Otra monja colombiana es noticia, pero en El Vaticano

Otra monja colombiana es noticia, pero en El Vaticano

Alba Cediel ha causado revuelo con polémicas declaraciones sobre el rol de la mujer en la Iglesia. 

Monja

La hermana Alba Cediel, en su intervención en el Sínodo por la Amazonia, en El Vaticano.

Foto:
Por: Óscar Elizalde Prada*
09 de octubre 2019 , 12:55 p.m.

En los últimos dos días se ha viralizado la historia de Adriana Torres, la monja que defendió a ‘capa y espada’ al expresidente Álvaro Uribe en plena vía pública. Al otro lado del mundo, en El Vaticano, a unos metros de la Basílica de San Pedro, otra religiosa colombiana ocupa titulares de prensa: Alba Teresa Cediel, misionera de la Madre Laura Montoya.

Como en los tiempos de santa Laura Montoya, su fundadora –y única santa colombiana–, la hermana Alba Teresa habló con vehemencia –con parresía, diría el papa Francisco– para explicar lo que significa ser una monja misionera en la Amazonía, donde los sacerdotes son escasos:

“Acompañamos a los indígenas en los diferentes eventos. Cuando el sacerdote no puede hacer presencia y se necesita que haya un bautismo, nosotras bautizamos; si alguien se quiere casar, nosotras hacemos presencia y somos testigos de ese amor; y muchas veces nos ha tocado escuchar en confesión”, dijo la religiosa, aunque aclaró que ellas no dan la absolución.

Sor Alba Teresa participa en la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la Región Panamazónica, que preside el papa Francisco desde el pasado 6 de octubre y que se extiende hasta el 27 de este mes.

Entre los 345 participantes, es una de las 44 mujeres invitadas a esta cita mundial de la Iglesia católica que por estos días analiza cuáles deben ser los ‘nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral’ en la Amazonía.

Las declaraciones de la religiosa colombiana han sido replicadas en varios medios europeos, que han destacado el rol que esta comunidad desempeña en la Amazonia ante la ausencia de sacerdotes.

“La religiosa Alba Teresa Cediel Castillo, de las Misioneras Madre Laura, presentes en esta región, ha sido la que ha prendido la mecha de un asunto que levanta ampollas en el sector más conservador de la Iglesia. En su intervención, ha asegurado que en algunas zonas y ante la escasez de sacerdotes, las monjas realizan algunas de las funciones reservadas al presbiterado”, señala un artículo de la periodista Elena Genillo en el diario español La Razón.

“Cediel insistió en que ‘la presencia de la mujer es muy grande y fecunda’ en la Amazonía y necesaria porque los sacerdotes y obispos tienen que estar de un lado a otro y ‘la Amazonía es demasiado grande’ y eso genera ‘grandes costes’. ‘¿Que la participación de la mujer tiene que ser mucho más grande en la vida eclesial? Yo creo que sí, pero poco a poco. Vamos a llegar allá, pero no podemos presionar ni pelear sino dialogar’”, destaca eldiario.es.

Monjita 2

La hermana Alba Cediel, a la derecha del papa Francisco, y la hermana Inés Zambrano, superiora de la comunidad de la madre Laura.

Foto:

Archivo particular

Una misionera comprometida

Alba Teresa Cediel nació en Piedecuesta (Santander). Y 36 de sus 61 años de vida los ha dedicado a las comunidades indígenas como misionera laurita.

“Toda mi vida la he dedicado al servicio de los pueblos originarios, quienes me han enriquecido con sus valores culturales y espirituales”, confiesa. Ha vivido en Vaupés, Guainía, Casanare y El Catatumbo, aunque también ha prestado otros servicios en la animación de su congregación religiosa.

Con la misma sinceridad que ha dicho –con conocimiento de causa– que “la realidad de la mujer amazónica es muy dura y triste”, cuando se convive con situaciones de violencia, narcotráfico, trata de personas y agresiones contra la madre Tierra, también reivindica, desde su condición de religiosa, el lugar de la mujer en la Iglesia y en la sociedad: “la presencia de la mujer en la selva es demasiado importante”, pues “hay muy pocos sacerdotes, que tienen que ir de un sitio a otro, sin embargo, nosotras hacemos una presencia constante”.

Junto a ella también participa en el Sínodo Panamazónico la superiora general de las lauritas, sor Inés Zambrano. “Hoy nos corresponde seguir los pasos de santa Laura Montoya en la defensa de los pueblos indígenas, de su cultura; en el cuidado de nuestra ‘casa común’ para que nuestros pueblos tengan vida, para que la Amazonía tenga una segunda oportunidad”.

Óscar Elizalde Prada
Para EL TIEMPO
@OscarElizaldeP

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.