¿En qué consiste el método de autoconocimiento, el eneagrama?

¿En qué consiste el método de autoconocimiento, el eneagrama?

Se trata de un milenario método de origen oriental que apenas empieza a reconocerse.

Eneagrama

Según este método, ninguna personalidad es superior o inferior a otra; todas tienen virtudes y defectos.

Foto:

iStock

Por: Gloria Helena Rey
11 de enero 2021 , 12:00 a. m.

El método les ha servido a muchos para conocer sus potencialidades, limitaciones y para encarrilarse y mejorar su desempeño personal y profesional, y hoy le podría servir a otros tantos a superar los innumerables retos que está dejando la pandemia.

En la actualidad son frecuentes las convocatorias para talleres sobre eneagrama en las redes sociales. Por ejemplo, Jorge Forero, director y productor de cine de la Universidad Nacional, está convocando en LinkedIn a un curso introductorio sobre el tema, especialmente dirigido a quienes desde las artes, la escritura, el teatro o el cine puedan encontrar en este método un recurso más para la creación de sus personajes.

(Lea también: 10 propósitos que los médicos recomiendan para mantener la salud).

Pero Forero dice a EL TIEMPO que recomienda el eneagrama, sobre todo, “porque puede ayudar a entendernos y entender a los demás, y a ser menos duros entre nosotros. Permite tomar conciencia de uno mismo y nos ayuda a descubrir claramente nuestras motivaciones profundas, lo que se nos facilita o se nos dificulta y a ser coherentes entre lo que pensamos, decimos y hacemos”.

“Como cineasta, es un conocimiento que he puesto en práctica tanto en mi vida personal como en mis películas, pues he comprobado que el método, bien usado y sin dogmatismos, es una gran herramienta”, dice.

Además, este método puede “beneficiar a las personas en esta época de pandemia, ya que este año ha sido muy retador para la mayoría. Ha puesto a prueba la salud emocional, y aprender una herramienta de autoconocimiento no solo ayuda a conocernos mejor sino a sobrellevar mejor los retos de la vida”, afirma Forero, director de películas como Violencia, Sometamos o matemos, En el fondo del pozo y productor de otras ocho como: Cómprame un revólver, Siete cabezas y La tierra y las sombras, entre otras.

(De interés: Llega LIFE: una experiencia digital dedicada al bienestar del Ser).

Desde el punto de vista personal, asegura que el eneagrama lo ayudó a entender “cómo las personas ven el mundo de forma diferente a la mía y a comprender sus razones” y, también, en “la construcción de personajes en relatos de ficción, guiones, novelas, obras de teatro, etc.”.

Es una herramienta muy útil,
pero es simplemente una herramienta. Lo importante es aprender a usarla para autobservarse

Admite que su vida cambió después del eneagrama, pero explica que eso no fue de un día para otro, sino el resultado de todo un proceso. “Es una herramienta muy útil, pero es simplemente una herramienta. Lo importante es aprender a usarla para autobservarse, para dejar de justificar los propios errores, para aprender a conocerse y a asumirse”.

“Sirve, igualmente, para entender que todos miramos el mundo con diferentes ojos y, por lo tanto, nos ayuda a comprender a los demás, a ver el porqué de sus comportamientos. Ese es el primer paso hacia la empatía, para evitar juzgar y lograr un mejor entendimiento”, explica.

Orígenes e importancia

El eneagrama comenzó a emplearse en América Latina y en Colombia desde hace unos 30 años, pero su redescubrimiento popular es muy reciente y, hasta hoy, el método es prácticamente desconocido por la mayoría, incluso por profesionales en psicología y psiquiatría.

Media docena de psiquiatras y psicólogos consultados por este diario dijeron haber escuchado sobre el tema, pero admitieron desconocer su aplicación a profundidad o los resultados obtenidos con la aplicación del mismo.

(Le recomendamos: Dos meditaciones para calmar la ansiedad y conectarse con este momento).

EL TIEMPO solicitó información respecto a la validez científica del eneagrama al Colegio Colombiano de Psicólogos, pero no obtuvo ninguna respuesta al respecto.

No obstante, es ampliamente aceptado como herramienta psicológica, especialmente en la psicología transpersonal, que integra aspectos espirituales y trascendentes de la experiencia humana en el marco de trabajo e investigación de la psicología moderna.
Se considera que los psiquiatras Richard Maurice Bucke (1837-1902), Carl Gustav Jung (1875-1961) y Roberto Assagioli (1988-1974) fueron los que sentaron las bases de lo que sería después la psicología transpersonal.

Álvaro Bravo Acuña, psicólogo de la Universidad Javeriana, fundador de la Asociación Colombiana de Eneagrama y presidente de la entidad hasta junio pasado, dijo a EL TIEMPO que el método es mucho más que “un manual de instrucciones de la condición humana que nos permite comprender las motivaciones profundas que hay detrás de nuestras conductas y actitudes”, como afirma el español Borja Vilaseca, comunicador, emprendedor y creador de sistemas pedagógicos.

El eneagrama, en su opinión, “es un símbolo, un mapa, un sistema y un modelo. Es un símbolo que contiene sabiduría ancestral y que está inmerso en leyes universales. Un mapa que permite conocerse, ubicarse y construir rutas de desarrollo, crecimiento y evolución. Un sistema que nos ofrece una visión integral, procedimental, que abre posibilidades de expansión de la conciencia y de mejora individual y colectiva”.

(Además: Identifique la tensión baja: no siempre es saludable).

El eneagrama como símbolo tiene más de 6.000 años y Bravo recalca que “se ha trabajado en diversas culturas y con el denominador común de ser una fuente de sabiduría, que lo integra todo y que invita al autoconocimiento, al desarrollo y a la mejoría continua”.

En la actualidad, el eneagrama se emplea en varias partes del mundo, desde diferentes visiones y en distintos sistemas relacionales, todos con el denominador común de dar herramientas de autoconocimiento y mejora del individuo y la sociedad.

En España, por ejemplo, existe la Fundación Claudio Naranjo, que organiza el programa SAT, creado por el psiquiatra chileno enfocado al cambio del sistema educativo.

El actual auge del eneagrama es atribuido por Bravo al desarrollo de la tecnología, que ha facilitado y ampliado el conocimiento respecto a los estudios, investigaciones y aplicaciones del sistema, especialmente en América Latina y Colombia.

Los descubridores

Como mapa de la personalidad, el eneagrama existe desde mediados de los años 50, cuando los fallecidos psiquiatra y escritor chileno Claudio Naranjo (1932-2019), graduado en Harvard, uno de los pioneros y máximo referente de la psicología transpersonal, y el científico boliviano Óscar Ichazo (1931-2020) “iniciaron un trabajo magnífico dando una interpretación al símbolo a través de arquetipos que dan vida a lo que se conoce como eneatipos, tipos de personalidad”, explica Bravo.

Los eneatipos se definen como los patrones generales de ese mapa del comportamiento humano que es el eneagrama y los seres humanos somos expresiones únicas de esos patrones.

(Le sugerimos: Si uno de sus propósitos fue hacer más ejercicio, siga estos consejos).

El trabajo de Naranjo e Ichazo consistió, por lo tanto, en definir nueve eneatipos o tipos de personalidad, que comprenden las maneras básicas del comportamiento humano: el del reformador, el ayudador, el triunfador, el individualista, el investigador, el leal, el entusiasta y el desafiador.

Cada uno de esos eneatipos (personalidades) está designado por un número, del uno al nueve, y son utilizados de manera imparcial. Ningún tipo de personalidad es superior al otro y cada uno tiene sus propias cualidades positivas y limitaciones, explican otros expertos.

Lo que nos permite el eneagrama es ir quitando las máscaras que hemos creado y que cubren nuestra verdadera personalidad. Nos ayuda, igualmente, a trabajar los comportamientos que nos limitan, degradan o que son insanos, sostienen.

La palabra ‘eneagrama’ significa en griego ‘nueve líneas’, principalmente porque describe, a grandes rasgos, nueve tipos de personalidad, cada uno de los cuales cuenta con su propio ‘modelo mental’, que vendría a ser como una lente por la que filtramos la realidad objetiva de forma subjetiva.

Este esqueleto psicológico también determina qué nos mueve a ser como somos y a hacer lo que hacemos; cuáles son nuestros principales rasgos de carácter, incluyendo nuestros defectos y cualidades; qué deseamos y de qué tenemos miedo, e incluso cuál es la piedra emocional con la que tropezamos una y otra vez a lo largo de nuestra vida”, dicen expertos.

(Le puede interesar: Conozca cuáles son las llaves de la libertad mental).

Pero aunque el eneagrama es calificado como una herramienta psicológica que nos ayuda a estar bien con nosotros mismos, profesionales de diversas disciplinas, como en el caso del cineasta Forero, dictan talleres al respecto y aseguran buenos resultados con su aplicación.

El eneagrama facilita la observación personal, el conocimiento de nosotros como individuos y como miembros de sociedad


“La idea es que sean profesionales con carreras o formación asociadas a las humanidades. Si el eneagrama se estudia con seriedad y si se trabaja en el autoconocimiento y la congruencia, cualquier persona, de cualquier profesión, podrá darle un excelente uso”, según Bravo.

El eneagrama no debe utilizarse para darnos ínfulas de superioridad sobre los demás ni para encontrar justificaciones a nuestros comportamientos, sino para reconocernos, aceptar nuestras facetas menos deseables y trabajar para mejorarlas.

Para descubrir quiénes somos realmente y esculpir a una persona más sana, serena y equilibrada, aconsejan otros expertos.

(Lea también: Las tres preguntas para lograr la felicidad).

Bravo sostiene que el eneagrama facilita la observación personal, el conocimiento de nosotros como individuos y como miembros de sociedad; la comprensión de nuestros procesos, fases, necesidades, deseos, motivaciones, temores, entre otros; la aplicación de estrategias, de recursos y de herramientas que aclaran el panorama y fomentan el desarrollo del máximo potencial y el regreso a la esencia, a lo que estamos llamados a ser, la aceptación de las sombras y el buen uso de la luz.

Reconoce que su uso potenció su desempeño profesional y llevó a otro nivel “tanto mis procesos terapéuticos como en mis procesos como coach y como consultor organizacional. Todo lo que yo hago lo hago con eneagrama”.

Bravo fundó hace 13 años la empresa Rise Latam, que se dedica a formación, desarrollo, coaching, mentoring y transformación cultural; todo desde la perspectiva del eneagrama.

“Con esta empresa, y a través de nuestros procesos formativos, hemos trabajado con empresas y personas de Alemania, Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Corea, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, España, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Perú, Portugal y Rusia, entre otros”, afirma.

Bravo, además, es representante de “cuatro programas de formación en eneagrama desde diferentes perspectivas y escuelas acreditados por la Asociación Internacional de Eneagrama”, la IEA, por su sigla en inglés (International Enneagram Association).

Cuenta que descubrió el eneagrama cuando cursaba la carrera de Psicología en la Pontificia Universidad Javeriana hace 22 años y que su influencia fue tal “que mi tesis de grado fue sobre su impacto en el desarrollo personal”, y que, como profesional, trabaja con el método desde hace 20 años, “tanto en procesos personales como en ámbitos corporativos, impulsando el autoconocimiento, el desarrollo, el potencial, la consolidación de equipos, de líderes y la transformación cultural”.

Además, que es profesor y profesional acreditado por la IEA, lo que garantiza su formación profunda y dedicada con los más grandes exponentes del eneagrama, desde todas las escuelas y miradas, y que cuenta con un amplio recorrido en el estudio de este método.

Para el cineasta Forero, el eneagrama es más que una hoja de ruta de autodescubrimiento. “La observación del ser humano hace parte fundamental de las artes. Al momento de desarrollar personajes para las ficciones del cine, del teatro o de la literatura, el material objeto de estudio es principalmente el ser humano. Por lo tanto, entender los tipos o caracteres del ser humano permite construir personajes más completos, más diversos, más ricos en sus características humanas”.

(Siga leyendo: ‘Nadie es demasiado pequeño para marcar la diferencia’: Greta Thunberg).

En el curso introductorio que promueve sobre el tema deja implícita la promesa de que las personas que asistan podrán responder a preguntas como: ¿por qué hacemos lo que hacemos? ¿Por qué muchas veces sentimos una cosa y hacemos otra? ¿Por qué nos cuesta entendernos entre nosotros? ¿Por qué queremos cambiar a los demás? “Uno de nuestros mayores desequilibrios es cuando lo que pensamos, sentimos y hacemos no están alineados”, sostiene.

Otros expertos aseguran que el eneagrama ayuda también a que superemos el gran problema de comunicación de nuestra época y que nos impide escuchar para entender y nos lleva a escuchar solo para contestar.

GLORIA HELENA REY
Para EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.