Comunidades religiosas, un aparte por mirar en escándalo de pederastia

Comunidades religiosas, un aparte por mirar en escándalo de pederastia

El hermano César Rojas habla de lo que están haciendo para evitar que los casos se sigan propagando.

Comunidades religiosas

César Rojas, presidente de la Conferencia de Religiosos de Colombia.

Foto:

Cortesía Sergio Bejarano

Por: María Camila González
16 de mayo 2019 , 08:57 p.m.

Ante los numerosos casos de abuso sexual que están saliendo a la luz en el país, no solo obispos y arzobispos tienen la obligación moral y ética de responder frente al comportamiento de los miembros de sus congregaciones, también lo deben hacer los superiores y cabezas de las comunidades religiosas: dominicos, salesianos, capuchinos, jesuitas, claretianos, benedictinos, eudistas y carmelitas, entre otras.

Si bien estas comunidades católicas siguen las órdenes del Papa, no hacen parte de la Conferencia Episcopal. Tienen sus propias reglas y se agrupan en la Conferencia de Religiosos de Colombia, y son los superiores de las organizaciones quienes, finalmente, deben dar las directrices y responder por los casos de pederastia cometidos por sus misioneros, hermanos, frailes y padres. Otro capítulo que debe estar en la mira.

EL TIEMPO entrevistó al hermano César Rojas, presidente de la Conferencia de Religiosos de Colombia, quien aceptó los errores del pasado de algunos de sus miembros y se comprometió a buscar salidas a este flagelo.

¿Qué lineamientos rigen a las comunidades religiosas en el país?

La Conferencia de Religiosos es una organización que reúne a una gran mayoría de las comunidades religiosas con presencia en el país y busca agrupar sus intereses comunes. Cada congregación toma los procedimientos y decisiones que tengan que desarrollar cuando se trata de abordar estas temáticas. Nosotros, como congregación, no hemos abordado el tema de manera conjunta, pero gran parte de las comunidades tienen unos protocolos. En mi caso, que es la Congregación Marista, el tema se ha abordado y tenemos desde 2013 una política de protección.

¿Esas solicitudes se hicieron porque se les presentaron casos o porque querían ir en línea con lo hecho por el Vaticano?

Las dos cosas. Por casos que se presentaron en la Iglesia y, lastimosamente, por casos que se presentaron en provincias del instituto Marista. Nosotros, como congregación que trabaja con niños y jóvenes, decidimos tomar muy en serio esta situación y empezamos a pedir políticas de protección a la infancia. Esos lineamientos van de la mano de la misión que desempeñamos como religiosos, y se ajustan con el ordenamiento legal de la Nación, y el objetivo es responder en todos estos casos.

Hay tres puntos claves en esos procesos: denuncias, medidas cautelares y reparación de las víctimas. ¿Hay unanimidad o cada una toma sus decisiones?

Es complejo responder por todas las congregaciones. Pero lo que sé es que la gran mayoría vamos de la mano con el Vaticano. De hecho, el papa Francisco envió una carta en la que nos invita a seguir unos procedimientos para prevenir los casos de abuso, y eso rige para toda la Iglesia.

¿Cuál es la posición sobre las denuncias ante las autoridades judiciales?

Partimos del principio, creo que ese es el mismo para todas las organizaciones, de que los crímenes de abuso sexual son una ofensa para nuestro Señor y nosotros somos hombres que hemos optado por seguir a Jesús y esos casos les causan daños físicos, espirituales y psicológicos a las víctimas. Cuando sucede algo así se inicia una investigación interna y se toman medidas cautelares. Si la persona está actuando en medio de niños y jóvenes, se retira de ese cargo y pasa a donde haya religiosos pares; se evita que dé declaraciones y se enfrente a cosas que todavía hay que investigar.

El Código de Procedimiento Penal nos obliga a denunciar los casos de abuso ante las autoridades civiles, y eso ayuda a clarificar. Porque se pueden colar situaciones que tergiversan la verdad o cuestionan la honra de una persona. Por eso, deben ser las autoridades civiles las que determinen eso, nosotros no podemos impedirlo.

Una preocupación frente a esos procedimientos es que les dejan a las víctimas la responsabilidad de denunciar y no lo hace la misma Iglesia…

Eso es cierto. Pero las nuevas disposiciones de Roma nos obligan a tomar esto muy en serio y a privilegiar los derechos de las víctimas, y uno de esos derechos es que curse una investigación, porque entiendo que muchas veces eso se puede dilatar.

¿Cómo regulan las medidas cautelares, cuando muchas veces trasladan a los religiosos a otras zonas y allí siguen cometiendo crímenes?

Lastimosamente, ese fue el proceder en el pasado. No se debió proceder de esa manera. Hoy, lo que sé de algunas comunidades es que la orden es retirar a la persona del contacto directo con menores. No lo estamos juzgando ni condenando, pero sí estamos evitando que replique esas conductas en esos ambientes. Lo segundo es que la investigación lleve su curso, y en caso de que esa persona haya incurrido en esos delitos, tenga las ayudas de tipo profesional.

¿Qué pasa con los casos que han sido denunciados 20 años después de ocurridos?

En lo que llevo en las comunidades religiosas no he tenido que ver ninguno de esos casos. Pero sí sabemos cómo proceder. Como congregación de Maristas, hemos invitado en varios países a que se haga ese tipo de denuncias. Somos conscientes y queremos reparar las situaciones que hayan sucedido en cualquier momento de la historia.

¿Entonces, no prescriben?

No. Todas las denuncias se reciben. Incluso, en los países donde hemos sido señalados como congregación, la misma organización hace la denuncia. Muchas veces lo que necesitan las personas es ser escuchadas.

¿Quién asume la responsabilidad de los hechos: el acusado, la congregación o ambos?

Si la persona era o es un miembro, la congregación asume como responsable directa, pero son conductas de la persona que desdicen del espíritu mismo de la congregación, porque son situaciones que no debieron ocurrir nunca. Los espacios de la Iglesia deben ser seguros para los niños y los jóvenes.

¿Cómo asegurar que en los procesos de reparación no revictimicen a los afectados?

Nos interesa la sanación de la persona. Somos conscientes de que abordar a las víctimas con personas que representen a la comunidad religiosa puede producir más dolor. Por eso debemos buscar personas idóneas para hacerlo.

¿Hay entre los planes de la comunidad la posibilidad de unificar protocolos?

Esa es una de las tareas que tengo como presidente de la Conferencia de Religiosos de Colombia. El tema de los abusos sexuales es algo que tenemos que tomar en serio; es un momento de sanación para la Iglesia. El Papa ha sido enfático en que no podemos tapar el sol con las manos; esto ha sido un hecho real, que nos ha hecho daño como Iglesia, que nos ha dolido a todos. La mayoría de congregaciones estamos asumiendo la responsabilidad y viendo qué hacer ahora.

¿Tienen registro de casos?

Como conferencia no tenemos un récord. Hasta el momento, en el interior de la jurisdicción que abarca a Colombia, Ecuador y Venezuela, no ha habido denuncias de religiosos. Pero sí, casos de maestros.

Los casos no han sido muchos. En Roma hay una oficina que lleva y acompaña los casos ocurridos en nuestras jurisdicciones.

MARÍA CAMILA GONZÁLEZ 
marola@eltiempo.com
Twitter: @CamilaGolarte

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.