Secciones
Síguenos en:
Padres 'perfectos' / De tu lado con Álex
elempleo.com

El cansancio y las pocas horas de sueño son las principales quejas de las mamás primerizas.

Foto:

iStock

Padres 'perfectos' / De tu lado con Álex

FOTO:

iStock

Alexandra Pumarejo asegura que es poco frecuente que se exteriorice el agotamiento emocional.

Leí recientemente que una reconocida periodista estadounidense recibió tremendo regaño de sus jefes cuando, en una ocasión, estando al aire en un programa de televisión, afirmó: “Estoy harta y cansada de estos niños”, refiriéndose a sus propios hijos. Le dijeron que no era bien visto que una mamá hablara de sus hijos en esos términos, pues podría ofender a otras madres.

(Lea también: Papa Francisco establece en julio el Día del Abuelo).

A ella, mamá de cuatro hijos, más ofensiva le pareció la reprimenda de sus superiores, pero, queriendo conservar su trabajo, se quedó callada. Ahora, retirada de las cámaras, lamenta su silencio y no haber defendido en ese momento su posición.

Yo he trabajado en medios y entiendo perfectamente lo que ella sintió. Admitir públicamente que la maternidad es difícil o que hay días en que esa tarea es agotadora, desgastadora y jarta es como un sacrilegio.

Admitir que uno está exhausto de ser padre y que a veces no nos sentimos radiantes en ese rol es una ofensa personal.

(Le recomendamos: La influencia del feminismo en los medios de comunicación).

Quienes somos padres sabemos que no hay nada más real y transparente que admitir esos momentos de la maternidad y la paternidad en los que queremos escondernos bajo las cobijas hasta que nuestras criaturas lleguen a la adultez.

¡Pero nadieeee habla de esto! Hoy en día, pululan en las redes sociales fotos de familias editadas con tal perfección que los hijos muestran pintas de ropa tan fríamente coordinadas y orquestadas que parecen más un equipo de fútbol o una banda musical que una familia. ¡Todos, divinamente peinados, luciendo sonrisas amplias y caras radiantes de felicidad! Postales de familias ‘perfectamente perfectas’.

Es poco frecuente que se exteriorice el agotamiento emocional y físico que producen las luchas de poder que sentimos cada minuto de la crianza

Allí solo vemos reflejados padres orgullosos, hijos ejemplares y amor desbordado entre todos.

En las redes, nadie documenta las peleas por los permisos de salida, las trasnochadas intentando enseñarles a dormir solos o las discusiones para que se peinen, se cepillen los dientes o recojan sus juguetes. Nadie habla de las noches en vela que se pasan cuando ellos salen y deciden no contestar el teléfono. O de las oraciones para que simplemente pasen una materia.

(Además: La historia de las 14 mujeres que tenían ‘dinamita’ en sus manos).

Es poco frecuente que se exteriorice el agotamiento emocional y físico que producen las luchas de poder que sentimos cada minuto de la crianza. Y a la mayoría nos da pena admitir que, muchas veces, no tenemos ni idea de lo que estamos haciendo; por el contrario, les damos cátedra a los otros padres para demostrar que tenemos todo bajo control.

¿Qué pasaría si normalizáramos lo difícil que es ser padre? ¿Si generáramos un espacio honesto y sincero para que las nuevas generaciones no tengan que esconderse en su vergüenza por no ser padres inmejorables? Sinceramente, pienso que nos quitaríamos un gran peso de encima, y de paso les enseñaríamos a nuestros hijos que el amor está lejos de ser perfecto... ¡pero que eso jamás le quitará lo inmenso!

Alexandra Pumarejo

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.