrío sus facultades para servir en ese lugar y en la Misión de San Juan Diego, en Arlington Heights, Illinois, donde se desempeñaba.

“Tenemos la responsabilidad de garantizar que aquellos que sirven a nuestro pueblo son aptos para el ministerio. Tomamos este asunto muy seriamente (…) sin duda esta es una noticia difícil de recibir”, dijo en un comunicado.

“Esperaremos los resultados de la investigación policial y tomaremos medidas adicionales en ese momento”, menciona también el texto.

Tomamos este asunto muy seriamente (…) sin duda esta es una noticia difícil de recibir

De comprobarse su falta, serán suspendidos de toda actividad ministerial en la Iglesia católica, según explicó a EL TIEMPO el padre Manuel Hernando Vega León, director del departamento de ministerios ordenados y vida consagrada de la Conferencia Episcopal de Colombia.

Aunque se desconocen los detalles puntuales del proceso y seguramente los religiosos serán citados a dar sus explicaciones, el padre Vega afirma que la política actual del Vaticano es tolerancia cero con los delitos de carácter sexual que puedan cometer los miembros de la Iglesia.

El sacerdote aseguró que durante el pontificado de Benedicto XVI se endureció la norma con la emisión de un decreto que agiliza las investigaciones y eleva estas faltas a delitos graves, llamados delicta graviora.

“En un proceso como este lo primero que tiene que hacer el obispo diocesano, teniendo certeza moral de que hay un delito grave contra el sexto mandamiento (No cometerás actos impuros) por parte de un ministro ordenado, es la suspensión preventiva inmediata”, explicó.

Recogida toda la información, el obispo debe enviarla a la Congregación de la doctrina de la fe, órgano colegiado en el Vaticano cuya función es custodiar la correcta doctrina católica en la Iglesia, que tomará cualquier decisión de fondo, agrega el padre Vega.

“Si el sacerdote cometió un delito grave debe terminar en la cárcel, pero alrededor de eso hay una consecuencia que se está generando y es el daño que se causa a una familia, a una comunidad y a una institución, algo que no se puede pagar”, señala.

Del padre Diego Berrío se sabe que nació en Colombia y estudió filosofía en la Universidad Pontificia Bolivariana en Medellín. Giraldo-Cortez al parecer hace parte de la diócesis de Soacha. 

REDACCIÓN VIDA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.